Inicio » Noticias del Motor » Lamborghini quiere algo del Lexus LFA: ¿Qué demonios hacen grabando el sonido de su V10?

Lamborghini quiere algo del Lexus LFA: ¿Qué demonios hacen grabando el sonido de su V10?

Si eres un curioso del mundo del motor y eres lector asiduo te habrás dado cuenta de que hace tiempo empezamos una nueva línea de artículos que tienen como finalidad ofrecer un poco de información sobre los motores que equipan algunos de los coches más impresionantes del planeta.

Ya os hablamos de la mecánica del Porsche 911 GT3, de la mecánica V12 de 6.498 cc del Lamborghini Aventador LP 700-4, de la mecánica V10 del Porsche Carrera GT, o del motor W16 del Bugatti Veyron entre otras.

Pues bien, a principios del 2000 y con vistas a ser tan solo un proyecto de investigación y desarrollo bastante sencillo, Toyota Motor Coporation estableció el programa LFA. Con la llegada del proyecto a manos de Haruhiko Tanahashi, el equipo encargado del proyecto LFA recibió varias luces verdes y cheques en blanco y comenzó a ganar impulso y lo que empezó siento un ejercicio de I+D se convirtió en un programa de desarrollo individualizado.

La tarea no era fácil ya que todo se transformó en la creación de un superdeportivo, el LFA. El equipo encargado no era un grupo corriente, sino que se había formado por unos ingenieros con mucho talento que compartían una pasión por la conducción deportiva y por métodos de ingeniería poco convencionales.

Al año siguiente de la llegada de Tanahashi-san, comenzó el trabajo en el motor V10 del LFA y, a mediados del 2003, se completó el primer prototipo.

Escape Lexus

Como todos sabréis, el LFA terminó produciendo a mano en el taller del LFA en la planta Motomachi de la Ciudad Toyota. Sólo se construyeron 500 ejemplares, a un ritmo máximo de 20 unidades por mes para garantizar una calidad de fabricación y una atención al detalle durante el proceso de personalización sin igual.

Cada motor V10 era montado por un solo ingeniero y llevará su firma como prueba de la naturaleza individualizadora, pero espera, ¿un V10?…

En alguna ocasión os hemos mostrado el sonido del V10 del LFA y la verdad es que pone los pelos de gallina, pero ¿sabes por qué?, y lo mejor de todo, ¿sabes que Lamborghini está interesado en este sonido?

Así es, en las inmediaciones de la sede de Lamborghini se ha sorprendido a un Lexus LFA entrando y saliendo con un dispositivo de grabación montado en la zona del escape.

Sabemos que el LFA del vídeo se ha registrado en Ingolstadt, Alemania, debido a las placas de matrícula. Eso significa que Audi prestó el coche a su casa italiana, lo que no sabemos es para qué modelo futuro emplearán el estudio de este imponente V10.

El equipo de acústica de Lexus estudió el inconfundible sonido generado por un coche de Fórmula 1 al máximo de sus revoluciones. Mediante el énfasis en la frecuencia de la segunda combustión en el motor del LFA y con la introducción de armonías ardientes primarias, secundarias y terciarias, Tanahashi-san y su equipo crearon una característica nota de escape diferente de cualquier otro coche en carretera, a la que denominaron “Armonía de Octava”.

Este sonido sólo ha sido posible gracias al ajuste meticuloso del sistema de escape de fase múltiple. Las bancadas derecha e izquierda del motor presentan colectores de escape de igual longitud y de gran diámetro que no sólo mejoran los niveles de par motor a altas revoluciones, sino que además crean una calidad de sonido armónica y clara.

Tras dejar los convertidores catalíticos, los escapes separados de la derecha y la izquierda fluyen a través de una caja silenciadora más pequeña y, a continuación, pasan al silenciador principal de fases múltiples instalado detrás de la caja de cambios en el eje de trasero.

El silenciador principal presenta una estructura de titanio ligero y utiliza una válvula que selecciona entre dos caminos que canalizan el flujo de escape de acuerdo con la velocidad del motor. A 3.000 rpm o menos, la válvula permanecerá cerrada para guiarlo a través de cámaras múltiples que obtienen una nota de escape discreta. Por encima de este límite, la válvula se abre y permite que el escape eluda las cámaras y pase a una única cámara de resonancia, desde donde saldrá directamente a través de las tres salidas de escape llamativamente agrupadas del LFA.

LFA 1

El sistema de inducción del V10 también se ha modificado. La caja de resonancia única de resina partida horizontalmente, imita las cámaras acústicas de los instrumentos de cuerda y viento.

Hasta 4.000 rpm emite la frecuencia primaria del motor a 300 Hz. Ésta cambia a 400- 500 Hz según las revoluciones del motor aumentan a 6.000 rpm y finalmente alcanza su valor más elevado a 600 Hz cuando el motor se aproxima ruidosamente a las 9.000 rpm.

Además, el puerto de admisión de aire primario se ha construido con un material poroso para producir unos tonos entre bajos y medios. El sonido de la alimentación y el escape del motor se han canalizado hacia el habitáculo para que el conductor pueda vivir la melodía de primera mano.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com