Inicio » Tutoriales de Automoción » Echarle Gasolina a un Diésel y viceversa: ¿Qué ocurriría?

Echarle Gasolina a un Diésel y viceversa: ¿Qué ocurriría?

Equivocarse a la hora de repostar es uno de los errores más comunes que llevan a averías de importancia, sobre todo si no nos damos cuenta del desastre y arrancamos el motor. Y peor, aun, si echamos a andar. En esos casos la cosa puede pasar de ser un mero engorro y un contratiempo, a ser una avería grave, o muy grave. Depende de cuánto tardemos en caer del guindo.

Hay que partir de la base de que los motores gasolina y los motores diésel son bien diferentes. De hecho, podemos decir que (y luego lo ampliaremos sin ser tan exagerados) el diésel traga con casi todo, aunque quede resentido, pero el gasolina es mucho más delicado y solo bebe lo que debe: gasolina.

Consecuencias de echarle diésel a un gasolina

Si repostamos diésel en nuestro gasolina, la verdad es que podemos empezar a sudar, porque si arrancamos el motor la tenemos clara. Si la cantidad de gasóleo es considerable (o sea, si no abortamos la operación al instante, casi), el motor arrancará, sí, pero se parará al instante. En ese breve lapso de tiempo entre que damos contacto y el motor se para, el diésel habrá inundado todos los recovecos por los que circula combustible dentro del motor.

echar gasolina a un diesel

En ese caso, lo que hay que hacer es literalmente desmontarlo todo, limpiarlo y comprobar si hay algo dañado. Tenemos que saber que en el poco tiempo en que el motor ha estado en marcha con el carburante equivocado (o una buena proporción), éste se ha propagado desde el depósito de combustible, por los tubos e inyectores. Paciencia, y una buena suma de dinero para la reparación.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Si se ha repostado solo una pequeña cantidad, un “visto y no visto”, el resultado será que quemaremos ese combustible y expulsaremos humo blanco, pero en realidad no pasará nada a mayores. Obviamente, la clave está en cuánto entendamos por “pequeña cantidad” en este caso, y por “cantidad considerable”, en el de más arriba. Lo mejor es no equivocarse, y de hecho es bastante complicado introducir una manguera de diésel en un depósito de gasolina.

Y viceversa: consecuencias de echarle gasolina a un diésel

En el otro supuesto, es decir, introducir gasolina en un depósito de diésel, en el caso de que realmente repostemos mucha cantidad tenemos un problema similar al que tuvimos antes: el coche arrancará, podremos circular con algunas dificultades, pero al final se parará. Habrá que vaciar completamente el depósito y limpiarlo, y limpiar todos los lugares donde haya llegado el gasóleo: bomba de inyección, inyectores y filtro de gasoil, teniendo en cuenta que la bomba de inyección habrá quedado tocada.

En este caso, ¿Se haría cargo el seguro?

Queda por saber… ¿quién se hace cargo de la reparación en este caso? ¿Vamos al seguro? En realidad deberíamos hacernos cargo nosotros, a menos que se haya dado el caso de que un operario de la estación de servicio sea el equivocado, el que que ha repostado lo que no debía. En caso de haber sido nosotros, somos responsables por negligencia, es decir, por habernos equivocado.

Ni la compañía aseguradora se hará cargo, ni la garantía del coche cubrirá los desperfectos. A lo sumo, el seguro podrá envir una grúa para que llevemos el coche al taller, pero nada más. Hay que decir que es difícil que nos equivoquemos de combustible en nuestro coche habitual, pero no es tan raro si alquilamos un coche (nos lo pueden dar gasolina o diésel), o si cambiamos de coche a menudo (cogemos un coche de empresa, por ejemplo). Sea como sea, equivocarse de combustible es “una gracia“.

¿Te ha pasado alguna vez?

Equivocarse a la hora de repostar es uno de los errores más comunes que llevan a averías de importancia, sobre todo si no nos damos cuenta del desastre y arrancamos el motor. Y peor, aun, si echamos a andar. En esos casos la cosa puede pasar de ser un mero engorro y un contratiempo, a ser una avería grave, o muy grave. Depende de cuánto tardemos en caer del guindo. Hay que partir de la base de que los motores gasolina y los motores diésel son bien diferentes. De hecho, podemos decir que (y luego lo ampliaremos sin ser tan…

Resumen de Prueba

Gasolina diésel

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com