Inicio » Tutoriales de Automoción » El precio y los impuestos de la gasolina, ¿pagamos de más?

El precio y los impuestos de la gasolina, ¿pagamos de más?

Parece que no termino de superar lo de pagar impuestos en exceso, por eso siempre me planteo una pregunta que tiene un evidente y rotundo “sí” como respuesta. El precio de los carburantes ya sabemos, desde hace años, que tiene un porcentaje muy elevado de impuestos de todo tipo, incluso impuestos un tanto surrealistas, como ya contaremos. Es decir, no podemos negar que alrededor de la mitad del precio del litro de diésel, o de gasolina, da igual, son impuestos. Cuánto exactamente, ahora lo veremos.

Antes de seguir quiero romper una lanza a favor de las estaciones de servicio. ¿Cómo? Sí. Como veremos más adelante, los precios del carburante, si quitamos impuestos, son básicamente costes que debe asumir el mayorista, más un margen de beneficios que no es nada del otro mundo. Pueden ser dos o tres céntimos de euro limpios por cada litro de carburante (el margen bruto se sitúa en los 4,8 céntimos por litro para gasolina 95, y en 4,5 céntimos por litro para gasóleo A), y con eso tiene para todo su despliegue, pagar al personal, mantenimiento de surtidores, etc. Cierto es que las estaciones de servicio ganan mucho con sus tiendas, con esos márgenes “generosos”, pero con el carburante no tengo muy claro que se haga rico nadie aparte del Estado. Cómo no.

gasolina

¿De qué se compone el precio del carburante en España?

Básicamente tenemos cuatro partes principales en el precio del carburante, que realmente son dos, pero una de ellas tiene “subcategorías”: precio antes de impuestos, e impuestos. A su vez, los impuestos son el omnipresente IVA (el 21%), impuestos especiales (IE) y el antiguamente conocido como impuesto de ventas minoristas de determinados hidrocarburos líquidos (IVMDH), y que tenía un tramo estatal y uno autonómico. Hoy, a esos tramos se los denomina “tipo estatal especial”, “tipo autonómico del impuesto sobre hidrocarburos”. O sea, mismo perro, con diferente collar.

Si teníamos la impresión de que nos cobran lo que quieren por repostar carburante, estábamos en lo cierto. Aquí cobra todo el mundo: autonomías y Estado, este último en tres ocasiones (Impuestos Especiales, el “tipo estatal especial” y el IVA). Eso lo primero. Lo segundo es que en España tenemos unos precios de combustibles altos, pero en realidad no somos el país que cobra más impuestos por ese combustible: tenemos el precio antes de impuestos de entre los más altos de Europa. Y cuando digo que Europa, digo el cuarto precio más caro de toda Europa en gasolina 95, y el quinto más caro en gasóleo A. Lo vemos para gasolina 95:

PAI gasolina 95

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

El “truco” entonces es que el precio antes de impuestos es carísimo, y eso creo que se debe achacar a la distribución, o algo. Pero no vamos a ponernos a especular. Seguimos analizando los precios y los impuestos. Como comentamos, tenemos por un lado el precio “base” del carburante, que depende de cosas como la cotización internacional, costes de las estaciones de servicio (personal, mantenimiento, etc.), el coste de transporte del carburante hasta la propia estación de servicio, y el margen de beneficio de los mayoristas (que ronda el 1,5% aproximadamente).

El Gobierno se plantea subir los impuestos que gravan el diésel equipararlos a los de la gasolina (un 33% superiores), porque así recaudarán más impuestos sin tocar otras áreas. Esto se plantea porque (con datos de 2012) la fiscalidad medioambiental representa en España solo el 1,57% del PIB, frente al 2,18% de Alemania o el 2,63% del Reino Unido. En resumen, que no nos sorprendan subidas escalonadas y escandalosas en el precio del diésel.

Sobre eso se aplican diferentes impuestos y es donde viene la “gracia”: el impuesto del tipo autonómico suele ser un porcentaje pequeño (pero ahí se incluía el famoso céntimo sanitario que realmente eran “3 céntimos”, y normalmente se incluye cualquier cosa que se les ocurra a las Autonomías que puedan gravar a sus ciudadanos; y el impuesto del tipo estatal, que suele ser un impuesto importante que rivaliza incluso con el precio de la cotización internacional (podamos referirnos tranquilamente a un 30% del precio total del litro en gasolinera). Y luego está el querido IVA, que se aplica a la suma de todo lo anterior. Sí, pagamos IVA de impuestos: la repera, y esto es lo que llamaba yo surrealista.

Más cosas curiosas: el precio antes de impuestos varía entre provincias. ¿Sorprendidos? No deberíais:

PAI por comunidades gasolina 95

Y una vez que se suman los impuestos,… tenemos esto (comparad meticulosamente los dos gráficos para llevaros una sorpresa):

PVP por provincias gasolina 95

Como podéis suponer, similares gráficos vamos a tener en cuanto a gasóleo A, por tanto no merece la pena entrar en tanto detalle. Lo que sí podemos hacer es quedarnos con la clave del asunto: aproximadamente la mitad del precio del litro de combustible está formado por diferentes impuestos, y la tendencia es que siga subiendo ese porcentaje, porque se sabe perfectamente que España está a la cola en cuanto a recaudación de impuestos relacionados con el medio ambiente, lo “verde” y los hidrocarburos.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com