Inicio » Noticias del Motor » ¡Oficial! Saluda al BMW M5: Sobredosis de altas prestaciones y dinamismo en formato berlina

¡Oficial! Saluda al BMW M5: Sobredosis de altas prestaciones y dinamismo en formato berlina

Un secreto tan esperado con el nuevo BMW M5 es algo complejo de guardar, así que esta mañana os mostrábamos las primeras imágenes filtradas de la berlina más prestacional de la firma bávara. Con el nuevo M5, BMW M GmbH lanza al mercado la sexta generación de la berlina de altas prestaciones más exitosa del mundo, y hay que tener en cuenta que el primer BMW M5 se lanzó al mercado en el año 1984, por lo que no les ha ido nada mal.

Según la marca, el nuevo BMW M5 brilla por sus mayores prestaciones, pero también convence por ser un automóvil que ahora cuenta con un enfoque mucho más apropiado para el uso cotidiano y lo distingue su comportamiento impecable. Entre sus novedades más destacadas encontraremos el nuevo sistema M xDrive, una tecnología de tracción a las cuatro ruedas que permite disfrutar con mayor seguridad del potencial dinámico de la berlina del hombre de negocios. Para no aburrirnos, iremos punto por punto.

El nuevo BMW M5 saldrá a la venta a partir de la primavera de 2018, al igual que la primera edición con equipamiento exclusivo.

Puntos clave:

Estética arrolladora

Los cambios respecto al BMW Serie 5 son palpables, con una estética mucho más agresiva y aerodinámica en la que no faltan el recién diseñado paragolpes delantero, con sus entradas de aire de mayor tamaño; una anchura de vía mayor que su predecesor, los paneles laterales delanteros fabricados en aluminio (al igual que el capó), el techo de plástico de alta resistencia reforzado con fibra de carbono (CFRP) para aligerar peso o un difusor trasero, unos faldones laterales, un paragolpes trasero, un alerón y unos retrovisores exteriores específicos y de nueva factura. Entre el catálogo de colores exteriores podremos encontrar tonalidades metalizadas y en acabado mate.

La toma de aire central con forma hexagonal situada en la parte delantera no solo está claramente separada de las
entradas de aire laterales, sino que además incorpora el sistema de refrigeración del aceite.

Las llantas de serie están fabricadas en una aleación ligera y cuentan con un diseño de cinco radios dobles en Orbitgray pulido (delante: 9,5J x 19; detrás: 10,5J x 19), estando calzadas con unos neumáticos en medidas 275/40 R 19 en la parte delantera y 285/40 R 19 en la parte trasera. Opcionalmente podemos optar por otras de 20 pulgadas. Tras estas encontramos unos frenos BMW M Compound de serie, con discos de freno autoventilados y perforados en el eje delantero. Llevan pinzas fijas de seis pistones y son de color azul con el logotipo M. En la parte trasera, la desaceleración se consigue mediante los frenos de pinza flotante de un solo pistón, también en azul, con freno de estacionamiento integrado.

Opcionalmente están disponibles unos frenos cerámicos de carbono M. Las pinzas, en este caso, son de color dorado con el logotipo M (pinzas fijas de seis pistones en la parte delantera, pinzas flotantes de un solo pistón en la parte trasera).

En el interior también encontramos algunas novedades, con espacio para hasta cuatro pasajeros. El asiento del conductor es el centro de todo, con todas las funciones del vehículo situadas directamente en el campo de visión del mismo. Cuenta con un cuadro de instrumentos digitales y un Head-Up Display de diseño específico para el M5, asientos deportivos con ajuste eléctrico, asiento calefactable y logotipo M en relieve en los reposacabezas, los dos botones M1 y M2 de color rojoo tapicería de cuero Merino de serie, entre otros.

Sistema de tracción M xDrive

Por un lado gran dinamismo y altas prestaciones y, por el otro, las cualidades de una berlina de negocios apropiada para el uso diario: estas son las palabras con las que BMW describe el concepto típico de los modelos M. Según los responsables de la marca, la parte principal de BMW xDrive es su inteligencia central con software específico de M, que está a cargo de la regulación integral del dinamismo longitudinal y transversal.

Los componentes principales del sistema M xDrive son los siguientes: diferencial con acoplamiento multidiscos de regulación electrónica, diferencial M activo posterior y diferencial delantero.

Dos ejes articulados que transmiten el momento de tracción desde el distribuidor hacia los diferenciales de los dos ejes. Desde allí, dos ejes articulados se encargan de transferir el momento de impulsión desde el distribuidor hacia el diferencial delantero y posterior. Desde allí, los ejes inducidos transmiten las fuerzas de propulsión a las ruedas. El innovador control de los componentes está a cargo del sistema de regulación dinámica específica de M que, entre otros, está conectado al Control Dinámico de la Estabilidad (DSC).

La transmisión de la potencia del motor a las ruedas está a cargo de la nueva caja de cambios M Steptronic de ocho marchas con Drivelogic. Para hacernos una idea más “campechana” del sistema, el reglaje que acentúa la tracción posterior se obtiene en la medida en que M xDrive únicamente activa la tracción delantera cuando las ruedas llegan a su límite de capacidad de tracción. Adicionalmente, el conductor dispone de cinco posibles configuraciones, que se basan en combinaciones de los modos DSC (DSC on, MDM, DSC off) y de los modos de xDrive (4WD, 4WD Sport, 2WD).

Caja de cambios de ocho marchas Steptronic con Drivelogic

En el nuevo BMW M5, la potencia se transmite a través de una caja muy dinámica M Steptronic de ocho marchas con Drivelogic. En combinación con M xDrive y el motor V8 optimizado, el nuevo BMW M5 provisto de esta caja es capaz de acelerar con vehemencia y tiene una gran capacidad de recuperación -según la marca-. La caja ofrece unos cambios de marcha sumamente rápidos sin interrupción de la fuerza de tracción, reacciones directas a los cambios de carga y una gran calidad de las operaciones del cambio de marchas.

Según BMW, gracias a la mayor extensión de la relación de la caja de cambios, las caídas de las revoluciones al cambiar de marchas son menores que en modelo antecesor, de manera que en cualquier situación se dispone de un desarrollo óptimo. Por otra parte, la configuración de la transmisión se puede modificar usando el interruptor Drivelogic situado en la palanca de cambio. El modo Drivelogic 1 corresponde a una conducción eficiente. El modo 2 se presta a la conducción rápida con unos tiempos de cambio acortados; y el modo Drivelogic 3 está optimizado para la conducción deportiva en el circuito gracias a sus tiempos de cambio extremadamente cortos.

Además, en el tráfico vial se obtienen ventajas adicionales: a diferencia de lo que sucede con otras cajas automáticas, en las que sólo se puentea el convertidor en las marchas superiores, el acoplamiento de puenteo del convertidor de la caja M Steptronic de ocho marchas está cerrado inmediatamente después de poner en marcha el coche, de manera que se produce una conexión casi rígida entre el motor y el árbol de transmisión. Al mismo tiempo, una turbina de amortiguación de la torsión se opone a las irregularidades de giro. La conexión directa de la caja de cambios al cardán crea una sensación de conducción muy deportiva.

Motor turbo V8

El nuevo BMW M5 está equipado con la última versión del motor V8 M de 4.400 cc con tecnología TwinPower Turbo. Este propulsor optimizado de altas revoluciones es superior a su antecesor en lo que se refiere a potencia y par motor, pues alcanza los 600 CV (441 kW) entre las 5.600 y las 6.700 rpm para deleitarnos con un 0 a 100 km/h en solo 3,4 segundos y un 0 a 200 km en 11,1 segundos. La velocidad máxima es de 305 km/h con el paquete M Driver, mientras que de serie nos tendremos que “conformar” con unos nada despreciables 250 km/h.

El nuevo M5 permite modificar la configuración del motor con solo pulsar un botón, desde el ajuste básico Efficient hasta Sport o Sport Plus, lo que da, como resultado, una respuesta aún más rápida a los movimientos del acelerador.

Entre las optimizaciones que lograron los ingenieros caben resaltar la mayor presión de la inyección (hasta 350 bar), la nueva unidad turbo, sistemas de refrigeración y lubricación de mayor rendimiento, y un sistema de escape modificado más ligero, que logra realzar aún más el típico sonido M gracias al botón M Sound Control. Respecto al par, hablamos de 750 Nm (+70 Nm) entre las 1.800 y las 5.600 vueltas. El consumo medio de combustible asciende hasta los 10,5 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 241 g/km.

Dinamismo según preferencias: 4WD, 4WD Sport o 2WD

Cuando se pone en marcha el motor, el nuevo BMW M5 siempre se encuentra en el modo 4WD. Incluso en esta configuración básica, que, en total acuerdo con la agilidad de los modelos M, primero admite un resbalamiento de las ruedas traseras, M xDrive ofrece ventajas perceptibles, por ejemplo, al salir acelerando de una curva. Por otro lado, considerando la capacidad de aceleración de 0 km/h a 100 km/h o 200 km/h, la berlina marca tiempos muy llamativos, que opacan a los del modelo anterior.

Activando la segunda configuración, el M Dynamic Mode (MDM) combinado con el modo 4WD Sport, se pone de manifiesto todo el potencial deportivo y dinámico del coche para que el conductor experimentado pueda aprovecharlo al máximo. En estas circunstancias el nuevo BMW M5 es claramente más ágil que en la configuración básica, colocando aún más momento de impulsión en el eje trasero.

El MDM admite un resbalamiento claramente mayor de las ruedas, por lo que los pilotos experimentados pueden conducir la berlina con derrapes controlados, disfrutando así al máximo la típica agilidad del nuevo BMW M5. La tendencia al sobreviraje se nota con la debida anticipación y se mantiene controlable debido al carácter lineal del aumento angular del derrape. Además, MDM ayuda a que el coche mantenga su estabilidad en situaciones extremas.

Estando desactivado el DSC, se dispone de tres modos (4WD, 4WD Sport y 2WD). Estando activo el modo 4WD, el comportamiento de M xDrive es neutral, favoreciendo el dominio óptimo del coche y contribuyendo a una excelente capacidad de tracción. Esto es ventajoso particularmente en condiciones
neutrales hasta adversas de la calzada. Adicionalmente, el modo 4WD le ofrece al conductor la posibilidad de conocer el potencial dinámico del nuevo BMW M5 estando desactivado el sistema de regulación.

En el modo 2WD, el conductor experimentado y purista a los mandos del nuevo BMW M5 puede disfrutar al máximo de la conducción según sus propias preferencias, conduciendo una berlina de altas prestaciones y avanzada tecnología de tracción trasera. El diferencial M activo se encarga de que el coche tenga un comportamiento maniobrable y ágil, pudiéndose dosificar finamente la potencia y controlar en todo momento el coche.

Galería de imágenes

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com