Inicio » Pruebas de Coches » Prueba Opel Mokka X 1.6 CDTI 136 CV Excellence: 100% General Motors

Prueba Opel Mokka X 1.6 CDTI 136 CV Excellence: 100% General Motors

Con la llegada del Crossland X, en Opel ya tienen dos opciones dentro del segmento B-SUV para plantar cara a los muchos rivales existentes. El Mokka X juega la baza del tamaño y prestancia para convencer a los usuarios, dejando el lado práctico al recién llegado que en cierto modo tiene que satisfacer a los clientes que todavía piensan en los B-MPV. Opel fue de las más rápidas en reaccionar al éxito del Nissan Juke y a lo largo del verano del 2012 lanzó el Mokka. Desarrollado en colaboración con Chevrolet por aquello de reducir los costes, ha sido un…
Diseño/Estética - 7.5
Calidad de acabado - 8
Equipamiento de serie - 7.5
Equipamiento opcional - 8.5
Habitabilidad - 7
Maletero - 7
Motor/Refinamiento - 7.5
Prestaciones - 7.5
Consumos - 9
Transmisión - 7
Dirección - 8
Frenos y neumáticos - 8
Comportamiento - 8
Calidad de rodadura - 7.5
Relación valor-precio - 8

7.7

Notable

El Mokka X demuestra que tiene muchos argumentos para seguir en lo más alto. Quizás su punto más criticable es una habitabilidad algo limitada pero a cambio ofrece opciones tan interesantes como el sistema de tracción total a las cuatro ruedas. El motor diésel de 136 CV va muy bien y gasta poco en cualquier circunstancia. En lo relativo a los precios, mejor pregunta en el concesionario que suelen bajar bastante.

Con la llegada del Crossland X, en Opel ya tienen dos opciones dentro del segmento B-SUV para plantar cara a los muchos rivales existentes. El Mokka X juega la baza del tamaño y prestancia para convencer a los usuarios, dejando el lado práctico al recién llegado que en cierto modo tiene que satisfacer a los clientes que todavía piensan en los B-MPV.

Opel fue de las más rápidas en reaccionar al éxito del Nissan Juke y a lo largo del verano del 2012 lanzó el Mokka. Desarrollado en colaboración con Chevrolet por aquello de reducir los costes, ha sido un vehículo de muy buena aceptación en el continente europeo. Tan elevada fue su demanda que GM optó por producirlo tanto en Corea del Sur como también en España para aumentar el volumen y reducir los tiempos de espera.

Hace unos meses la firma alemana realizó un lavado de cara bastante profundo que le ha sentado realmente bien. Lógicamente mantiene la estructura básica del modelo pero son nuevos el frontal, interior, algunos motores y llegan novedades de equipamiento, además de recibir una nueva denominación: Mokka X. La “equis” define a los crossovers de la marca independientemente de si pueden equipar o no tracción total.

El Mokka X es un producto 100% General Motors y por tanto no tiene tantos puntos en común con los Crossland X o Grandland X, dos todocaminos desarrollados en colaboración con PSA. Con estos dos modelos no comparte ni los motores, y además es el único que puede disponer de tracción total.

Durante una semana he tenido la oportunidad de probar un Mokka X 1.6 CDTI 136 CV Excellence con caja de cambios manual y sistema de tracción sencillo al eje delantero. Ya te adelanto que los cambios han sido siempre para bien y aunque sigue sin ser “perfecto”, es un producto equilibrado.

DISEÑO

Si hay algo que tienen los todocaminos pequeños frente a los polivalentes tradicionales es imagen. Sus mayores dimensiones en todas las direcciones los convierten en algunos casos en alternativas reales a los compactos, añadiendo además ese toque “campero” que tanto gusta.

En Opel han jugado la baza del tamaño para convencer a los usuarios. Con 4,275 metros de longitud queda bastante lejos de los habituales cuatro metros y poco del segmento B y se permite el lujo de acercarse mucho a los SUVs compactos (un S-Cross mide 4,30, el Ateca 4,36 y un Qashqai 12 cm más que el Mokka X). ¿Qué se consigue con ello? Ganar en porte y prestancia como ya hicieron con el Meriva o sucede actualmente con el Insignia Grand Sport –bastante grande-.

El Mokka X es un modelo que destila robustez desde cualquier ángulo. Transmite la sensación de ser más coche que muchos de sus rivales, especialmente ahora que ha adoptado el frontal inspirado en el Astra, con ópticas rasgadas y una llamativa iluminación diurna por LEDs

Como buen todocamino, no faltan los detalles que maquillan su imagen. Barras de techo cromadas, plásticos negros en el contorno de los pasos de rueda, protectores de bajos… Todo está muy estudiado para incrementar la sensación de robustez y dureza característica de los 4×4 puros.

En la zaga el carácter de novedad pierde su efecto al recibir pocos cambios. Son nuevas las carcasas de los pilotos y algunos detalles menores pero es muy fiel al producto original, conservando la estrecha luneta posterior o un borde de carga elevado.

Algo que seguramente les gustará a los interesados en el Mokka X es que en todos los casos la presencia es impecable. Esto se ha conseguido incluyendo de serie desde el nivel más sencillo Selective las llantas de aleación de 17 pulgadas, los faros antiniebla. Barras de techo o protectores de bajos en color metálico.

INTERIOR

Nada más abrir la puerta el Mokka X te recibe con un salpicadero totalmente rediseñado mucho más atractivo que el anterior. Se han reducido el número de botones, la consola central presenta un diseño más limpio y la instrumentación se ha puesto al día, todo ello para dejar atrás las muchas críticas recibidas.

Al toque, todos los plásticos superiores elegidos por Opel son acolchados y muy agradables. Hay apliques en símil aluminio pulido y tanto el volante como el pomo del cambio se visten en cuero de buena calidad. Si se opta por el tapizado en piel opcional, la sensación que transmite poco tiene que ver con la de un segmento B. Esta es posiblemente una de las bazas del Mokka frente a sus rivales, sobre todo si los interesados han echado un vistazo a los Renault Captur o Nissan Juke, con plásticos mejorables.

Y si los materiales convencen, también lo hacen los ajustes. La terminación está muy cuidada, no hay bordes cortantes ni holguras entre los plásticos por muy escondidos que estén. Otro detalle de calidad es que desde el interior no se puede ver nada de chapa, ni siquiera en los marcos de las puertas. Lo que con ciertos colores puede disimularse, en un naranja como el de la unidad probada habría quedado muy feo. Opel recubre todo el marco superior de las puertas con un plástico negro de buen aspecto.

La nueva instrumentación es similar a la que llevan los Opel Corsa. Presenta una pantalla LCD de mayores dimensiones que antes y a color, con un ordenador más completo y legible. Sigue sin gustarme el control del menú desde la palanca de los intermitentes aunque tampoco es un problema importante.

El sistema multimedia ha mejorado notablemente. Ahora puede tener una pantalla táctil de hasta ocho pulgadas y por supuesto aterriza con las últimas novedades en conectividad, incluidos Apple CarPlay, Android Auto y MirrorLink. Como buen Opel, también posee el sistema OnStar y Wi-Fi, dos elementos que tienen un coste adicional pasado el tiempo de cortesía.

HABITABILIDAD

Teniendo en cuenta que es un crossover del segmento B, el Mokka X tiene un habitáculo correcto. Las plazas delanteras presentan buenas cotas en general y no habrá sensación de agobio ni roces no intencionados con el ocupante derecho. Sí sorprende la postura al volante, mucho más alta de lo habitual y que permite tener un mayor control del resto de tráfico. En un Captur o 2008 la sensación es más “de turismo”.

En las plazas posteriores la peor cota se la lleva la anchura. Con 1,30 metros disponibles, tres adultos tendrán bastantes problemas de convivencia en viajes largos. El espacio para las piernas está en un término medio, destacando frente a la competencia en la altura libre al techo. El acceso a estas plazas no es tan cómodo como en otros modelos debido a que las puertas no tienen mucho ángulo de apertura.

El maletero tampoco bate de récords de capacidad, con 356 litros mínimos ampliables hasta los 1.372 si se quita la bandeja, se pliega la banqueta y se abaten los respaldos. En este caso el espacio de carga es totalmente plano, lo que facilitará mucho el transporte de objetos largos. Para los ciclistas, el sistema FlexFix es una solución muy útil e interesante, y no muy cara.

EQUIPAMIENTO/PRECIO

La gama actual del Mokka X está formada por los niveles de acabado Selective, Excellence, Color Edition y el nuevo Ultimate. Todos van bien servidos de serie aunque el Excellence probado parece el más interesante por su equilibrio general.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Entre los más importante de serie hay que citar el climatizador automático de dos zonas, 4 elevalunas eléctricos, cierre con mando, antinieblas, llantas de aleación de 18 pulgadas, control de velocidad, paquete visibilidad, luces diurnas por LEDs, sistema de navegación, sensores de parking delanteros y traseros, alerta pre-colisión, etc.

Entre las opciones más interesantes están los faros Full LED, tapizado en piel, asientos y volante térmicos, sistema FlexFix, cámara Opel Eye (lector de señales + alerta de cambio de carril), sistema de acceso y arranque sin llave, techo solar eléctrico, pintura especial o llantas de aleación de 19 pulgadas.

La unidad probada con el motor 1.6 CDTI de 136 CV, tracción sencilla, cambio manual y nivel de terminación Excellence tiene un precio de partida de 25.940 € aunque con la promoción actual parte de los 22.882 €. Si se añade la dotación opcional, sube hasta los 26.734 € con la promoción actual (pero sin financiar con la marca, de hacerlo son otros 1.300 € menos). Dado el equipamiento y potencia del motor, está un poco por encima de los rivales en coste aunque no hay que olvidar que en los concesionarios los precios bajan bastante.

MECÁNICA

La motorización 1.6 CDTI con 136 CV de la unidad probada es también la más interesante por sus bajos consumos y buen nivel de prestaciones. Hay una alternativa con 110 CV que puede cumplir perfectamente pero sólo se vende con el nivel de acabado Business, enfocado a empresas. En gasolina los 1.4 Turbo van bien pero los consumos son muy sensibles al tipo de conducción.

Un detalle que destaca del Opel Mokka X respecto a sus rivales es que el cliente puede elegirlo con tracción total a las cuatro ruedas, un elemento que no está tan extendido en el segmento B. Opcional en este motor diésel por unos 2.300 € adicionales, aporta una mayor motricidad en ciertas situaciones aunque no hay que olvidar su condición de crossover, estando limitado por la escasa altura libre al suelo y el conjunto llanta/neumático.

Este bloque también se puede solicitar con una caja de cambios automática con seis velocidades. Tiene un sobrecoste de unos 1.200 € y puede ser recomendable por su suave –y a veces lento- funcionamiento, especialmente comparado con la tosquedad del cambio manual que tampoco es rápido.

Respecto a sus rivales, el Mokka X pesa bastante más. Esta versión arranca en los 1.449 kg y eso se nota en el andar de sus motores, algo inferior a lo que podría esperarse dada la potencia anunciada. La buena cifra de par del CDTI 136 CV sin embargo permite que se puedan realizar adelantamientos con total seguridad aunque eso sí, habrá que reducir una velocidad en ciertos casos.

Este bloque no es especialmente refinado en frío pero una vez toma temperatura disimula bien el sonido y las vibraciones. Ni en aceleraciones fuertes resulta molesto. El sistema Stop&Start no es perfecto pero tampoco invita a su desconexión

No me ha gustado la ausencia “de vida” de este bloque por debajo de las 1.800 rpm. Queda demasiado flojo y aunque se acelere no hay una respuesta medianamente enérgica, obligando al uso del cambio. Una vez superada esa barrera empuja con fuerza en todo el rango medio e incluso tiene un cierto efecto “turbo” que a día de hoy puede resultar brusco.

Lo que no admite queja alguna es todo lo relacionado con el gasto de combustible. El Mokka X CDTI es de los vehículos más parcos del segmento sin necesidad de esforzarse. Es cierto que hay otros modelos capaces de consumir menos si uno se lo propone pero lo interesante aquí es que no hay necesidad de buscar la eficiencia. Por así decirlo, “viene de serie”.

Motor1.6 CDTI Excellence 2WD 6MT
Cilindrada1.598 cc
Potencia136 CV a 3.500 rpm
Par320 Nm a 2.000 rpm
Peso1.449 kg
Dimensiones Lar/An/Al mm4275 / 1781 / 1658
Volumen Maletero356 / 1.372 litros
Aceleración 0 a 100 km/h9,9 seg (10,2 en prueba)
Recuperación 80 a 120 km/h8,1 seg
Velocidad máxima190 km/h
Consumo homologado4,3 L/100 (5,5 L/100 en prueba)
Emisiones CO2 por km114 g
Precio de partidaDesde 25.941 € ( 21.501 € con todos los descuentos)

En autovía a ritmos legales ronda los cinco litros mientras que en carreteras secundarias coquetea con los 4,5 l/100. Ya en ciudad lo normal es quedarse sobre los 6,0 L/100 aunque si el tráfico complica las cosas puede subir algo más. Con los 52 litros de depósito se pueden recorrer unos 1.000 km sin necesidad de repostar e incluso algo más si te lo propones.

EN MARCHA

El Opel Mokka X es un automóvil válido para todo tipo de desplazamientos por potencia, espacio suficiente para cuatro ocupantes y comportamiento. Pese a ello, hay que tener presente que su distancia entre ejes no es demasiado generosa, lo que se traduce en movimientos algo nerviosos del eje trasero cuando aparecen baches.

Las suspensiones tienen un tarado correcto, más duro que flexible, lo que permite contener los balanceos de la carrocería. Lo malo es que esa dureza pasa factura a los ocupantes a la hora de superar baches y badenes, con reacciones más secas de lo normal. En cualquier caso, no es algo preocupante, pero si he echado de menos un poco más dulzura al superarlos.

Tampoco la calidad de rodadura está al nivel que esperaba, produciéndose muchos ruidos que provienen de los retrovisores y ruedas. Modelos como el Fiat 500X, Audi Q2 o Skoda Yeti tienen un mejor aislamiento mientras que los Renault Captur o Citroën C4 Cactus son más ruidosos (aunque no necesariamente más incómodos).

A la hora de jugar entre curvas, el Mokka X no es un coche que se sienta cómodo en tramos virados, con un eje posterior que en firmes no inmaculados puede sorprender con alguna reacción no prevista (bota). Esto no quiere decir que no sea un coche seguro; sólo que no le gusta una conducción excesivamente dinámica. Aún con todo, se puede rodar muy rápido, algo en lo que ayuda el buen tacto de la dirección, buena por asistencia y la cantidad de información que transmite.

Pese a la tracción total está disponible, el Mokka no es un todoterreno. Eso se nota por su recortada altura al suelo. Podría ser fácil golpear los bajos en pistas, por lo que es un coche pensado para circular por carreteras o caminos en buen estado. Para subir a las estaciones de esquí o en zonas en las que llueve mucho, añade un punto en seguridad. Si ese no es el escenario más habitual, quizás no te compense invertir en ella.

En ciudad es un vehículo cómodo por la posición elevada y por su tamaño, no muy voluminoso. Los días de lluvia la luneta posterior queda casi en su totalidad sucia y hay que fiarse de la cámara posterior en las maniobras de estacionamiento. Me ha gustado que tenga sensores también delante, resultando un elemento práctico (y son de serie en el acabado Excellence).

El sistema de iluminación es excelente cuando va equipado con los faros Full LED. La función corta/larga no es perfecta en su funcionamiento pero cumple mientras que el sensor de encendido/apagado en túneles no resulta lento. El control de velocidad es convencional, sin posibilidad de añadir uno adaptativo. El control de objetos en ángulo muerto, anteriormente disponible, ha desaparecido en el nivel Excellence y es una pena dada la seguridad que aporta.

La presentación y posibilidades de equipamiento están a muy buen nivel. Además puede equipar el sistema de tracción total, un elemento no tan habitual en este segmento. El motor diésel de 136 CV gasta muy poco y tiene unas prestaciones más que suficientes. Los precios “reales” son competitivos
El espacio en las plazas posteriores no está al nivel de los mejores, con una anchura bastante justa. El maletero tampoco brilla, quedando lejos de los 400 litros del SEAT Arona aunque al menos supera los 332 litros del Kia Stonic. El peso es elevado y se percibe en algunos momentos durante la conducción, especialmente en curvas lentas

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com