Inicio » Lo + Destacado » Joyas en peligro de extinción: Estos son los 18 deportivos más potentes que quedan con motor atmosférico

Joyas en peligro de extinción: Estos son los 18 deportivos más potentes que quedan con motor atmosférico

Por suerte o por desgracia, no son muchos los deportivos de altos vuelos que mantienen en sus entrañas una mecánica de aspiración natural con altas dosis de potencia. Los motores turboalimentados están muy bien y los hay muy buenos hoy en día, pero un propulsor de aspiración natural siempre te deja un regustillo agradable tras exprimirlo al máximo al volante de una joya de cuatro ruedas. Bueno, en este caso difícilmente llegarás a poder exprimir al máximo algunos de los modelos del listado, pues cuentan con más de 600 CV de potencia y un precio desorbitado, pero dicen que la intención es lo que cuenta.

Si en su día os hablé de aquellos deportivos de ensueño que tomaron prestados sus motores de modelos generalistas y de los que les ocurría todo lo contrario, que fueron originalmente diseñados para arrasar en el circuito, hoy es el turno de los 18 deportivos más potentes con un motor de aspiración natural que puedes comprar hoy en día, aunque como ya sabréis algunos de ellos pasarán a mejor vida con su relevo generacional debido a la estricta normativa de emisiones.

Digamos que un bloque atmosférico o de aspiración natural es la manera tradicional y purista de hacer motores para deportivos. Es más, si eres fan de los modelos clásicos seguramente recordarás algunos deportivos con propulsores puntiagudos llenos de garra de esos que requerían rascar la zona roja del cuentarrevoluciones para darlo todo. A día de hoy, la magia de hacer que un motor rinda mucha potencia con la simple admisión del aire de la atmósfera, sin sobrealimentación, ni compresor, ni turbo, se está perdiendo, y es por ello que he querido dedicarle unas líneas a este tema.

Antes de empezar, me gustaría diferenciar brevemente las dos tendencias que existen en la actualidad en relación a las mecánicas atmosféricas. De una parte, tenemos la corriente europea, la cual opta por apretar los motores hasta que giren muy arriba, rindiendo potencias por encima de los 100 CV por litro; mientras que la tradición americana se basa en el lema “no replacement for displacement” que os comenté al hablar de las diferencias entre pony cars y muscle cars, es decir, algo así como “nada mejor que la cilindrada”, por lo que hablamos de motores enormes con un alto cubicaje para extraer la máxima potencia y par posibles. En el listado podréis ver las diferencias ¡Vamos con él!

 

No replacement for displacement bien podríamos definirlo como esa teoría que reconoce que, si bien puede ser impresionante ganar potencia en un motor a través de innovaciones y soluciones sofisticadas como el diseño de la cámara de combustión, optimizaciones en la inyección de combustible o la sincronización variable de válvulas, la manera más fácil y segura de conseguir más potencia es simplemente utilizar un motor más grande. Ya sabéis, tan americano como el pastel de manzana.

Chevrolet Camaro SS – 460 CV

Con su bloque V8 de 6.2 litros LT1 heredado del Corvette Stingray C7, el Chevrolet Camaro SS -ver las versiones más emblemáticas del Camaro- desarrolla una potencia total de 460 CV y un par de 617 Nm, contando con inyección directa, distribución variable VVT y el sistema Active Fuel Management de desactivación de cilindros en la versión equipada con caja automática. Si quieres más diversión, siempre puedes optar por el paquete de rendimiento 1LE.

Chevrolet Corvette Stingray / Grand Sport – 460 CV

Disponible tanto en carrocería coupé como convertible, el Chevrolet Corvette Stingray Grand Sport se caracteriza por su espíritu de competición, combinando una arquitectura ligera con una aerodinámica optimizada, mucha tecnología a bordo y un motor LT1 V8 atmosférico de 6.2 litros capaz de entregar al eje trasero 460 CV de potencia a través de una transmisión manual de siete velocidades. Este bloque con lubricación por cárter seco permite reducir el centro de gravedad del modelo mejorando su rendimiento, al tiempo que el nuevo escape de titanio con cuatro salidas contribuye a rebajar el peso total y aumentar el bramido de la bestia.

Jeep Grand Cherokee SRT – 468 CV

El Jeep Grand Cherokee SRT es uno de esos mastodónticos SUV con potencia a raudales que rara vez vemos por nuestras carreteras, pero a muchos nos gustaría exprimir a fondo su poderoso bloque 6.4 V8 HEMI con nada menos que 468 CV de potencia y 624 Nm de par en combinación con una caja automática de ocho relaciones y el sistema de tracción total. Para que os hagáis una idea, alcanza los 257 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en sólo 5,0 segundos. El Dodge Durango SRT emplea la misma mecánica, pero solo se vende al otro lado del Charco.

Lexus GS F – 477 CV

Puede que veas el Lexus GS F como un rival pobre para los BMW M5, Mercedes-AMG E63 o Cadillac CTS-V por la ausencia de un motor turboalimentado bajo su capó, pero lo cierto es que su escasa diferencia en rendimiento la solventa el encanto de su mecánica, un propulsor de V8 de 32 válvulas y 5.0 litros que desarrolla 477 CV y 527 Nm de par motor, todo ello acompañado de una emocionante banda sonora que emana de sus escapes. Pura delicia.

Lexus RC F – 477 CV

Si prefieres la misma mecánica V8 de 32 válvulas y 5.0 litros que desarrolla 477 CV y 527 Nm de par motor en formato coupé de dos puertas, el Lexus RC F es tu mejor opción. Ésta se basa en el bloque del IS F, aunque se han cambiado las piezas de rotación y deslizamiento, cuenta con Instantaneous Torque Concept derivado del LFA, las válvulas ahora son de Titanio, se han reforzado las bielas y se ha optimizado el control de válvulas.

Lexus LC 500 – 477 CV

El Lexus LC 500 también cuenta con una variante híbrida, pero en su versión de gasolina es el culmen de la deportividad en la marca nipona. Es caro, pues parte de nada menos que 140.000 euros, pero en sus entrañas esconde el bloque de 5.0 V8 ya conocido en los RC F y GS F con 477 CV y 527 Nm de par motor con el que es capaz de realizar el 0 a 100 km/h en sólo 4,6 segundos gracias a su transmisión automática de 10 velocidades.

Dodge Charger /Challenger Scat Pack / SRT 392 – 485 CV

Todos estos modelos comparten bajo el capó la misma mecánica V8 de 6.4 litros HEMI que cuenta con una potencia total de 485 caballos y un sonido estremecedor que comparten con el resto de la humanidad a través de sus sistemas de escape deportivos. Además, si tenemos en cuenta que estos modelos no son extremadamente caros en los Estados Unidos, disfrutar de un motor atmosférico muy a la americana puede salirte a un precio bastante razonable.

Porsche 911 GT3 – 500 CV

En el corazón de esta última evolución del Porsche 911 GT3 late un motor bóxer de cuatro litros. Esta mecánica atmosférica de altas revoluciones desarrolla 368 kW (500 CV) de potencia y se mantiene prácticamente sin cambios respecto al poderoso 911 GT3 Cup de competición. Gracias a una relación peso/potencia de 3,88 kg/kW (2,86 kg/CV) el 911 GT3 es impresionante. Con la transmisión de doble embrague y siete marchas (PDK) que monta de serie y que ha sido especialmente puesta a punto para usarla en este GT, el nuevo biplaza de 1.430 kilos de peso (con el depósito de combustible lleno) acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos.

El imponente modelo alcanza una velocidad máxima de 318 km/h. Para los amantes de una conducción pura, Porsche también ofrece el 911 GT3 con una caja de cambios deportiva manual de seis marchas. Ésta permite al 911 pasar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y llegar a una velocidad punta de 320 km/h.

Ford Mustang GT350 / GT350R – 526 CV

Aunque tanto el Mustang GT350 como su versión más picante, el Mustang GT350R, han tenido que ser llamadas a revisión en los Estados Unidos ante un grave riesgo de incendiarse y sus propietarios han demandado a la marca por fraude, ambos modelos nos siguen fascinando por su motor V8 de 5.2 litros con 526 caballos de potencia y más de 542 Nm de par. Cuenta con doble árbol de levas y es el primer V8 de producción de Ford con un cigüeñal plano, una arquitectura que normalmente se encuentra en el mundo de la competición o en los coche de muy alta gama. Su línea roja empieza en las 8.250 rpm.

Aston Martin Rapide S – 559 CV

El Aston Martin Rapide S presume de una línea puramente “Aston Martin” y, sobre todo, por encima del resto de características un motor V12 atmosférico que hace las maravillas de todo aquel que se pone al volante, con un bramido digno de la marca de Gaydon. Desarrolla un total de 559 CV y es capaz de acelerar de 0-100 km/h en sólo 4,4 segundos, así como de alcanzar una velocidad punta de 327 km/h. No se trata por tanto de una berlina torpe, ni mucho menos, pero aun así sus cifras de ventas nunca llegaron a despegar, ya ha finalizado su producción y su sustituto, el RapidE, no llegará hasta 2018.

Aston Martin V12 Vantage S – 573 CV

Como buen inglés, es refinado, pero como buen V12 también es bruto y muy sonoro. El modelo cuenta con un chasis de aluminio y magnesio, al tiempo que el V12 genera 573 CV y 630 Nm de par ofrecidos por la excelente mecánica AM28 que pronto verá nacer a sus sutituto: un bloque V12 de 5.2 litros biturbo. Hasta entonces y con 5.935 cc, este V12 genera la potencia máxima a 6.750 rpm y el par máximo a 5.750 rpm. La aceleración de 0 a 100 km/h se cubre en 3,9 segundos. También se ofrece con cambio manual de siete relaciones.

Aston Martin Vanquish S – 603 CV

Disponible tanto en versión coupé como cabrio (denominada ‘Volante’), el Aston Martin Vanquish S es uno de los últimos modelos en llevar bajo el capó el motor V12 de 5.9 litros antes de que las mecánicas de AMG sustituyan a las actuales. En el corazón del deportivo británico encontraremos nada menos que 603 CV -superando a los 575 CV del Vanquish normal- y 630 Nm de par gracias a unos colectores de admisión más grandes y a la implementación de un sistema de entrada de aire mejorado que también enriquece la respuesta del acelerador. Además, su caja de transmisión de 8 velocidades Touchtronic III ha sido reajustada para ser capaz de propinar un cambio más rápido y más refinado a bajas velocidades.

Audi R8 V10 plus – 610 CV

Como sabrás, el deportivo de altas prestaciones de Audi está disponible en dos versiones, con 540 CV (397 kW) para el R8 V10 y con 610 (449 kW) para el R8 V10 plus. El par motor máximo de 540 Nm y 560 Nm, respectivamente, está disponible a 6.500 rpm en los dos motores. Comparado con el modelo anterior, la potencia se ha incrementado considerablemente y la respuesta es incluso más rápida.

Ahora este motor atmosférico de 5.2 litros alcanza un régimen de giro más elevado (hasta 8.700 rpm). Como en los coches de competición, el motor V10 tiene lubricación por cárter seco y su sonido característico es ahora más pleno. Opcionalmente la marca de los cuatro aros puede instalar un escape deportivo.

Lamborghini Huracán Performante – 630 CV

El Huracán Performante es el deportivo de producción más rápido de Nürburgring gracias a su potente motor V10 de aspiración natural que es el más potente producido hasta la fecha por Lamborghini. Con una potencia de 630 CV (470 kW) a 8.000 rpm, esta mecánica ofrece nada menos que 600 Nm de par a 6.500 rpm. La mecánica en sí se diferencia del resto por un nuevo colector en color bronce que se basa en el de ediciones especiales como la del Diablo 30th Anniversary.

La mecánica es la misma que puedes encontrar tanto en el Lamborghini Huracán estándar con 610 CV de potencia como en el Huracán de tracción trasera con 580 CV.

Teniendo en cuenta que la relación peso / potencia es de 2,16 kg, el modelo en cuestión es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2.9 segundos, de 0 a 200 km/h en 8,9 segundos, y ojo, porque es capaz de detenerse de 100-0 km/h en 31 m. Una auténtica locura.

Dodge Viper – 645 CV

Sí, ya no se fabrican más unidades y no puede pedirse uno a medida, pero lo cierto es que los concesionarios de la marca aun cuentan con numerosas unidades de este modelo. Con su poderoso y potente corazón V10 hecho totalmente en aluminio que posee una cilindrada de 8.4 litros, una potencia de 645 CV y un par de 813 Nm, es el claro ejemplo del lema No replacement for displacement.

Ferrari GTC4Lusso – 690 CV

Aunque también está disponible con un bloque V8 biturbo, preferimos indudablemente el motor 12 cilindros de 6.3 litros que entrega su potencia con suavidad y consistencia liberando sus imponentes 690 CV a 8.000 rpm. Tanto su ratio peso potencia de 2,6kg/CV como el de compresión 13.5:1 marcan nuevos records en su categoría. Su par máximo es de 697 Nm a 5.750 rpm con un 80% disponible desde tan solo 1.750 rpm, lo que garantiza una respuesta impresionante incluso a bajas revoluciones.

Su melodía refleja brillantemente la personalidad multifacética del coche, siendo rica y poderosa en situaciones de conducción deportiva, a la vez que discreta y equilibrada en la ciudad.

Lamborghini Aventador S – 740 CV

Como te contamos en su día, la adición del apellido ‘S’ es, básicamente, una declaración de intenciones acerca de su nuevo diseño más agresivo, su nueva dinámica de conducción y su poderoso bloque V12 atmosférico de 6.5 litros al que se le ha exprimido una dosis extra de potencia. Así, el imponente atmosférico V12 que mantiene su cilindrada de 6.5 litros y su sistema de desactivación de cilindros, ha sido potenciado con 40 caballos extra respecto a su predecesor hasta alcanzar un total de 740 CV (como el Aventador SV), todo ello asociado a un par máximo de 690 Nm a 5.500 rpm.

Ferrari 812 Superfast – 800 CV

Probablemente ya hayas visto que el otro día estuvimos en la presentación de este modelo en Madrid, por lo que ya sabrás que bajo su capó, Ferrari ha desarrollado nuevamente la perfección y lo ha dotado de un revisado y poderoso motor V12 atmosférico de 6.5 litros que entrega la friolera de 800 CV (588 kW) a 8.500 rpm, lo que le permite marcar un nuevo punto de referencia entre los vehículos deportivos con motor central delantero y acercarse peligrosamente al mismísimo LaFerrari en términos de rendimiento gracias a una potencia específica de 123 CV/l y un peso en torno a los 1.600 kilogramos.

 

Va acompañado de un par máximo de 718 Nm a 7.000 rpm, aunque el 80% del mismo se encuentra disponible desde las 3.500 vueltas. Con semejantes cifras y un cambio de doble embrague y 7 relaciones optimizado -un 30% y un 40% más rápido al subir y bajar de marcha, respectivamente-, alcanza los 100 kilómetros por hora desde parado en 2,9 segundos, los 200 km/h en menos de 8 segundos y llega hasta una velocidad máxima de más de 340 km/h.

Fuente: Road&Track

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com