Inicio » Pruebas de Coches » Prueba Mercedes-Benz GLA 180 122 CV 7G-DCT: El SUV compacto se renueva para dar mucha guerra

Prueba Mercedes-Benz GLA 180 122 CV 7G-DCT: El SUV compacto se renueva para dar mucha guerra

Tras ponernos al volante durante una semana de un monovolumen compacto como el Mercedes-Benz Clase B 200 d llegó el momento de dar el salto a uno de sus hermanos mayores de la gama, el GLA. Este SUV de dimensiones compactas se ha renovado este mismo año para continuar con la misma filosofía del modelo inicial, lanzado por la marca de la estrella en el 2014. Los cambios han sido mínimos, pequeñas mejoras en su estética, un equipamiento de serie mayor o algunas pinceladas para aumentar la sensación de calidad gracias al uso de materiales más atractivos a la vista y…
Diseño/Estética - 7.5
Calidad de acabado - 8.5
Equipamiento de serie - 8
Equipamiento opcional - 8
Habitabilidad - 7.5
Maletero - 6.6
Motor/Refinamiento - 7
Prestaciones - 6
Consumos - 6.5
Transmisión - 7.5
Dirección - 7
Frenos y neumáticos - 8
Comportamiento - 8
Calidad de rodadura - 8.5
Relación valor-precio - 7

7.4

Notable

Mercedes ha renovado el GLA con un ligero lavado de cara, quizás demasiado light para algunos y más pensando en lo rápido que está evolucionando el resto de la gama. Aún así se sitúa como una propuesta interesante en el mercado de los SUV compactos premium, ofreciendo un interior confortable y espacioso junto con ese toque inconfundible Mercedes-Benz en su exterior.

Tras ponernos al volante durante una semana de un monovolumen compacto como el Mercedes-Benz Clase B 200 d llegó el momento de dar el salto a uno de sus hermanos mayores de la gama, el GLA. Este SUV de dimensiones compactas se ha renovado este mismo año para continuar con la misma filosofía del modelo inicial, lanzado por la marca de la estrella en el 2014. Los cambios han sido mínimos, pequeñas mejoras en su estética, un equipamiento de serie mayor o algunas pinceladas para aumentar la sensación de calidad gracias al uso de materiales más atractivos a la vista y al tacto.

Algunos de sus competidores directos son el Audi Q3, el Range Rover Evoque o el BMW X1, tres modelos que son unos duros contrincantes para el Mercedes GLA y que no se lo pondrán nada fácil. Los SUV compactos premium se caracterizan por una buenas calidad de acabados, su calidad de rodadura en carretera y una carrocería ligeramente elevada que nos permitirá llevar a cabo -con ciertas precauciones- alguna excursión fuera del asfalto.

Durante la prueba del Mercedes-Benz GLA he podido experimentar una conducción por ciudad, carretera y alguna pista de tierra sin demasiada dificultad y en todas ellas ofrece un confort y calidad de marcha que se agradece. Aunque normalmente el comprador de un coche como este nunca se aventurará a salir fuera del asfalto, siempre está bien comprobar que cumple con su función.

Es verdad que su restyling apenas se percibe a primera vista, pero desde Mercedes-Benz han apostado por pequeños cambios para mantener un producto muy consolidado dentro de su gama, porque… ¿Si funciona para qué tocarlo? Solo si nos fijamos con detalle en su frontal podemos observar algunos ligeros cambios, principalmente en el diseño de sus ópticas con luces LED diurnas. El modelo que elegimos para realizar esta prueba equipaba una motor gasolina de 90 Kw (122 CV) acoplado a un cambio automático 7G-DCT de 7 velocidades. Estéticamente luce la Línea Urban gracias a que equipa el Paquete Premium.

¿Nos acompañas a descubrirlo?

Diseño exterior

El diseño exterior del Mercedes-Benz GLA es fiel a la línea de diseño de la marca, así como al modelo original lanzado en el 2014 al mercado. Como ya hemos dicho, el cambio de generación no ha venido acompañado de un cambio drástico en su apariencia, una vez más Mercedes apuesta a lo seguro frente a diseños más atrevidos que pudieran quizás ahuyentar a posibles clientes más tradicionales. Pese a que la nueva generación ha llegado a principios de este mismo año hay algunos elementos que exigen un rediseño más profundo, es el ejemplo de la zaga, o algunos acabados que no terminan de convencer.

Comenzando por el frontal observamos la típica parrilla cromada acompañada del logotipo de gran tamaño de la marca, a los lados las ópticas con los faros LED High Performance que proporcionan esa mirada tan característica de la marca gracias a la iluminación diurna. El paragolpes ha sido uno de los elementos que se ha modernizado con la llegada de esta nueva generación, pero no esperes grandes cambios, sino tan solo pequeños retoques poco perceptibles a primera vista. Por ejemplo el protector cromado de la parte inferior ha sido ligeramente modificado y ahora obtiene una forma más estilizada.

El nuevo GLA mide 4.424 mm de largo, 1.804 mm de ancho y 1.494 mm de alto. Su batalla es de 2.699 mm, y gracias a un nuevo alerón posterior o el diseño del difusor trasero su coeficiente aerodinámico se ha reducido de 0,29 a 0,28.

Algunos de los elementos que añade esta unidad en su exterior es el Paquete de Retrovisores que cuesta 411,40 euros, son replegables y extensibles de forma eléctrica y añaden una función antideslumbrante automática y progresiva para mejorar la seguridad de percepción. Este paquete se incluye en el Paquete Premium (2.747,64 euros) junto con la Línea Urban que equipa un juego de llantas de aleación de 18 pulgadas y 5 radios de color plata vanadio. La carrocería en esta ocasión recibe una pintura de color Blanco Polar.

En el lateral del conjunto encontramos las barras longitudinales en el techo, detalles cromados y un área acristalada que se reduce según fluye hacia la parte trasera. Así el paso de rueda gana en anchura y dos líneas más marcadas descargan su fuerza en la zaga. Como podemos observar en los tiradores de las puertas el modelo equipa el Paquete de confort KEYLESS-GO que por 943,13 euros añade también HANDS-FREE ACCESS, asientos calefactados para conductor y acompañante o un apoyabrazos abatible y desmontable con porta vasos doble en las plazas traseras.

El nuevo GLA mide 4.424 mm de largo, 1.804 mm de ancho y 1.494 mm de alto. Su batalla es de 2.699 mm, y gracias a un nuevo alerón posterior o el diseño del difusor trasero su coeficiente aerodinámico se ha reducido de 0,29 a 0,28.

En la zaga falta algo de personalidad en mi opinión, y las ópticas traseras no hacen honor al diseño del resto del conjunto que tiene su mayor fuerza esencialmente en el frontal. En la parte trasera encontramos más elementos cromados, la denominación de la mecánica o un gran paragolpes que integra una moldura cromada con los tubos de escape “camuflados”. Las ópticas traseras añaden una vista más estilizada gracias a los LED para luz de posición y freno.

Diseño interior

Su interior es muy Mercedes-Benz, con la clásica distribución del salpicadero a la que nos tiene acostumbrados la marca. Tras el restyling sufrido se ha ganado en calidad y sobretodo en equipamiento, aún así hay algunos elementos que han quedado algo descuidados y desmerecen al resto del conjunto. Su habitabilidad en términos generales es buena, y permite viajar hasta un total de cuatro adultos con comodidad, por otro lado, la plaza central trasera apenas deja espacio para la espalda y los pies.

En un vistazo general de todo el salpicadero destacamos su volante de tres radios, la pantalla de 8 pulgadas que incluye un Navegador Garmin® MAP PILOT o el cuadro de instrumentos display multifunción en color de 11,4 cm (4,5″) en diseño de 2 tubos. Ya en los paneles de las puertas encontramos diferentes incrustaciones en cuero que mejoran la percepción de calidad del habitáculo, algo que contrasta con el tacto de algunos botones y plásticos, como su guantera de un plástico duro. El volante también revestido de cuero con costuras en contraste y esas salidas del aire le dan al interior un toque más deportivo.

En el salpicadero también encontramos una moldura de aluminio rectificado trapezoidal con un precio de 207,49 euros, aunque en mi opinión existen opciones que dan una apariencia mejor al interior, como las molduras de fibra de carbono AMG con un coste de 1.270,08 euros. En general el diseño de su interior es bueno pero tal y como ya advertí en la prueba anterior del Clase B, es un error que la pantalla no esté integrada en el mismo salpicadero ya que crea un impacto visual poco deseable en el habitáculo. Lo mismo ocurre con los mandos del sistema multimedia, que acumulan una cantidad innecesaria de botones que podrían integrarse en la misma pantalla del navegador.

El cuadro de instrumentos se compone de dos grandes esferas, velocímetros y cuentarrevoluciones, con una pequeña pantalla de ordenador a bordo en la parte central. Sería bueno que este ordenador de viaje en el display multifunción se actualizara con la siguiente generación del GLA, ofreciendo un diseño renovado y más moderno para estar a la altura del conjunto. La tapicería elegida es símil de cuero ARTICO/tela Maringá negro con notas de blanco que sin ser especialmente vistosa o llamativa es muy práctica y cómoda. Los asientos de diseño deportivo proporcionan un buen agarre y además dotan al interior de ese toque más sport.

En el interior de nuestra unidad de pruebas encontramos la Iluminación de ambiente en 12 colores, un extra que por 169,76 euros nos permite personalizar el interior con diferentes tonalidades de color, perfecto para combinarlo según nuestro estado de ánimo, la música que suene o el momento del día.

En las plazas traseras existe un espacio correcto tanto para las piernas como para la cabeza, mientras que como suele ocurrir habitualmente la plaza central queda reservada para ocasiones muy determinadas o para niños, como consecuencia del espacio que ocupa el túnel de transmisión. En el apoyabrazos central delantero también se añaden dos salidas de ventilación hacia las plazas traseras que además añade una salida de 12 V y un pequeño y funcional compartimento para pequeños objetos. Ademas en el respaldo de los asientos delanteros encontramos la clásica red para guardar revistas, tablets o libros.

Su maletero hace gala de una capacidad de 421 litros, o lo que es lo mismo 80 litros más que su hermano pequeño el Clase A, 84 menos el BMW X1 o 154 litros menos que el Range Rover Evoque.

Con una fila de asientos disponible podemos aumentar esta capacidad hasta los 1.235 litros, lo que significa un importante espacio para transportar objetos grandes o unos esquís, por ejemplo. Las formas del maletero no ayudan especialmente a su practicidad, pero en compensación encontramos diferentes huecos en los laterales para fijar objetos más pequeños o que puedan moverse durante nuestro trayecto. Al fondo encontramos una red separadora del compartimento de carga que suma 270,36 euros más al precio final.

Motorización

Tras la actualización recibida el Mercedes-Benz mantiene su gama de motores igual que siempre y sin cambios. En gasolina se pueden pedir con 122, 156, 211 y 381 CV de potencia mientras que en diésel están disponibles con 136 y 177 CV. Dependiendo del bloque, pueden ir asociados a una caja manual de seis velocidades o a la 7G-Tronic, y a la tracción sencilla al eje delantero o la total a las cuatro ruedas. En nuestra ocasión optamos por el GLA 180 con un motor gasolina que desarrolla 122 CV a 5.000 rpm y 200 Nm entre 1.250 y 4.000 rpm. Su transmisión automática 7G-DCT de 7 velocidades es especialmente funcional, principalmente si vamos a movernos por ciudad.

Con este mecánica gasolina obtenemos unos consumos homologados bastante aceptables, de 7,4 l/100 km en ciudad, uno extraurbano de 4,6 l/100 km y un consumo medio de 5,6 l/100 km. Pero como ya sabrás en condiciones reales estas cifras aumentan de forma considerable, en mi caso en ciudad registré un consumo de 8,9 l/100 km y en carretera en torno a los 6,5 litros. En total el conjunto pesa 1.435 kilos, unos 70 kilos menos que un Clase B o 50 menos que un Clase A. Esta mecánica es la menos potente de la gama en gasolina, lo cual no debería suponer nada, pero sí que en ocasiones transmite la sensación de necesitar un plus de potencia que no tenemos.

Ya sea realizando un adelantamiento, al incorporarnos a una autopista o al entrar a una rotonda tendremos que pisar a fondo si queremos obtener una respuesta algo más eficaz y cierto empuje. El pedal del acelerador no transmite demasiado en ocasiones apenas transmitirá nada al conductor.

Una de las bondades de esta unidad que hemos probado es, sin duda, la transmisión automática 7G-DCT que nos facilita mucho el trabajo en ciudad y en atascos, donde un cambio manual puede resultar menos práctico. El 7G-DCT nos facilita y mucho el trabajo al volante, con un funcionamiento suave que varía ligeramente en función del modo de conducción que seleccionemos: ECO, Confort, Sport e Individual. Para ciudad el modo ECO es perfecto para una conducción más eficiente, mientras que en carretera el modo Confort será nuestro mejor compañero de viaje.

Tras el volante encontramos un par de levas que nos permiten jugar con el cambio en tramos más revirados o puertos de montaña para dejar salir al niño que llevamos dentro, pero ojo porque los consumos comenzarán a subir rápidamente, por otra parte echamos en falta un extra empuje. No es precisamente un vehículo dinámico, pero sí es ideal para aquellos de hacen un uso de coche por ciudad, o de forma mucho menos habitual para algún viaje. Su depósito tiene una capacidad de 50 litros como ocurre con sus hermanos el Clase B y el Clase A.

Motor180 - 4 cilindros en línea
Cilindrada1.595 cm³
Potencia122 CV / 90 kW @ 5.000 rpm
Par100 Nm @ 1.250 - 4.000 rpm
Peso1.435 kg
Dimensiones Lar/An/Al mm4.424 / 1.804 / 1.494 mm
Volumen Maletero421 litros
Aceleración 0 a 100 km/h8,7 segundos
Recuperación 80 a 120 km/hN.D.
Velocidad máxima200 km/h
Consumo homologado7,4 / 4,6 / 5,6 l/100 km (urb. / extraurb. / comb.)
Emisiones CO2 por km131 g/km de CO₂
Precio de partida31.050 euros (este motor sin descuentos)

Comportamiento

Al ponernos al volante del nuevo Mercedes-Benz GLA podemos destacar su buena posición de conducción ligeramente elevada, la calidad de rodadura en carretera o incluso fuera de esta, en terrenos firmes sin asfaltar. Ha sido creado para la ciudad y alguna escapada de fin de semana, y se nota, aunque una vez más cabe destacar que con esta mecánica se queda algo justo en cuanto a potencia una vez salimos de un entorno urbano. En términos generales se trata de un SUV compacto que se mueve muy bien por ciudad, mejor por carretera y “sobrevive” fuera del asfalto. Si somos más aventureros deberíamos optar por la variante 4MATIC con tracción a las cuatro ruedas.

En ciudad el GLA no se mueve nada mal, y gracias a sus dimensiones compactas obtenemos un coche con el que movernos por calles y vías más estrechas con facilidad. También ayuda su dirección que sin llegar a ser perfecta cumple con su función y es bastante directa. Si estás pensando en comprar este modelo y te mueves a menudo por ciudad, merece la pena pagar los 2.464,70 euros que cuesta el cambio automático 7G-DGT de 7 velocidades, el cual nos dará un plus de comodidad y confort al volante. Además para llevar a cabo alguna maniobra de aparcamiento, la cámara de marcha atrás con guías (465, 28 euros) que viene de serie con el Paquete Premium es otra gran ayuda.

Su suspensión es tipo McPherson delantera y paralelogramo deformable detrás, pero no resulta especialmente dura ni demasiado firme, ha sido ajustada para una conducción más confortable y relajada. Los badenes o resaltos en la carretera tampoco pasan desapercibidos al volante, pero no llegan a ser un gran problema en el conjunto. Los frenos ofrecen una respuesta buena, aunque a veces echamos de menos algo más de potencia de frenado. En una carretera revirada o puerto de montaña podemos llevar a cabo una conducción ligera, pero pronto nos daremos cuenta de que este no es el territorio para el que ha nacido el Mercedes-Benz GLA.

En carretera es donde aprovecharemos al máximo las bondades del Mercedes GLA, su calidad de rodadura está al nivel de la marca y la comodidad de su cambio nos hará olvidarnos de otros defectos de su mecánica. El problema vendrá cuando necesitemos un extra de potencia para adelantar, o para incorporarnos a una vía más rápida, para ello podremos accionar el Modo Sport que alarga las marchas y la respuesta del motor se vuelve más rápida. Pero si necesitamos de una configuración más personalizada siempre nos quedará el Modo Invidual.

Por otro lado, también aprovechamos para ponerlo a prueba en una pista off-road de poca complejidad que combinaba asfalto con zonas de tierra firme en algunos tramos, donde el GLA no se desenvuelve nada mal siempre que tengamos en cuenta nuestras limitaciones. Su altura libre al suelo de 16 centímetros nos permite lidiar con algunos desniveles, a lo que también ayudaba el tamaño de llanta no demasiado grande y unas cotas de ataque de 15,8º en el frontal, ventral de 13,3º y 21,5º de salida.

Como ya he dicho anteriormente, para todos aquellos aventureros o viajeros asiduos a la nieve es recomendable que opten por una de las versiones con tracción 4MATIC, lo que nos proporciona un plus de seguridad y evitar más de un susto al volante. Si finalmente decidimos pagar más por una tracción total dispondremos de una serie de funciones “todoterreno” con visualización en el display multimedia, y con solo tocar un botón mejorará la tracción especialmente sobre el suelo sin compactar. Otra de las ayudas que nos proporciona es el descenso de pendiente o Downhill Speed Regulation (DSR) que ayuda al conductor a descender pendientes empinadas con seguridad y control.

Equipamiento y precio

El equipamiento del serie del GLA es muy amplio y bastante extenso, algo que se ha visto mejorado tras la llegada de su última actualización en este mismo año. Todos los modelos añaden de serie climatizador automático de dos zonas Thermotronic, los nuevos faros delanteros LED High Performance, sistema automático de cambio de luces cortas/largas, tapizado mixto tela/piel, paquete cromado interior y exterior, llantas de aleación de 18 pulgadas y el servicio de conectividad que permite abrir, cerrar o localizar el vehículo desde el smartphone.

Nuestra unidad de pruebas equipaba un total de 3.722,20 euros en equipamiento extra, en el que podíamos encontrar el Paquete de Compartimentos del maletero con un precio de 207,49 euros, los Cristales calorífugos tintados oscuros en ventanillas y luneta trasera por 370,96 euros o la Iluminación de ambiente en 12 colores con un coste añadido de 169,76 euros.

Además del generoso equipamiento de serie podremos encontrar una gran cantidad de equipamiento adicional en el configurador de la marca, alguno de los extras más interesantes es el cambio automático 7G-DCT  de doble embrague con 7 velocidades por un precio de 2.464,70 euros. Perfecto para aquellos que van a realizar un uso más urbano del vehículo.

Pero el paquete de más valor que equipa este modelo es el Paquete Premium (2.474,64 euros) el cual incluye: cámara de marcha atrás con líneas de guía en pantalla, piloto automático para aparcar, navegador Garmin® MAP PILOT, un display TFT de 20,3 cm (8″), asientos calefactados para conductor y acompañante, EASY-PACK,  apoyo lumbar con 4 vías de ajuste y Paquete de alumbrado y visibilidad.

Los precios recomendados sin ofertas y descuentos son los siguientes:

VersiónPVP
GLA 180 6MT 122 CV31.050
GLA 200 6MT 156 CV37.300
GLA 250 7G-Tronic 211 CV 4Matic47.450
AMG GLA 45 7G-Tronic 381 CV 4Matic71.000
GLA 200d 6MT 136 CV33.650
GLA 220d 7G-Tronic 177 CV38.925
GLA 220d 7G-Tronic 177 CV 4Matic41.250

Galería de imágenes

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com