Inicio » Tutoriales de Automoción » Repintar las pinzas de freno: 6 razones por las que es un peligro que deberías evitar a toda costa

Repintar las pinzas de freno: 6 razones por las que es un peligro que deberías evitar a toda costa

Entre las variantes de alto rendimiento de todos los fabricantes de automóviles no es extraño ver pinzas de freno de todos los colores, especialmente en tonos rojos, azules e incluso dorados. Sin embargo, hace algún tiempo se puso de moda la práctica de pintar las pinzas de freno entre aquellos que querían darle a su coche un aspecto algo más racing, y lejos de acudir a un taller especializado a que les hicieran el trabajo, muchos optaron por comprar un spray de medianamente buena calidad y hacer el trabajo ellos mismos.

Esto queda muy bonito detrás de unas grandes y esbeltas llantas multirradio, e incluso en las motos, no nos olvidemos de ellas, pero también acarrea graves peligros que, personalmente, no le recomendaría a nadie correr solo por tener un coche o una moto algo más pintona y ahorrarse un puñado de euros que a la larga acabarán saliendo igualmente de su bolsillo.

Cuando decidimos pintar algún componente de nuestro coche por nosotros mismos, hemos de tener en cuenta que hay pigmentos con menor resistencia a la luz, a los agentes atmosféricos y, lo que es más importante en el caso de las pinzas de freno, a las altas temperaturas. Si obviamos todos estos datos, probablemente acabemos teniendo un percance, así que quizás te resulte más conveniente adquirir unas pinzas originales que ya vengan pintadas de fábrica. Por ejemplo, Brembo, un referente en la materia, te ofrece más de 40 tonos distintos.

Lo sé, tú eres más un bricomaníaco de Art Attack y no estás dispuesto a pagar un número de tres o cuatro cifras para tener un equipo de frenado como el de esos coches tan chulos que salen en las revistas. Bueno, siempre puedes optar por distribuidores oficiales que sean algo más baratos, o por talleres especializados que trabajen con este tipo de componentes, pero debes de tener cuidado a la hora de elegir quién lleva a cabo ese trabajo, ya que estos son algunos de los riesgos más habituales que puedes correr:

1. La pinza podría no ser nueva: Tanto si acudes a un taller no especializado como si optas por comprar una pinza de segunda mano, deberías tener claro cuál es el origen de la misma, ya que esta podría proceder de un vehículo accidentado, de un coche que ha recorrido miles de kilómetros con ella o hasta de un vehículo robado. No es oro todo lo que reluce y las pinzas de freno son un componente crítico del vehículo y en sus manos ponemos nuestra seguridad e incluso nuestra vida. Si aun así vas a optar por ellas, ten primero muy claro su pasado…

2.  Huye de las marcas blancas: No es descabellado optar por unas pinzas de freno de un fabricante poco conocido, incluso nos pueden intentar dar gato por liebre y vendernos unas pinzas repintadas que ni siquiera pertenezcan al mismo modelo de vehículo. Cada pinza ha sido diseñada para un vehículo concreto y no deben montarse en un coche para el que no han sido diseñadas, pues el peso, la potencia y las características mecánicas del mismo varían entre los modelos y fabricantes. Una pinza inadecuada puede, en el mejor de los casos, silbar o durar menos, pero en situaciones menos favorables podrían fallar y frenar mal en ciertas condiciones de carga y velocidad.

3. Durabilidad: Las inclemencias meteorológicas y el calor que se produce en la frenada son un gran enemigo de la pintura, especialmente si esta es de mala calidad. Tanto si optas por comprar una pinza repintada como si decides llevar a cabo la hazaña de pintarla tú mismo, debes saber que es probable que al cabo de unos cuantos kilómetros esta se desconche o se decolore y provoque averías. Además, este mismo efecto nos impedirá ver cuál es el estado real de la pinza. Piensa que el ciclo de pintura industrial es largo y complejo, por lo que un proceso mejorado y perfeccionado en el tiempo, muy tecnificado, será el que asegure la longevidad de tus pinzas.

4. Calidad y averías: en el mercado de accesorios originales hay pinzas de colores adecuadas a cada modelo, lo que se traduce en garantías de calidad y postventa. Una pinza inadecuada, además de lo expuesto anteriormente, puede suponer un sobrecalentamiento de los frenos a causa del continuo rozamiento de la pintura con el disco. Si además no se trata de un accesorio original y no tiene garantía, posteriormente no podrás reclamar responsabilidades a quien te las montó. Imagina que has provocado un accidente en el que hay daños materiales y personales graves, ¿quién se hará cargo de los gastos porque decidiste optar por lo más barato y clandestino?

5. ¿Eres mecánico?: Puede que de la casualidad de que sí, y puede que no, pero en todo caso cambiar las pinzas de freno supone un trabajo de mecánica que debe ser hecho por un especialista. Supongamos que la pintura es de calidad porque es una pinza original o porque el ‘pintor’ hace muy bien su trabajo, ¿ahora quien la va a montar? Si has comprado unas pinzas nuevas a un distribuidor y has invertido algo de dinero en ello, lleva el coche a un taller especializado a que te las cambien, no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad. No solo la pintura podría dañar las pinzas de freno o el disco, sino también las operaciones preliminares sobre la parte hidráulica, que son una labor crítica que debe llevarse a cabo con conocimiento.

6. La temida ITV: Para muchos la respuesta a este punto será “bah, yo la llevo ahí donde mi coleguita que por algo más me pasa la inspección haciendo la vista gorda“. Bien, puede que te libres, pero ten en cuenta que el equipo de frenos es una de las cosas que más se miran durante la inspección técnica de vehículos, por lo que llevar unas pinzas de freno en mal estado o que no sean adecuadas podría suponer que te tiren para atrás en su aprobación.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com