Inicio » Tutoriales de Automoción » 10 cosas que deberías de revisar antes acudir a la ITV

10 cosas que deberías de revisar antes acudir a la ITV

Pasar la inspección técnica de nuestro vehículo suele ser traumático para la mayoría nosotros, más aún si nuestro coche tiene ya cierta edad. El temor a que el resultado de la inspección sea desfavorable nos invade hasta que tenemos el resultado en las manos.

Para ir un poco más tranquilos, desde Autonoción.com os vamos a recordar 10 puntos clave que vosotros mismos podéis revisar antes de ir a la estación ITV. Con esto evitaremos en la medida de lo posible no acumular faltas leves que provoquen un resultado de la inspección desfavorable.

Tienes que saber que antes de pasar la ITV debes asegurarte de que tu documentación está en buen estado: Permiso de Circulación, Tarjeta de Inspección técnica y seguro. Si tienes la documentación en mal estado, aquí te contamos cómo duplicarla.

1. Luces:

En las inspecciones acostumbran a ser estrictos con este punto, asegurándose de que funciona correctamente en cualquier circunstancia. Por eso, nosotros debemos serlo de la misma manera, para ello probaremos varias luces simultáneamente. será mas sencillo si no arrancamos el motor.

A continuación enumeraremos todas las luces de nuestro vehículo por si se os pasa alguna:

  • Luces de posición
  • Luces de Cruce
  • Luces de Carretera
  • Intermitentes, probaremos ambos lados y emergencia.
  • Luz de marcha atrás.
  • Luz de la matrícula.
  • Luz antiniebla trasera.
  • Luz antiniebla delantera, si el vehículo dispone de ella.
  • Luces de freno.

Como hemos comentado antes, cuantas más luces probemos simultáneamente mejor, ya que en sistemas en mal estado, el fallo se produce al funcionar un conjunto concreto de bombillas. Si no arrancamos el motor podemos engranar la marcha atrás a la vez que comprobamos la luz de freno, los intermitentes y el antiniebla trasero.

 Un truquito: Si no tenemos ayuda nos puede resultar difícil comprobar la luz de freno. En ese caso bastará con poner el coche cerca de una pared (en un parking por ejemplo) y observar el resplandor de las luces en ella.

Los faros no pueden presentar desperfectos a través de los que pueda entrar o entre agua. Mucho ojo a los catadióptricos.

Si has cambiado las bombillas por algunas con dudosa homologación, cámbialas por unas normales antes de acudir a la ITV. Si has realizado alguna modificación en el vehículo te recomendamos leer el post de reformas que publicamos recientemente.

2. Limpia parabrisas:

Para este paso basta con comprobar que las escobillas funcionan correctamente y que los chorros de agua funcionan y salpican una zona razonable.

Si observamos que las escobillas no limpian correctamente bastará con limpiarlas un poco, aunque si limpiándolas percibimos grietas o deterioro en la goma, lo mejor será sustituirlas.

Rociador

En cuanto a los chorros, es habitual que con el paso del tiempo se desvíe su trayectoria o se obstruyan. Estos rociadores son direccionables, será suficiente con limpiarlos un poco con un alfiler y redireccionarlos haciendo un poco de palanca.

Resulta conveniente llevar lleno el depósito del agua del limpiaparabrisas.

3. Niveles de líquido:

Este es un punto muy a tener en cuenta. Un nivel excesivamente bajo de nivel de refrigerante o de aceite pone en riesgo la integridad del motor del vehículo. Es por eso que en tal circunstancia, por tener que revolucionar el vehículo en vació, la estación ITV puede negarse a realizar la prueba de gases, teniendo que volver para pasarla una vez los niveles sean correctos.

Varilla aceite

Comprobaremos el nivel de refrigerante y de aceite, rellenando hasta su correcto nivel si fuera necesario. Para tomar una lectura correcta del nivel de aceite del cárter es importante que el coche este a nivel y el motor este frío.

Ten en cuenta que en los motores diésel conviene siempre hacer unos pocos km y darle unos cuantos de pisotones al acelerador para descongestionar…

4. Claxon:

Lo único que tendremos que hacer en este caso será comprobar que el claxon suene, que no tenga ruidos extraños y no se salga de las notas normales.

5. Anti-vaho:

Este punto no siempre lo revisan, pero vale la pena que nosotros si que lo hagamos. Si nosotros somos más estrictos mejor, iremos más tranquilos a la revisión.

Será suficiente con comprobar que sale aire por las salidas que hay en la parte baja del parabrisas.

6. Puertas y cristales:

Para la comprobación de las puertas, haremos exactamente lo mismo que el técnico de la estación ITV:

  • Abrir las puertas desde fuera.
  • Bajar las ventanillas.
  • Abrir las puertas desde dentro.
  • Abrir el portón del maletero y el capó.

Debes de comprobar que los cristales no presenten ralladuras excesivas, grietas o chinazos. Recuerda que puedes tener un número máximo de chinazos en la luna delantera, deben estar reparados y no estar dentro del campo de visión del conductor.

7. Cinturones:

Lo primero será asegurarnos de que los anclajes están en su lugar. Es habitual que si nuestro coche tiene asientos abatibles, los anclajes queden ocultos debajo de la banqueta, si es así tendremos que sacarlos.

Una vez tengamos todo el su lugar comprobaremos que los cinturones se frenan con un tirón seco, que vuelven al sitio cuando soltamos y que fijan en los anclajes y se liberan correctamente.

8. Matrícula y desperfectos que puedan herir:

Una matrícula en mal estado puede ser motivo de falta leve. Abolladuras y pequeños desconches, que no afecten a la lectura, no suelen ser inconveniente aunque si presenta cualquier golpe siempre conviene enderezarla. Si tienes que cambiar las placas merece la pena que las cambies por unas acrílicas. Hay varios tipos así que busca siempre las más resistentes.

Resulta conveniente revisar los golpes que tiene el coche en busca de superficies cortantes que puedan causar daños. Ten en cuenta que en la ITV no dudarán en tirar ligeramente de embellecedores, retrovisores o paragolpes si creen que pueden estar sueltos.

9. Neumáticos:

Los neumáticos son las zapatillas de los coche. Y así como nosotros no andaríamos con unas zapatillas sin suela un día de lluvia, con nuestro vehículo debería ser lo mismo.

Testigo ruedaLa normativa dice que no se puede circular con un dibujo en el neumático inferior a 1,6mm. Los fabricantes para hacernos la vida un poco mas fácil, ponen testigos a lo largo y ancho de la goma. Nosotros deberemos comprobar que el desgaste no llegue a dichos testigos y que la presión sea la correcta.

Puede que por cualquier motivo nuestro vehículo desgaste más el neumático por un lado que por otro y puede que al comprobar el desgaste desde el exterior no nos demos cuenta de que el interior está desgastado. Conviene revisar los neumáticos en todo el ancho de la banda de rodadura.

Te recomendamos que revises las presiones. No es una cosa que suelan revisar pero a veces a simple vista se sabe si un neumático está falto de aire…

10. Limpieza:

Evidentemente la limpieza no es algo que afecte a la seguridad de nuestro vehículo, pero si nos ponemos en el otro lado de la inspección, a todo el mundo le gusta trabajar en un entorno limpio y agradable. Es por eso que si llegamos a la estación ITV con nuestro vehículo limpio y organizado, será mejor recibido por el técnico que nos atienda.

Un vehículo limpio presupone mejor estado del mismo.

Con estas pequeñas revisiones conseguiremos evitar los fallos mas comunes en las revisiones, dando un poco de margen en el resto de puntos que nosotros no tenemos tan fácil de comprobar.

Mucho ojo con la pegatina de la ITV. No hace falta llegar al extremo de llevar expuestas en la luna todas, pero sí que es obligatorio llevar la última en la parte superior derecha del parabrisas, en un lugar visible.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com