Inicio » Lo + Destacado » Prueba Mini Countryman ¿Hombre de campo o refinado urbanita? (Parte I)

Prueba Mini Countryman ¿Hombre de campo o refinado urbanita? (Parte I)

La imagen inconfundible de la marca Mini y la fuerte presencia que tiene la misma en el mercado adquirieron hace unos meses un matiz completamente nuevo a través de un concepto automovilístico innovador fruto de la demanda de los consumidores

Siendo un modelo tipo «Crossover», el Mini Countryman combina la maniobrabilidad de un Mini con el espacio variable de un vehículo de cuatro puertas que, gracias al sistema opcional de tracción total, adquiere la capacidad de tracción de un Sport Utility Vehicle.

Esta semana nos hemos decantado por los SUV. A principios de la misma os hablábamos del Audi Q5, hoy haremos lo mismo con el Mini Countryman.

Al mismo tiempo que se convierte en la imagen más robusta de la marca, el vehículo aúna los rasgos típicos de diseño, calidad, eficiencia y posibilidades de personalización.

El cuarto modelo, que aparece después del clásico Mini de dos puertas (Clubman y Cabrio), se enfrenta a los retos que plantea la movilidad ofreciendo un máximo nivel de versatilidad.

Este nuevo modelo ofrece la posibilidad de una utilización más variada. Con un alto nivel de confort , unos asientos más elevados, el habitáculo es de uso variable, los motores brillan por su potencia y eficiencia y, además, puede estar equipado opcionalmente con el sistema de tracción total MINI ALL4.

Considerando estas cualidades, el Countryman resulta atractivo para nuevos grupos de clientes, que buscan un vehículo más espacioso, funcional y versátil.

Una variante especialmente versátil del clásico Mini ya se lanzó al mercado en el año 1960, con la misma denominación. Igual que su modelo hermano de construcción idéntica, el Morris Mini-Traveller, el Austin Seven Countryman ofreció versatilidad adicional por medio de un habitáculo ampliado de utilidad flexible. Esta variante de modelo, ofrecida hasta el año 1969, alcanzó fama de coche de culto, sobre todo gracias al acabado llamado “Woody”, por su recubrimiento lateral y trasero de la carrocería con madera.

El Mini Countryman se fabrica en la planta austríaca de Graz, por la empresa Magna Steyr Fahrzeugtechnik, asociada al Grupo BMW.

Diseño exterior

Con una personalidad propia que queda plasmada claramente en la expresión de gran aplomo que tiene su carrocería el modelo SUV de Mini mide 4.097 milímetros de largo (Mini Cooper S Countryman: 4.110 milímetros), 1.789 milímetros de ancho y con 1.561 milímetros de altura, medidas que respetan las proporciones típicas de la marca añadiendo  una mayor distancia al suelo y asientos más elevados.

Los elementos básicos del diseño Mini se interpretan nuevamente. A ello pertenecen tanto la marcada división en tres partes (parte inferior, superficie acristalada y techo) como la mímica de su frontal caracterizada por los faros grandes, la parrilla hexagonal y el parabrisas erguido, pero también los pilotos posteriores de posición vertical y la zaga ensanchada hacia abajo en forma de cascada.

Los faros y los pilotos posteriores han respetado las líneas conocidas de la marca pero con los cambios practicados hacen que el diseño irradie carácter propio, gran rendimiento, robustez y versatilidad.

El frontal se distingue por la parrilla vertical, el marcado abombamiento del capó y los grandes faros.

Los nuevos faros remodelados y circundados de aros de cromo, se prolongan llamativamente en la parte superior, acentuando así adicionalmente el ancho del vehículo. Su perfil se diferencia claramente de los faros redondos de corte clásico, utilizados en los demás modelos de la marca. Su perfil se prolonga hacia el exterior en la parte superior, ampliando adicionalmente el volumen de los pasos de rueda, mientras que en sus partes interiores parecen ceder ante la amplitud de la gran parrilla en la que la unidad probada montaba unos faros opcionales que le daban un toque aún más robusto.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Aunque este modelo tiene una altura mayor y a pesar de que la distancia hasta el suelo también es mayor, mantiene las proporciones típicas de la marca. Los pequeños voladizos en la parte frontal y en la zaga, acentúan el típico concepto de la marca, es decir, ofrecer el mayor espacio posible en mínima superficie. Todo es grande en el nuevo concepto, hasta el Logo de Mini que ocupa la zona central del portón trasero.

El trazado específico de las líneas del techo del Mini Countryman y las cuatro puertas de su carrocería subrayan el carácter propio e inconfundible de este modelo. El útil portaequipajes, integrado en el techo lo diferencia aún más de sus hermanos.

Las proporciones y la división horizontal de la zaga del vehículo subrayan la deportividad del Countryman, por lo que el vehículo también tiene un aspecto especialmente potente desde esta perspectiva.

La musculosa línea de la cintura acentúa adicionalmente el aspecto masculino del vehículo. El techo con deflector aerodinámico integrado, sobresale de la superficie de la luneta. Una esbelta cinta embellecedora cromada de trazado horizontal circunda todo el vehículo, marca una delimitación adicional entre la carrocería y la superficie acristalada. Al igual que en todos los Mini, también los pilotos posteriores del Mini Countryman tienen un diseño vertical, por lo que contrastan con la prevalencia de las líneas horizontales en la zaga. Estos pilotos están enmarcados con un embellecedor cromado y sobresalen tridimensionalmente de la superficie de la carrocería.

El Countryman se ofrece en once colores diferentes, seis de ellos metalizados. En el caso de los modelos One Countryman y One D Countryman, el techo es del mismo color que el resto de la carrocería. Los modelos MINI Cooper S Countryman, Cooper Countryman y Cooper D Countryman pueden personalizarse con techos de color negro como el de la unidad probada o blanco Light White, que sustituyen al techo del mismo color de la carrocería.

Las ruedas de serie de 16 o bien 17 (Cooper S Countryman) pulgadas igualmente contribuyen a la presencia óptica del Countryman. Además, el carácter tanto deportivo como robusto del vehículo se puede subrayar con las llantas de aleación ligera especialmente diseñadas para el Countryman.

Se ofrecen en distintos diseños y tamaños entre 16 y 18 pulgadas. Por suerte, nuestra unidad montaba unas de 18 pulgadas en dos colores que junto con el techo y las franjas en el mismo color, hacían de la unidad de pruebas algo espectacular.

El Countryman adquiere un aspecto especialmente exclusivo gracias al estreno del opcional Kit Chrome Line Interieur. Con ella se acentúan los típicos puntos culminantes del modelo, entre otros en el paragolpes delantero y los bordes de las luces intermitentes laterales.

Diseño interior y Equipamiento

El interior del Countryman tiene evidentes similitudes con la estética de todos sus hermanos, aunque, a la vez, cuenta con rasgos nuevos. Gracias a su mayor distancia entre ejes, de 2.595 milímetros, y a la mayor altura de la carrocería, el habitáculo es muy espacioso.

El tablero de instrumentos tiene una distribución muy familiar y tan solo cambian las dimensiones de algunos de los componentes como las salidas de ventilación.

Los nuevos revestimientos de las puertas realzan la forma específica de la carrocería del nuevo modelo, ofreciendo una sensación de mayor amplitud.

El Countryman cuenta con asientos específicamente que  pueden ser opcionalmente  deportivos y estar acabados en dos combinaciones de tapicería textil y de piel, y en dos versiones con tapicería completa de piel. Los asientos Lounge constituyen una guinda especial entre los asientos, ya que cuentan con una tapicería de piel Piping de alta calidad, que hace recordar la tapicería de los clásicos vehículos británicos.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com