Inicio » Noticias del Motor » ¿Pagamos demasiados impuestos por nuestro coche?

¿Pagamos demasiados impuestos por nuestro coche?

La respuesta rápida es que sí, que pagamos un montón de impuestos y que los impuestos se nos imponen. Bien, en eso no creo que nadie vaya a discutir, aunque en general los impuestos sirven para muchas cosas. Pero en el caso del coche, escuece. Y más sabiendo que hay coches que pagan más impuestos que otros, y suele ser porque contaminan más, porque son sucios, porque son deportivos y por tanto escapan a la socorrida definición de ser un bien de primera necesidad (que no sé yo si el coche se puede incluir ahí…).

Hay que decir varias cosas sobre la fiscalidad del coche, es decir, sobre lo que se nos grava solo por el hecho de comprar un vehículo, y es que los esfuerzos giran en torno a fomentar las ventas de los vehículos cuánto más eficientes, mejor. Que contaminen poco, que gasten poco combustible, que cumplan las exigencias de las normas como Euro 6. Nos invitan a cambiar los coches de más de diez años gracias al Plan PIVE, que según alguien en el Gobierno “existirá hasta que el mercado vuele solo”. Sí, muy bien, pero ¿de dónde sale ese dinero para que algunos cambien de coche? Exacto.

impuestos del coche

El precio que pagamos por nuestro coche en el concesionario se desglosa en:

  • Precio franco fábrica, o sea el precio base del coche sin impuestos, que es el mismo para todos los concesionarios del país.
  • Equipamiento opcional. Ya sabemos qué es.
  • El transporte del coche desde el taller al concesionario, precio muy variable que puede llegar a costar en torno a 400 euros.
  • IVA.
  • Impuesto de matriculación.
  • Impuesto de circulación.
  • Matriculación, donde se incluyen todos los gastos adicionales que tiene el concesionario al vender y matricular un coche: el pago en Tráfico de la licencia para el coche, placas de la matrícula y gastos de gestoría. A veces esto incluye el impuesto de matriculación, pero a veces no.

De aquí podemos reducir costes en el equipamiento, pero nada más. Bueno, es posible matricular el coche nosotros mismos, pero el ahorro es simbólico comparado con lo que hemos de pagar de impuestos. Donde de verdad estamos pagando de lo lindo es con el IVA, por supuesto, porque supone algo más de la quinta parte del precio total que tenemos que pagar (a menos que nos lo podamos deducir como autónomos), en el impuesto de circulación, que es anual y depende del criterio de nuestro Ayuntamiento, y en los costes de los impuestos al combustible que, de nuevo, si no nos lo podemos deducir supone un pico bastante importante en el total de la factura (hablamos de 21 euros de cada 100 de combustible).

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

gastos impuestos concesionario

El impuesto de circulación se paga en función de las emisiones de CO2 de esta forma:

  • Emisiones menores o iguales a 120g/km de CO2: 0%
  • Emisiones mayores de 120 y menores de 160 g/km de CO2: 4,75%
  • Emisiones mayores o iguales de 160 y menores de 200 g/km CO2: 9,75%
  • Emisiones mayores o iguales a 200 g/km de CO2: 14,75%

Como vemos, los impuestos son muchos y su coste para nuestro bolsillo es importante. Además algunos dependen de dónde vives, otros pueden cambiar año a año, otros son fijos, pero muy elevados como el IVA (y tenemos “suerte” ed que no tenga un 23% de IVA. Por otro lado vemos cómo los coches del cuerpo diplomático y otros tienen un IVA reducido, o están exentos, y claro, no nos hace demasiada gracia. Pero si les cobrasen IVA lo pagaríamos nosotros, no os preocupéis, con más impuestos.

No conviene olvidar que tenemos que pagar otros impuestos como son los que se aplican a “servicios” como la ORA, las zonas especiales, y un largo etcétera que debemos pagar cada vez que hacemos algo con el coche. También incluiría como impuesto lo que pagamos en los peajes, porque aunque objetivamente no sea un impuesto sobre el coche, sí lo es sobre su uso.

¿Pagamos muchos impuestos por nuestro coche? La respuesta larga es la que tratamos de dar aquí y es que sí, que pagamos mucho y que podríamos pagar mucho menos si las cosas fuesen más normales en este país. Y por normales entendemos que se quiera incentivar de verdad la compra de vehículos realmente eficientes, que se quiera animar a la gente a renovar el parque automovilístico, y que las administraciones no se basen en la recaudación de impuestos para solucionar los problemas de liquidez que puedan tener.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com