Inicio » Pruebas de Coches » Comparativa: BMW X4 vs. BMW X6 ¿Cuál de los dos hermanos es el favorito?

Comparativa: BMW X4 vs. BMW X6 ¿Cuál de los dos hermanos es el favorito?

Aprovechando nuestra estancia en Sierra Nevada poniendo a prueba la tracción xDrive de BMW, tuvimos la ocasión de enfrentar a dos modelos que en su día fueron pioneros en su segmento y que, a pesar de ser hijos del mismo ‘padre’, tienen pocas cosas en común al volante. Hablamos del BMW X4 20d y de su hermano mayor, el BMW X6 30d. Ambos son los modelos de acceso a su gama -mecánicamente hablando-, pero no por ello dejan de ser dos vehículos en los que disfrutarás al volante sobre cualquier superficie. Acompáñanos a conocerlos.

Una estética digna de mellizos

Exteriormente, ambos modelos comparten numerosos rasgos estéticos, como la caída del pilar C, la zaga o los nervios laterales que les otorgan ese toque deportivo que tanto nos gusta. Pero no nos engañemos, son dos conceptos de coche diferentes. El BMW X4 está basado en la plataforma del X3, lo que le convierte en un modelo de dimensiones compactas destinado a aquellos clientes que busquen un vehículo con un puesto de conducción elevado, un comportamiento dinámico en carretera y se nieguen a conformarse con un SUV de aspecto convencional.

Siguiendo la línea del exitoso X6, que en la anterior generación alcanzó las 250.000 unidades vendidas, el BMW X4 se nos presenta con un aspecto más agresivo que éste. Un diseño que ha optado por una mirada que transmite robustez y aplomo a la vez que te desafía a ponerlo a prueba. Y por si fuera poco, el paquete ‘M’ con el que iba equipada nuestra unidad, le da un aspecto aun más deportivo al conjunto al incluir un kit de carrocería con unos paragolpes delanteros y traseros más marcados, así como unas llantas de 19 pulgadas con contrastes en tonos oscuros que auguran gran agilidad en carretera pero nos hacen dudar sobre sus capacidades off-road.

BMW X4-BMW X6 (43)

El BMW X6, sin embargo, se nos presenta más discreto al no contar con ningún extra exterior que le otorgue deportividad. En esta nueva generación, la marca germana ha querido despojar a su Sports Activity Coupé de la fama que se había ganado y plasmar en él la deportividad de la que hacen gala sus modelos, asemejándole al BMW X4 y combinando con ello robustez y deportividad. Su línea, ahora más trabajada, cuenta con formas marcadas en el frontal, los laterales y la zaga, pero su mayores dimensiones respecto del X4 no le permiten alejarse de manera tan brusca del aspecto de un SUV. Las principales diferencias entre ambos modelos se encuentran en la parte delantera, ya que aunque ambos cuentan con la doble parrilla ovoide característica de la marca y una mirada de ‘chicos malos’, el BMW X4 denota su enfoque a un público más joven, con líneas más redondeadas que abogan por la deportividad y le restan elegancia respecto del BMW X6.

BMW X4-BMW X6 (46)

El interior del BMW X6 juega en otra liga

En el interior se empiezan a hacer notar las diferencias, algo lógico si tenemos en cuenta el enfoque de cada modelo. Aunque ambos vehículos cuentan con una posición ergonómica al volante, materiales de primera calidad que resultan muy agradables al tacto, un acceso intuitivo a las funciones del vehículo y van bastante bien equipados, el interior del BMW X6 conseguirá cautivarte con su diseño y sus “pijaditas“; mientras que el del BMW X4 quizá no te transmita nada en especial.

Y es que en el habitáculo del X6 la marca se ha esforzado al máximo por cuidar cada detalle para que te sientas como en el salón de tu propia casa (o incluso mejor). En este modelo y, a diferencia de lo que ocurre en el X4, el cuadro de instrumentos es totalmente digital, aunque mantiene un diseño analógico. Además, dependiendo del modo de conducción que seleccionemos, la instrumentación irá variando tanto de color como de forma, dando un aspecto visual muy agradable y aportando una serie de detalles que le dan un plus de exclusividad. En el volante y el salpicadero, la disposición de los botones es la misma en ambos modelos, destacando únicamente la pantalla de dimensiones superiores que monta el BMW X6.

El interior del BMW X6 está mucho más trabajado, con multitud de detalles que lo hacen digno de un segmento superior
El interior del BMW X6 está mucho más trabajado, con multitud de detalles que lo hacen digno de un segmento superior

El Head-Up Display de última generación es totalmente configurable en ambos modelos y pone al alcance de la vista cualquier información útil que necesitemos. Igualmente, los dos modelos cuentan con cuatro modos de conducción de serie: COMFORT, SPORT, SPORT + y ECO PRO.

El interior del BMW X4 está bien rematado, pero no resulta tan agradable visualmente  como el del X6
El interior del BMW X4 está bien rematado, pero no resulta tan agradable visualmente como el del X6

Respecto al espacio interior, resulta bastante obvio señalar que el BMW X6 cuenta con un mayor espacio para los ocupantes, permitiendo viajar a cinco pasajeros con total comodidad. Aun así, el espacio ofrecido por el BMW X4 tampoco se queda muy atrás, cuatro ocupantes viajarán cómodamente en su interior, pero la plaza central se encuentra limitada por la anchura del vehículo y la posición del túnel de transmisión, que entorpece el hueco para poner las piernas.

El techo, a pesar de su pronunciada caída, no perjudica a pasajeros de estatura media en las plazas traseras en ninguno de los dos vehículos, aunque el espacio que ambos ofrecen para la cabeza es considerablemente inferior al ofrecido por los respectivos BMW X3 y BMW X5. El acceso a las plazas traseras es, también, bastante similar en los dos vehículos, resultando un poco más estrecho en el caso del X4, al igual que ocurre con la comodidad en general. Algo completamente lógico si tenemos en cuenta que las principales diferencias entre ambos se encuentran en sus dimensiones.

BMW X4-BMW X6 (7)

En cuanto al volumen de carga, las diferencias no son precisamente de escándalo. Mientras que el BMW X4 ofrece un espacio de carga que varía entre los 500 y los 1.400 litros, el BMW X6 homologa un espacio que va desde los 580 hasta los 1.525 litros.

En carretera, el BMW X4 gana ventaja

Llega la hora de la verdad, es hora de demostrar cuál de los dos modelos es tan deportivo como parece en carreteras de montaña. Nuestras unidades de prueba están equipadas con la tracción xDrive -a las cuatro ruedas- y cuentan con motorizaciones bastante parejas. Mientras el BMW X4 20d ofrece 184 CV y 400 Nm de par para 1.805 kilos; el BMW X6 30d, por su parte, tiene una potencia de 258 CV, 560 Nm de par máximo y un peso de 2.140 kilos.

BMW X4-BMW X6 (45)

Empezamos la ruta a bordo del BMW X6 rumbo al punto más alto de Sierra Nevada. En el ascenso, el motor diésel de seis cilindros en línea con tecnología BMW TwinPower Turbo empuja al X6 con decisión, aunque no vamos a negar que echamos en falta algo más de potencia. Esta ausencia se hará notar especialmente en esos momentos en los que salimos de una curva cerrada en la que hemos tenido que reducir drásticamente la velocidad y queremos lanzar el coche hacia la próxima curva, mucho más sencilla, con gran visibilidad y que permite una trazada más rápida.

La caja de cambios automática de 8 velocidades resulta tan veloz como suave a ritmos tranquilos –en modo Confort-, mejorando notablemente con ello los consumos respecto a la generación anterior. Si por el contrario queremos divertirnos subiendo un puerto de montaña y optamos por el modo Sport o por el uso de las levas, el comportamiento de la caja se torna mucho más agresivo, con un cambio de marchas rápido y preciso y una extraordinaria capacidad de recuperación que incita a pisar a fondo el acelerador a la salida de cada curva.

BMW X4-BMW X6 (51)

Pero a pesar de su comportamiento dinámico, hemos de ser conscientes de que vamos al volante de un coche de 4,99 metros de longitud, 1,99 metros de ancho y 1,7 metros de alto. La distribución equilibrada del peso en relación 50:50 entre los dos ejes, su chasis rígido y la servodirección electromecánica ayudan a que la sensación de aplomo, agilidad y control del vehículo resulten francamente buenas, pero inevitablemente, su paso por curva no resulta tan deportivo como nos gustaría y las inercias se generan con frecuencia en tramos revirados sin necesidad de que circulemos ni mucho menos al límite.

El tarado de la suspensión, por su parte, anula en gran medida los balanceos de la carrocería y contribuye a preservar la estabilidad, pero respecto al comportamiento del BMW X5 -y hago el apunte porque tuvimos la oportunidad de ponernos al volante el mismo día-, la conducción no resulta tan distinta como la línea de su carrocería podría sugerir a primera vista. Es más, el X5 ofrece un extra de habitabilidad, precio, espacio de carga y practicidad que hará que muchos clientes lo prefieran antes que al X6. La diferencia entre ambos modelos es más a nivel de diseño que de comportamiento, algo que sin embargo no ocurre entre el BMW X3 y el BMW X4.

En este caso, el BMW X4 sí que resulta mucho más dinámico que el X3, ofreciendo un comportamiento notablemente más deportivo y mayor estabilidad en el paso por curva. El motor BMW TwinPower Turbo de 4 cilindros en línea resulta muy equilibrado y mueve al X4 con total soltura incluso en ascensos empinados. Ese extra de potencia que echábamos de menos en el BMW X6 no se hace tan patente en este modelo, donde la caja automática de 8 relaciones actúa con la misma precisión para que solo nos preocupemos de disfrutar al volante. Su conducción no dista en exceso de la de un turismo y, como cabría esperar, sus dimensiones más reducidas (4,67 metros de largo, 1,88 metros de ancho y 1,62 metros de alto), el peso inferior y la suspensión adaptativa que aporta el paquete ‘M’ hacen del BMW X4 un coche sublime de conducir en curvas.

BMW X4-BMW X6 (49)

Ambos modelos vienen equipados con el paquete Performance Control -un sistema que distribuye la fuerza motriz y la fuerza de frenado entre las distintas ruedas al tomar una curva-, neumáticos de invierno Michelin Latitude Alpin y con la tracción total inteligente a las cuatro ruedas BMW xDrive ¡Y vaya si es inteligente! 

La unidad de control del sistema xDrive tiene en cuenta la velocidad del coche, la velocidad de giro de las ruedas, el ángulo de giro del volante y la posición del pedal del acelerador detectando las condiciones dinámicas del coche e interpretando cuál es la intención del conductor. Así, el sistema es capaz de trasladar la fuerza necesaria a las ruedas que mejor pueden transformarla en capacidad de impulsión, permitiendo no solo superar condiciones climatológicas adversas, sino también trazar las curvas de manera más dinámica y aumentar la confianza y la seguridad del conductor al suprimir cualquier tendencia del vehículo al subviraje o sobreviraje.

Respecto a su comportamiento fuera del asfalto, el eficaz sistema xDrive es capaz de sacar a ambos modelos de un apuro sobre nieve o barro y gozan de altura suficiente para aventurarse por un camino en mal estado, pero hay que tener claro en todo momento que no se trata de vehículos enfocados a una conducción off-road.

BMW X4-BMW X6 (11)

La hora de la despedida

Tras una intensa jornada, es el momento de dar el veredicto final. A la hora de decantarnos por un modelo u otro, deberemos prestar especial atención a cuales son nuestras necesidades, pues entre estos dos modelos poco podemos recurrir al criterio de la estética. Para aquellos que estén buscando un coche amplio con una estética diferenciadora que, además, ofrezca un dinamismo superior al de la media en carretera, su vehículo ideal será el BMW X6.

Pero como ya os hemos comentado, si la necesidad de espacio y practicidad os resulta más relevante que el criterio del diseño, lo más razonable es que optéis por un BMW X5, ya que las diferencias entre ambos modelos en carretera son prácticamente imperceptibles y vuestro bolsillo os lo agradecerá. Personalmente incluso me gustó más la conducción del X5. Además, su puesto de conducción es más amplio. Si quieres conocer más detalles sobre el BMW X6, no te pierdas nuestra toma de contacto.

BMW X4-BMW X6 (52)
Si tenemos que decantarnos por uno de los dos modelos para divertirnos los fines de semana, sin duda este será el BMW X4

Si por el contrario el espacio no es vuestro problema y lo que buscáis es un crossover de conducción deportiva, no lo dudéis, el BMW X4 es vuestro coche. Sus virtudes superan con creces al BMW X3 en carretera y juega con ventaja respecto al X6 en dimensiones y comportamiento. Es verdad que su interior no es tan completo como el de su hermano mayor y estéticamente pueda pasar algo más desapercibido, pero sin duda es un vehículo mucho más equilibrado en todos los aspectos. Si estás interesado en él, puedes echarle un vistazo a nuestra toma de contacto, donde podrás ampliar información.

 

Galería de imágenes

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com