Inicio » Tutoriales de Automoción » ¿Echar un poco de gasolina en el depósito de un diésel para limpiar? Ojo a los mecánicos de bar…

¿Echar un poco de gasolina en el depósito de un diésel para limpiar? Ojo a los mecánicos de bar…

Hace unos días recibimos en nuestro email de contacto una interesante pregunta de uno de nuestros lectores. ¿Es cierto que es bueno echar un poco de gasolina a un diésel con el fin del limpiar la mecánica?

A pesar de que es una práctica que se ha venido empleando desde hace años no necesariamente es correcta y por supuesto, no necesariamente es saludable para nuestro motor -y menos si es un diésel moderno (posterior a los 90)- y hoy te voy a intentar explicar el motivo.

Todo empieza con el proceso de combustión del diésel que tiene lugar dentro de los cilindros. Como ya sabrás, este proceso en un diésel se produce por la compresión de la mezcla y es, en ese momento en el que se generar diversos residuos, entre ellos la calmina. Debido a las altas temperaturas, esta calamina se endurece y adhiere tanto que recibe el nombre de calamina vitrificada.

La calamina vitrificada es una sustancia de gran dureza y difícil eliminación que se genera tras el cracking térmico existente entre una mezcla rica y una pieza interna del motor que se encuentra a alta temperatura.

Para hacernos una idea mucho más cercana, la calamina o carbono duro -carbonilla para la gente del motor- será más o menos abundante en función del tipo de combustible, los aditivos del mismo y como no, la calidad del refinado y de si esta contiene mucho azufre o vanadio.

Esta calamina vitrificada se adhiere con muchísima facilidad a todo tipo de superficies y en muchas ocasiones la encontramos en piezas vitales de las mecánicas diésel como los inyectores.

Pulverización de combustible diésel

La resistencia de esta escoria es tal que en caso de cambiar un inyector, el trabajo de asiento será algo complejo debido a que el mecánico deberá limpiar la calamina para lo que a veces hay que emplear hasta una fresa especial. Sí, has leído bien, hay que emplear maquinaria especializada al ser un residuo realmente resistente y muy adherido.

¿Qué tiene de malo echar un poco de gasolina en un depósito diésel?

Como norma general, desde que el mundo es mundo, los “expertos” siempre han recomendado echar 1 o 2 litros de gasolina en el depósito -de un diésel- y llenar lo restante con diésel, sin embargo, desconfía de aquellos que te dan esta instrucción y atiende a lo que te vamos a contar.

Esta práctica se llevaba a cabo en el depósito de un diésel con dos fines. Por una lado la vertiente disolvente que tiene la gasolina. Por otro lado es la de intentar que mediante la fase de compresión por la que el diésel arde, la gasolina contribuya a generar una detonación algo mayor e intente generar ondas que despeguen la calamina de las piezas internas del motor.

Pues bien, olvídate de emplear gasolina y sobre todo, si hablamos de un diésel moderno ya que la gasolina en el depósito de un diésel puede traerte muchos problemas futuros en la bomba de combustible, en los sofisticados inyectores y en muchos otros lugares.

Para que veas que no nos inventamos todo esto, hay productos de limpieza de inyectores para mecánicas gasolina que ya anuncian que se pueden presentar ineficaces para la limpieza de los inyectores. Sí, la gasolina por su contenido en azufre, también genera calamina -aunque en menor cantidad-. Es por esto que ya te avanzamos que la gasolina no va a limpiar tu mecánica diésel y menos si tenemos en cuenta que la proporción en la que la vas a mezclar con diésel es ínfima. Calcula que 1 litro sobre un depósito de 50 no hará mucho, si echas más, cuidado, que estamos en un caso de error al repostar.

Jamás debes echarle gasolina a tu coche diésel

Como conclusión podemos decir que si los principales depósitos carbonosos formados en los inyectores diésel no pueden ser retirados por productos especiales, como podrá la gasolina por sí misma hacerlo. La respuesta es clara, la gasolina no va hacer nada excepto producir averías.

Seguro que en alguna ocasión habéis odio lo de “le he echado un poco de gasolina a un diésel y me han dicho que limpia”. Sí, claro… También habréis oído cosas como “yo lo he hecho y he notado el coche mucho más fino”…. Ya…

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Estamos ante la misma historia de siempre y no es más que el poder de la mente. Pasa exactamente lo mismo que la gente que echa gasolina 98 a un vehículo diseñado para gasolina 95. Los octanos no van a hacer que tu coche vaya mejor ni peor -si es un coche normal-, aunque seguro que en los comentarios sale gente que lo ha hecho y su coche, corre mucho más y va mucho más fino…

Ahora vamos a ir un poco más allá y te voy a decir por qué no solo no hace nada, sino el motivo por el que esta práctica es nociva para tu vehículo diésel -sobre todo para los modernos-. Para empezar, el diésel tiene propiedades lubricantes por su viscosidad mientras que la gasolina es un disolvente orgánico volátil. Para esto con echar una gota de cada uno en la mano, notarás de qué te hablo…

Utiliza aditivos para limpar tu motor diésel, nunca gasolina

En la actualidad, las mecánicas diésel y sus elementos de bombeo e inyección tienen tolerancias muy reducidas y funcionan a elevadas presiones por lo que si les retiras la lubricación que les aporta el diésel -aunque sea un poco- harás que las piezas se desgasten de forma prematura, se sobrecalienten e incluso se rompan.

Si echamos un poco de gasolina en un diésel estaremos reduciendo el índice de cetano, un número esencial que por cierto, guarda relación con el tiempo que transcurre entre la inyección del carburante y el comienzo de su combustión. Una combustión de calidad ocurre cuando se produce una ignición rápida seguida de un quemado total y uniforme del carburante por lo que si modificamos este índice mediante la adulteración del diésel con gasolina estaremos perjudicando el sistema de control electrónico y esto, no es nada bueno… Además, al modificar el diésel podremos tener un efecto boomerang y hacer que se genere un mayor índice de residuos.

Algunos fabricantes no recomiendan la limpieza de los restos de calamina, ni con productos ni con técnicas como el ultrasonido. Aunque puedan ser más o menos efectivas, no lo son al 100% y es por eso que se recomienda emplear combustibles de calidad y en caso necesario reemplazar las piezas dañadas.

Inyección

En resumen, como siempre te hemos comentado, intenta evitar al mecánico del bar y si quieres mantener en buen estado los inyectores, bajo ninguna circunstancia eches gasolina ya que la mejor opción es un buen mantenimiento del motor y sobre todo, el uso de combustibles de calidad a ser posible que limiten al máximo el contenido de azufre y puedan asegurar la lubricación.

En determinadas mecánicas diésel, el empleo de gasolina puede redundar en averías como los émbolos de la bomba del gasoil totalmente gripados por falta de lubricación, inyectores obstruidos por la porquería que la gasolina puede arrastrar desde el depósito o desde el filtro de combustible si este no se mantiene correctamente, inyectores dañados por la mezcla adulterada y muchos más…

Pero, ¿por qué antes sí que se podía echar un poco de gasolina en un diésel para limpiar?

En los vehículos de los 90 o anteriores, las tolerancias eran mayores y la gran mayoría de los componentes eran mecánicos por lo que estas prácticas no causaban serios daños. Esto hacía que las mecánicas antiguas generasen menores humaredas negras.

La industria enfocada al cuidado y mantenimiento de vehículos con el tiempo ha lazando productos y técnicas que buscan ayudar a eliminar los residuos.

En la actualidad hay diversos métodos para llevar a cabo la limpieza de los inyectores, aunque podemos agruparlos en tres:

  • Limpieza con aditivos: Es la más económica y la podemos hacer en casa. No es muy recomendable su uso prolongado y no es la más eficaz.
  • Limpieza por ultrasonido: Es el más caro de los métodos y requiere del el desmontaje de los inyectores para su análisis y limpieza. Es el modo más eficaz ya que te permite corregir de forma individual la situación de cada uno de los inyectores.
  • Limpieza por barrido: El taller desconecta el filtro de combustible y conecta una máquina con productos limpiadores y gasoil. Poco después se arranca el vehículo y se deja circular la mezcla. Aunque es un sistema económico lo cierto es que hablamos de sustancias químicas muy fuertes y no es recomendable hacer el proceso más de una vez.

En resumen, utiliza un producto apropiado para limpiar tu motor.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com