Inicio » Pruebas de Coches » Prueba Ford Tourneo Courier 1.0 Ecoboost 100 CV Sport: Mucho coche por muy poco

Prueba Ford Tourneo Courier 1.0 Ecoboost 100 CV Sport: Mucho coche por muy poco

Hace unos años los MPVs se convirtieron en los vehículos de moda gracias a sus múltiples soluciones destinadas a mejorar la comodidad de sus ocupantes, además de gozar de unas dimensiones interiores más generosas. Hoy día han perdido notoriedad y son los crossovers los que dominan las emociones de los usuarios. A pesar de haber perdido cierta relevancia, los MPVs son productos necesarios en el mercado para satisfacer la demanda de muchas familias que requieren mucha capacidad interior. Sin embargo hay un segmento que también puede ofrecer lo mismo y por menos dinero: los derivados de turismo. Diseñados en un…
Diseño/Estética - 7.5
Calidad de acabado - 7
Equipamiento de serie - 6.5
Equipamiento opcional - 5.5
Habitabilidad - 9.5
Maletero - 8.5
Motor/Refinamiento - 7
Prestaciones - 5.9
Consumos - 6.5
Transmisión - 8
Dirección - 8
Frenos y neumáticos - 7.5
Comportamiento - 8.5
Calidad de rodadura - 8
Relación valor-precio - 9

7.5

Notable

El Courier es una interesante alternativa a los MPVs pequeños. Cumple con un interior amplio y un maletero muy generoso, tiene un comportamiento muy semejante al de un turismo y la calidad de rodadura es muy buena. Le faltan algunos elementos de equipamiento habituales hoy día y quizás el bloque 1.0 Ecoboost con 125 CV, variante que podría llegar el año que viene junto al lavado de cara.

Hace unos años los MPVs se convirtieron en los vehículos de moda gracias a sus múltiples soluciones destinadas a mejorar la comodidad de sus ocupantes, además de gozar de unas dimensiones interiores más generosas. Hoy día han perdido notoriedad y son los crossovers los que dominan las emociones de los usuarios.

A pesar de haber perdido cierta relevancia, los MPVs son productos necesarios en el mercado para satisfacer la demanda de muchas familias que requieren mucha capacidad interior. Sin embargo hay un segmento que también puede ofrecer lo mismo y por menos dinero: los derivados de turismo.

Diseñados en un principio para cumplir como vehículos comerciales, cada vez son más los fabricantes que deciden realizar algunas variantes más equipadas y cuidadas que se acercan mucho a los turismos convencionales. Un claro ejemplo es el Ford Tourneo Courier, el pequeño multiespacio de la firma del óvalo que desde su lanzamiento se ha convertido en un verdadero éxito comercial.

Durante una semana he tenido la oportunidad de probar un Tourneo Courier 1.0 Ecoboost 100 CV en combinación con el acabado Sport. Quizás ese apellido le venga demasiado grande a un vehículo de este tipo pero es justo reconocer que podrá gustar entre la clientela más joven al quitarle cierta seriedad al conjunto.

DISEÑO

Si hay algo en lo que destaca la gama Transit/Tourneo Courier es en el diseño exterior. Elegantes y atractivos, siguen las pautas de estilo ya conocidos en los turismos de la marca y son quizás los menos “industriales” por aspecto del segmento. En el caso del Tourneo se percibe casi como un monovolumen.

La mayor diferencia entre los Transit y Tourneo dentro de la gama Courier está en la presentación. El segundo incluye los paragolpes completamente pintados, algunos elementos cromados y el portón posterior basculante en lugar de las dos puertas batientes.

El acabado Sport incluye unas bonitas llantas de aleación de 16 pulgadas en color gris oscuro, carcasas de los espejos retrovisores también en gris, franjas decorativas en techo, capó y portón, cristales sobretintados y la máscara de las ópticas principales oscurecidas.

En general el diseño del Courier es muy agradable y no desluce frente a otros vehículos que podrían considerarse rivales, incluido el Ford B-Max que curiosamente no se ha vendido nada bien en ningún país europeo.

INTERIOR

Una vez se accede al interior el Courier se parece bastante al Ford Fiesta de anterior generación. Salpicadero, instrumentación y muchos mandos son muy semejantes, y esto es algo bueno al alejarse bastante de lo que suelen ofrecer algunas firmas rivales (abusan del concepto industrial con una presentación más ruda y basta).

La calidad de los plásticos está al nivel del Fiesta anterior. No hay materiales acolchados ni demasiadas concesiones a los “lujos innecesarios” pero tanto el ajuste como la presentación se puede decir que están a un buen nivel. Los tapizados y otros guarnecidos también transmiten sensación de robustez.

La instrumentación es idéntica a la del Fiesta. Cuenta con dos relojes de buenas dimensiones y una pequeña pantalla desde la que se controla el nivel de temperatura del agua y el ordenador de viaje. Por su tamaño, cuesta bastante su lectura y es quizás lo más anticuado del modelo.

En la consola central hay que destacar el sistema de sonido con pantalla de 3,5 ó 5 pulgadas. La unidad testada incluía esta última con navegador integrado, acceso a aplicaciones, control por voz, cámara de visión posterior, bluetooth y entrada USB. Es una opción muy cara que no merece la pena.

Por todo el habitáculo hay repartidos muchos huecos porta-objetos que además tienen un tamaño bastante generoso. Por si no son suficientes, sobre las plazas delanteras hay una bandeja muy grande que permite dejar otras muchas cosas como por ejemplo la chaqueta, el abrigo…

La principal diferencia entre un Transit y un Tourneo en el interior está en la presentación. En el segundo no hay tornillos ni chapa a la vista, además de incluir puertas deslizantes completamente paneladas. La tercera ventanilla lateral fija también es otra de las diferencias junto a los pasos de rueda traseros guarnecidos y la tapa cubre-maletero.

Para los pasajeros de las plazas traseras algunas unidades equipan dos prácticas bandejas “tipo avión”, y los respaldos delanteros poseen bolsas para guardar algunas cosas. Las ventanillas laterales son practicables con apertura tipo “compás”, una solución barata y efectiva para los niños (aunque lógicamente prefiero unas ventanas de apertura convencional).

HABITABILIDAD

Como es lógico dadas sus proporciones exteriores, el Courier es un vehículo muy amplio y, también importante, que “regala” a sus ocupantes una sensación de desahogo sensacional. Por supuesto la mejor cota disponible es la altura libre al techo, con espacio más que de sobra para cualquier adulto por alto que sea.

En las plazas delanteras esa mayor altura se percibe en todo momento gracias al enorme parabrisas. A pesar de contar con la bandeja superior, queda bastante lejos de las cabezas y no resulta nada molesta. La anchura es suficiente y quizás la única laguna es que el acompañante no cuente con un apoyabrazos central.

En las plazas traseras lo mejor es el acceso. Las puertas deslizantes no sólo necesitan muy poco espacio para abrirse sino que también dejan un hueco enorme para favorecer la entrada y salida de los ocupantes. Una vez sentado el espacio para las piernas es suficiente para personas de 1,85 metros y sólo el ancho puede ser algo justo si los ocupantes son “de buena talla”. A pesar de esto, mucho mejor que en cualquier otro segmento B.

La capacidad de maletero es otra de las virtudes. Arranca en unos buenos 395 litros hasta la bandeja pero las formas muy cuadradas y aprovechando más altura se puede aumentar considerablemente esa cifra. En caso de retirar también los asientos posteriores se alcanzan los 1.656 litros y, siempre, contando con un borde de carga muy bajo que facilita la introducción de objetos pesados.

EQUIPAMIENTO/PRECIO

La familia Tourneo Courier está disponible con los niveles de acabado Ambiente, Trend, Titanium y, desde hace poco, también el Sport probado. La dotación en todos ellos es suficiente y aunque no hay demasiadas concesiones al lujo, pueden tener una dotación completa.

El acabado Sport cuenta entre otras cosas el aire acondicionado, sistema de sonido integrado MyDock con mandos en el volante, elevalunas eléctricos, espejos térmicos, cierre centralizado con mando, faros antiniebla, llantas de aleación de 16 pulgadas, cristales tintados y volante regulable.

También de serie son el ordenador de viaje, volante multifunción forrado en piel, espejo interior fotosensible, tapizado mixto tela/piel con costuras a contraste, pomo del cambio en piel, bandeja cubre-maletero regulable en altura, asiento del conductor con múltiples regulaciones, etc. La mayor laguna es la imposibilidad de añadir el control de velocidad, elemento que sí es de serie en los Trend y Titanium.

La unidad probada además incluía el citado sistema de navegación, cámara de visión posterior, sensores de parking traseros, climatizador automático, encendido automático de luces, sensor de lluvia, red separadora de carga y sistema Stop&Start

Otra de las ventajas del Courier respecto a los MPVs está en su precio relativamente bajo. Derivar de un vehículo comercial tiene ciertas ventajas y el coste de adquisición es una de ellas, ofreciendo mucho coche por poco dinero. Sin descuentos el precio del Courier 1.0 Ecobost 100 CV Sport es de 13.625 € pero incluyendo las promociones se queda en los 11.665 €. Si además lo quieres como en las imágenes el precio se queda en los 13.525 €.

 

MOTOR

La oferta del Tourneo Courier es bastante reducida en cuanto a variedad de mecánicas. Los interesados pueden elegir los diésel 1.5 TDCI con 75 y 95 CV, o el 1.0 Ecoboost de 100 CV en gasolina. En todos los casos la caja de cambios es manual de cinco velocidades y se puede añadir el sistema Stop&Start si el cliente lo desea.

La unidad probada utiliza el gasolina 1.0 Ecoboost de 100 CV, un motor ya muy probado y ganador de varios premios internacionales. Ya sabes que sobre un Fiesta, Focus o B-Max el resultado ha sido siempre bastante positivo así que en el Courier no debería defraudar… y no lo hace aunque se queda algo justo.

Con tres cilindros y sobrealimentación, el 1.0 Ecobost puede ser interesante para aquellos usuarios que habitualmente no circulan muy cargados, realizan una conducción tranquila y no hacen demasiado kilómetros al año. La diferencia con el diésel de 95 CV es de 1.825 € así que habrá que hacer muchos números antes de saber si interesa.

Lo que sí te puedo asegurar es que el 1.5 TDCi de 95 CV tiene un andar más eficaz, mantiene mejor la velocidad y cuando se circula cargado se muestra más resolutivo. Otra victoria para el diésel está en que sus consumos no son tan sensibles al tipo de conducción y claro, para mover bien al Courier con el gasolina es necesario jugar bastante con el cambio, elevando el gasto.

El bloque Ecoboost funciona muy bien para ciudad y carretera dado que no se requieren grandes aceleraciones. En autovía a velocidades legales tampoco se desenvuelve mal pero cuando llegan los repechos es necesario tirar del cambio y, elevando el régimen, se cuela bastante ruido al interior que puede resultar algo molesto (también algunas vibraciones).

El manejo del cambio me ha gustado. Tiene unos recorridos normales pero al estar situado en una posición sobre-elevada queda muy a mano. El tacto de los pedales (embrague, freno y acelerador) también me ha convencido

Los consumos han resultado ser muy sensibles. Realizando una conducción relajada es sencillo coquetear con los seis litros cada 100 km e incluso menos pero en autovía a ritmos legales ya se va acercando a los 7,0 L/100, algo que empeora si llegan repechos. ¿Mal dato? No, realmente no lo es aunque en las mismas circunstancias el 1.5 TDCi de 95 CV te ahorraría entre 1,5 y 2,0 L/100 dependiendo del tipo de uso (cuando más tranquila es la conducción menor la diferencia).

Me ha gustado mucho el funcionamiento del sistema Stop&Start. Quizás no es el más discreto del mercado pero detiene el motor cuando todavía está en marcha el vehículo (unos 7 km/h) y arranca muy rápido nada más notar una presión en el embrague. No he tenido la tentación de desconectarlo, algo que dice bastante de su buen funcionamiento.

Motor1.0 Ecoboost Sport
Cilindrada999 cc
Potencia100 CV a 6.000 rpm
Par170 Nm a 1.400 rpm
Peso1.190 kg
Dimensiones Lar/An/Al mm4157 / 1764 / 1726
Volumen Maletero395 / 1.656 litros
Aceleración 0 a 100 km/h12,3 seg
Recuperación 80 a 120 km/h10,1 seg
Velocidad máxima173 km/h
Consumo homologado5,2 L/100 (6,6 L/100 en prueba)
Emisiones CO2 por km120 gr
Precio de partida13.665 € sin descuentos (Tourneo Courier 1.0 Ecoboost Sport)

COMPORTAMIENTO

Lo primero que podrías pensar del Courier por su aspecto es que es un vehículo torpe y poco apasionante (algo por otro lado normal dado que no se suele disfrutar conduciendo una “furgoneta”). Sin embargo en Ford han realizado un trabajo excelente y es el multiespacio que más se asemeja a un turismo por comportamiento.

Sin necesidad de hacer uso de unas suspensiones especialmente duras, el Courier es capaz de tragarse los baches, badenes y resaltos con suficiente suavidad, y al mismo tiempo no tener una carrocería que balancee en exceso. Va mejor que muchos turismos y apenas inclina (incluso en rotondas mantiene muy bien el tipo). Lógicamente no está pensado para ir “a toda mecha” pero

Sorprende para bien la buena insonorización del habitáculo que aísla perfectamente de la rodadura, viento o incluso el motor (salvo en aceleraciones fuertes). A velocidades legales de autovía me ha parecido un vehículo cómodo, más que otros turismos del mismo segmento

También es bueno el tacto de la dirección gracias a una asistencia bien calibrada que permite dibujar el trazado sin necesidad de tener que realizar constantes correcciones. Tiene un radio de giro bueno y necesita sólo un poco más de espacio que un Fiesta para dar la vuelta. Los frenos me han parecido normales y suficientes para las prestaciones del Courier.

Por ciudad lo mejor de este multiespacio está en la generosa superficie acristalada que permite controlar el entorno, incluida la vista 3/4 trasera. Como tampoco es un coche especialmente grande se puede encontrar aparcamiento sin demasiados problemas. La cámara y los sensores siempre son bienvenidos pero por las formas de la carrocería no me parecen imprescindibles.

El equipamiento de seguridad es el normal hoy en día, sin más. Incluye seis airbags y deja el de rodillas para el conductor en opción. También hay anclajes ISOFIX en las plazas traseras (2), ABS, EBD, control de estabilidad y sensor de presión de los neumáticos. Se echan de menos el aviso pre-colisión, frenada automática en ciudad, detector de objetos en ángulo muerto, la alerta de cambio de carril o el lector de señales de tráfico (elementos que sí pueden tener muchos MPVs aunque no es tan común en derivados ).

No hay luces diurnas por LEDs ni Full LED para las ópticas principales o xenón. El Courier mantiene los halógenos de siempre que cumplen de manera honesta. El año que viene llegará un lavado de cara más o menos profundo que suponemos traerá las luces diurnas con LEDs, una pantalla táctil más generosa por tamaño en el interior y algunas novedades de equipamiento.

Espacio para ocupantes y capacidad de carga, comportamiento dinámico, tacto de la dirección, sistema de climatización eficaz, presentación similar a un turismo, calidad de rodadura, puertas traseras deslizantes
Lagunas de equipamiento de seguridad, pantalla multimedia pequeña, instrumentación de difícil lectura (ordenador), sin control de velocidad y/o limitador, ventanillas posteriores con apertura de compás, el portón trasero necesita mucho espacio para abrir

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com