Inicio » Pruebas de Coches » Prueba smart forfour passion 90 CV twinamic: Tan urbano como siempre, pero con cuatro plazas

Prueba smart forfour passion 90 CV twinamic: Tan urbano como siempre, pero con cuatro plazas

En 1994 comenzaba la andadura de smart, fecha en la que dio comienzo su desarrollo. Algo más tarde, en 1997, el smart city coupé (serie 450) celebró su estreno mundial en el Salón Internacional de Fráncfurt (IAA), aunque la producción no comenzó hasta julio de 1998 en la nueva planta de Hambach/Francia, que con el nombre desmartville reunía en un mismo recinto al montaje final y a los proveedores de los componentes principales. Aunque parezca mentira, a juzgar por el gran número de vehículos del fabricante que vemos en nuestro día a día, smart ha sido una de las marcas que…
Diseño/Estética - 7
Calidad de acabado - 6.5
Equipamiento de serie - 6
Equipamiento opcional - 7.5
Habitabilidad - 7.5
Maletero - 6
Motor/Refinamiento - 8
Prestaciones - 7
Consumos - 5.5
Transmisión - 8.5
Dirección - 6
Frenos y neumáticos - 6
Comportamiento - 7
Calidad de rodadura - 7.5
Relación valor-precio - 6.5

6.8

Bien+

El smart es todo un clásico y en esta generación la marca vuelve a revivir a un modelo con el que se avanzó a una necesidad urbana que en la actualidad crece exponencialmente. Su mecánica es ágil y opcionalmente nos ofrece el que quizá sea el cambio automático de doble embrague más asequible del mercado, un cambio que sin lugar a dudas triunfará por su excelente comportamiento. Con todo ello y el paquete estético BRABUS, este forfour es todo un juguete.

En 1994 comenzaba la andadura de smart, fecha en la que dio comienzo su desarrollo. Algo más tarde, en 1997, el smart city coupé (serie 450) celebró su estreno mundial en el Salón Internacional de Fráncfurt (IAA), aunque la producción no comenzó hasta julio de 1998 en la nueva planta de Hambach/Francia, que con el nombre desmartville reunía en un mismo recinto al montaje final y a los proveedores de los componentes principales.

Aunque parezca mentira, a juzgar por el gran número de vehículos del fabricante que vemos en nuestro día a día, smart ha sido una de las marcas que ha registrado una mayor pérdida económica en la venta de su producto, a pesar de que con casi 2 millones de unidades del smart fortwo fabricadas podríamos tacharlo de éxito. Pero que no cunda el pánico, el problema de la marca nunca ha sido la aceptación, sino la increíble inversión en I+D que tuvo que llevar a cabo, ya que la primera generación fue algo realmente innovador que tuvo que plantearse, desarrollarse y construirse desde cero.

Y normalmente las segundas o terceras partes nunca han sido buenas, pero con la llegada de esta segunda generación y la actualización de equipamiento, nuevos acabados, nuevas combinaciones de color para la personalización y su interesante caja de cambios automática que tuvieron lugar durante el verano de 2016, el nuevo smart es un producto casi redondo. Si los smart fortwo y smart forfour electric drive ya me resultaron muy divertidos cuando los probé, he de reconocer que nuevamente me lo he pasado como un crío surcando el tráfico madrileño a bordo del smart forfour, ya que gracias a todas las cualidades que ahora os comentaré y la relativamente nueva -lleva en la gama poco más de un año- caja de cambios de doble embrague twinamic, este urbano es un auténtico juguete.

Sí, la caja de cambios manual ha sido un éxito, sin embargo, la automática es la preferida por los clientes de la marca y, teniendo en cuenta que hablamos de un vehículo para el hábitat urbano en el que se busca la mayor comodidad y practicidad posibles, tiene toda la lógica del mundo. Y eso no es todo, porque lo más curioso es que Daimler fue el pionero a la hora de introducir una transmisión de estas características en un modelo del segmento A que ahora también disfruta su hermano del segmento B que nos atañe hoy.

¿Nos vamos a conocerlo por Madrid?

Diseño exterior

Si hay algo que siempre ha caracterizado a un smart es su diseño inconfundible -sea de la generación que sea- y sus contenidas medidas, sin perjuicio de lo amplio que posteriormente pueda resultar en su interior. Ahora, el concepto es más habitable, más manejable, más seguro y, sobretodo, más llamativo, pero si además aderezamos el conjunto con el paquete deportivo BRABUS opcional -2.178 €- y esta combinación de pintura blanca y roja en el tridion y los bodypanels -344 € por el rojo-, puedo asegurarte que más de una cabeza se girará a tu paso.

En la vista frontal nos topamos con un ligero capó bastante inclinado pero también, más alto, el cual cae hacia una calandra perforada en el color de la carrocería -72€- (hay varios colores diferentes) en la que se pueden apreciar dos tiradores que desanclan el capó delantero para que este pueda ser deslizado. Lógicamente y para evitar robos, la marca monta una cerradura en el mismo. En posición privilegiada, el modelo ahora monta el nuevo logo, más redondo, grande y ahora, con aspecto tridimensional.

Escoltando a la calandra nos topamos con unos expresivos y grandes faros delanteros que destacan por la nueva e inconfundible firma lumínica diurna LED que distingue al modelo tanto de día como de noche. La luz diurna LED tanto en la parte delantera como en la trasera forma parte del Paquete LED & Sensor -520 €-, pues cabe destacar que el modelo de serie equipa faros halógenos H4 con luces diurnas integradas de diodos luminiscentes, aunque la firma es muy básica.

El paquete LED & Sensor confiere un carisma de alta tecnología al urbano: las luces diurnas en técnica LED con fibra óptica y la función de bienvenida crean llamativos efectos ópticos, al tiempo que el sensor de lluvia y luminosidad brinda confort y seguridad. Además, incluye las luces antiniebla con función de giro.

Bajo los expresivos faros e insertados en el paragolpes delantero nos encontramos con los intermitentes, mientras que si continuamos descendiendo por el morro nos toparemos con una entrada de aire horizontal de gran tamaño que alberga sendos faros antiniebla con diseño redondeado. En este punto hay que señalar que muchas de las piezas no metálicas del modelo se fabrican en un nuevo material mucho más resistente y flexible ante golpes y arañazos. Además, el que estén fabricados en material compuesto no solo aligera el vehículo, sino que también facilita sus reparaciones y reduce el coste del seguro.

En la vista lateral, el smart forfour se mantiene inconfundible por sus formas y medidas. Igualmente, los voladizos sumamente cortos delante y detrás caracterizan a la nueva generación smart, mientras que las ruedas sobresalen más hacia el exterior gracias al aumento de la vía. En este caso y, con el paquete deportivo BRABUS, el modelo equipa las llantas de aleación del preparador «Monoblock IX» de 17 pulgadas en ambos ejes, rematadas en gris mate y con neumáticos Yokohama Bluearth-A de medidas 185/45 R17 y 205/40 R17, respectivamente.

Estas proporciones tan características aportan una excelente visibilidad y maniobrabilidad al conductor, permitiendo, junto con el motor trasero, disponer de un habitáculo que brinda una gran amplitud para los cuatro ocupantes. Los cristales posteriores pueden ser tintados para mayor confort -194€-.

En las ruedas delanteras, las llamativas llantas tapaban un sistema de frenos compuesto por discos autoventilados (258 x 22 mm), mientras que es preciso destacar que en las ruedas posteriores el sistema de frenos es de tambor de 8 pulgadas. Por último y, para cerrar la vista lateral, son destacables las dimensiones de las puertas, que ofrecen una entrada realmente cómoda al habitáculo y la pequeña entrada de aire en el lado del conductor, justo detrás de la puerta.

Visto desde atrás, esta nueva generación resulta innovadora y ofrece un diseño único. En el caso del forfour, no se mantiene el portón trasero de dos secciones que facilita la carga del maletero. Respecto a las óptica posteriores, un total de once cubos LED dispuestos a forma de anillo crean un llamativo e inconfundible diseño nocturno. La tecnología LED en este caso está presente en luz de posición y freno.

En la parte alta de la luneta, un spoiler de techo con luz de freno adicional integrada remata la parte superior, al tiempo que a ambos lados del portón nos encontraremos con los pilotos traseros en forma de rombo, enmarcados en la célula de seguridad tridion. Como opción y, en combinación con el Paquete LED & Sensor podemos, al igual que en el frontal, tener diodos luminosos en la trasera que dan un efecto tridimensional a la zaga.

En el tercio inferior, no faltan el paragolpes en el color de los bodypanels, así como un difusor de plástico que alberga la tira de sensores posteriores en aquellas unidades que equipen el asistente de aparcamiento. Vista desde arriba, esta unidad de pruebas contaba con un interesante techo panorámico de cristal que no puede abrirse -508€-. 

En último lugar, debéis saber que un aspecto inherente a los smart siempre ha sido la imagen alegre de la marca y sus posibilidades de personalización -muy en la línea actual del segmento-, la cual ahora se ve reforzada con más de 40 combinaciones posibles entre los bodypanels y la célula de seguridad tridion también en estas variantes eléctricas.

Diseño interior

No es ningún secreto que el interior del smart forfour comparte un 70% de piezas con el Renault Twingo, aunque en este caso los detalles ligeramente más premium son palpables. Aun así, como punto negativo he de señalar que en el urbano se utilizan piezas de antiguos modelos de la marca gala como las llaves, los mandos de ajuste de los retrovisores y alguna que otra pieza más que no han sido en absoluto disimuladas.

Respecto al diseño, los acabados y los montajes, estos no están mal, aunque sí es cierto que algunos materiales como el techo o algunos plásticos duros repartidos por el habitáculo dejan bastante que desear para un modelo de este precio. Vale, está claro que por dimensiones el smart forfour apenas tiene rivales y es un clásico de la ciudad, pero en algunas ocasiones se te pasa por la cabeza que el grupo Daimler se ha aprovechado precisamente de eso para aumentar la factura. En el caso del fortwo, como os comenté, esa sensación es aún mayor.

Pero si hay algo realmente innovador y original que cabe destacar del interior de este modelo es el diseño, con llamativos contrastes de colores y detalles pintorescos como las características secciones centrales de las puertas, los tapizados de los asientos, el reloj y el cuentarrevoluciones opcionales -175 euros- o los mandos del climatizador.

Gracias al paquete de confort -278€-, el asiento del conductor y la columna de dirección son de altura regulable. Los retrovisores exteriores son eléctricos y calefactables.

Además, los asientos son realmente cómodos y ergonómicos, ofreciendo a su vez una posición de conducción muy buena en la que las manos se posan automáticamente en un grueso volante de cuatro radios multifunción con 12 botones que nos dan acceso a múltiples funciones del urbano. El interior es más amplio de lo que parece para todos los ocupantes, y en este aspecto he de señalar que el respaldo del asiento del copiloto puede abatirse, permitiéndonos con ello la opción de poder cargar un objeto voluminoso.

Continuando por el diseño del interior, tras el volante nos encontramos con un velocímetro de nuevo desarrollo con una gran pantalla que nos da acceso al ordenador de a bordo. En las líneas passion -como es el caso de esta unidad-, primeperfect y proxy, el cuadro de instrumentos incluye de serie una pantalla TFT en color que aglutina múltiples informaciones de la conducción, aunque en mi humilde opinión no es todo lo completa que podría ser.

Para recubrir toda la parte superior del salpicadero, en smart han optado por la tela, la cual puede elegirse de diversos colores. Con ello no solo se disimulan los plásticos duros que abundan en el habitáculo, sino que además se aumenta la sensación de calidad, se da un toque original al conjunto y se permite al cliente darle su propio toque al mismo. En esta superficie se asientan también las originales y útiles toberas de aire.

En esta unidad de pruebas, la consola central se encuentra presidida por una pequeña pantalla y diversos botones para controlar la radio que viene de serie (opcionalmente se puede equipar la pantalla con navegación). Esta ofrece la posibilidad de conectar mediante Bluetooth el móvil y disfrutar de un ordenador de a bordo ampliado, navegación y radio mediante una aplicación gratuita de smart que podemos descargar para Android y iPhone.

Bajo la misma destaca el diseño de la unidad de mando central para el equipo de climatización. En el mismo, la temperatura deseada se puede ajustar en una escala situada en la parte central con ayuda de una lupa desplazable, siendo este el detalle más llamativo para aquellos que se montan por primera vez en un smart de última generación. Bajo el climatizador, nos encontramos con varios huecos portaobjetos frente a la palanca de cambios, uno de ellos a modo de cajón en el lateral derecho, bajo la consola central, en el túnel de transmisión.

En la parte más retrasada del túnel, justo entre los asientos, nos topamos con un reposabrazos central -115€- y una toma de 12V. Al tratarse de una unidad con el paquete deportivo BRABUS, encontramos varios detalles propios del especialista, como el logo del mismo en la palanca de cambios y en el freno de mano, dándole así un toque más deportivo al conjunto.

Por último y para un habitáculo bien iluminado, está disponible para el forfour el techo panorámico de policarbonto del que os he hablado en el apartado de diseño exterior. Este está dividido en dos secciones y cuenta con parasol (de serie en el acabado proxy). Como buen alemán que es, el listado de opcionales es extenso, muy extenso, aunque por lo general el precio de estos es contenido.

El smart forfour homologa 185 litros de capacidad de carga (255 litros hasta el techo), contando adicionalmente con un suelo de carga de formas regulares. Si abatimos los asientos 50/50, la capacidad aumenta hasta los 975 litros.

Motorización

La gama de smart cuenta con un programa de motores totalmente nuevo en el que la propulsión corre a cargo de modernos motores de tres cilindros de 52 kW (71 CV), 66 kW (90 CV) y 80 kW (109 CV BRABUS); y de la transmisión de fuerza se encarga un cambio manual de cinco velocidades o el cambio de doble embrague de seis velocidades twinamic opcional que sin lugar a dudas va a gustar a todo aquel que la pruebe, tal y como te comentaré en este apartado.

En este caso cuento con el motor tope de gama antes de la picante versión BRABUS del modelo, el propulsor turbo de 66 kW (90 CV) y 898 centímetros cúbicos de cilindrada que moviliza un par máximo de 135 Nm a 2.500 rpm. Con ellos, el pequeño modelo se mueve realmente bien por la urbe y declara un consumo medio real de 7,4 litros, una cifra que se me antoja algo elevada a pesar de que el 90% de mi recorrido tuvo lugar en ciudad.

Son características comunes a todos los grupos la construcción en aluminio, los árboles de levas en cabeza y las culatas de cuatro válvulas. La fricción interna del motor se reduce mediante pistones optimizados con faldas con recubrimiento de grafito, una cadena de distribución de baja fricción y empujadores hidráulicos recubiertos. Otros elementos característicos son la baja altura constructiva y el montaje con inclinación de 49 grados.

Estos motores incorporan una bomba de aceite variable progresiva que inyecta en el motor solo la cantidad de lubricante necesaria, cuenta con cadena de distribución y sus vibraciones han sido ajustadas debidamente.

Pero sin lugar a dudas, el mejor complemento para esta mecánica es el cambio automático de doble embrague twinamic -solo 992 euros-, algo poco habitual en el segmento de los coches urbanos. Tanto el accionamiento del embrague como los cambios de marcha son totalmente automáticos, permitiendo realizar acoplamientos suaves en comparación a los de las anteriores generaciones de smart. Lógicamente, también puede utilizarse en modo secuencial, bien desde la palanca del cambio o bien mediante las levas ubicadas detrás del volante (opcional con el paquete deportivo).

El cambio ha mejorado notablemente y lo cierto es que en los modos ECO y Sport funciona muy bien, de forma fácil y suave, ofreciendo un gran confort a bordo y suficiente rapidez en el cambio a la hora de engranar relaciones sin perdidas de tracción. Este cambio DCT tiene el diseño de un cambio manual de tres árboles y nos ofrece 6 marchas bien escalonadas, despidiéndose así de los tirones y la lentitud en los cambios de marcha de las pasadas generaciones y convirtiendo al smart forfour en un coche bastante rápido y muy ágil para la ciudad.

El funcionamiento del sistema Stop/Start es bastante bueno, pues el motor se apaga en cuanto nos detenemos y el arranque es inmediato cuando dejamos de pisar el freno. Eso sí, en frío y al ralentí resulta un poco molesto debido a las vibraciones del bloque tricilíndrico.

Es quizá cuando demandamos una aceleración más agresiva cuando la caja tarda algo más en responder, algo lógico si tenemos en cuenta que, salvo en la última velocidad, la gestión del cambio lleva preparada la velocidad inmediatamente superior. Por otra parte, veo preciso añadir que en esta ocasión el cambio no ha funcionado tan bien como otras veces que he probado el modelo, con notables tirones, lentitud y vacíos de potencia, pero en mi opinión creo que se trata de un problema de esta unidad concreta.

Aunque esta vez me haya decepcionado bastante el comportamiento del cambio, por precio y calidad de funcionamiento (que he probado en varias ocasiones), la transmisión automática de doble embrague y seis relaciones twinamic es una opción realmente recomendable para los smart de 90 CV, tanto el fortwo como el forfour.

¿Y solo para la ciudad? Hombre, 90 caballos pueden parecer excesivos para este modelo cuyo hábitat natural es la urbe, pero la verdad es que si aparte de moverte por la ciudad eres de los que se escapa los findes, el turbocompresor del motor más potente de smart y el cambio DCT te darán vida y bajarán en este caso los consumos. Sí, así es, si bien es cierto que con la transmisión automática pierdes algo de aceleración (11,9 segundos en el 0 a 100 km/h), el consumo mixto y las emisiones oficiales se reducen a 4,2 litros a los 100 km y 98 gramos de CO2 por kilómetro, respectivamente.

Motor3 cilindros en línea 0.9 turbo twinamic
Cilindrada898 cm³
Potencia66 kW (90 CV) @ 5.500 rpm
Par135 Nm @ 2.500 rpm
Peso1.025 kilos
Dimensiones Lar/An/Al mm3.495 / 1.665 / 1.554 mm
Volumen Maletero185 (975) litros
Aceleración 0 a 100 km/h11,9 segundos
Recuperación 80 a 120 km/h10,1 segundos
Velocidad máxima165 km/h
Consumo homologado5,1 / 3,7 / 4,2 l/100 km (urb. / extraurb. / comb.)
Emisiones CO2 por km98 g/km de CO₂ (Euro 6)
Precio de partida14.215 euros (esta mecánica y acabado sin descuentos)

Comportamiento

Entre los aspectos más llamativos del nuevo tren de rodaje destacan el diseño mecánico del eje delantero, inspirado en el Clase C de Mercedes-Benz, un eje trasero De Dion optimizado, recorridos más largos de la suspensión en las cuatro ruedas, neumáticos con una altura de flancos mayor y un diámetro de giro pequeño sin parangón en el mercado. El tren de rodaje de la nueva generación de smart ha conseguido el objetivo de aumentar considerablemente el confort de marcha, especialmente en el caso de este forfour, basándose en la experiencia recabada con los modelos smart anteriores.

Lo cierto es que el modelo es tu mejor aliado del segmento B en la ciudad, contando con un radio de giro de tan solo 8,65 metros que le convierte en el líder indiscutible del mercado y le permite hacer todo tipo de virguerías. Las calles estrechas son su hábitat natural, por las que se mueve con soltura y de manera muy ágil gracias a la mecánica y la transmisión automática de las que ya os he hablado al detalle. No os engaño si os digo que el modelo es cómodo y resulta rápido y preciso en sus movimientos entre el tráfico urbano denso, aunque tendrás que acostumbrarte al freno, pues cuenta con un tacto esponjoso y poco dosificable hasta que te haces a él.

Sin embargo, el comportamiento dinámico del nuevo smart tiene una tendencia suavemente subviradora. Es por ello que se han mantenido los distintos tamaños de neumático para los dos ejes. Además, la dirección está pensada para la ciudad y resulta algo blanda para mi gusto, no transmitiendo toda la información que nos gustaría recibir, sin perjuicio de que podamos devorar kilómetros con este urbano por carretera. El único hándicap en este caso será el espacio.

El sistema antibloqueo de frenos ABS, el sistema de control de tracción ASR, el ESP® y el asistente de viento lateral controlan los límites dinámicos de la conducción y te transmiten gran seguridad a la hora de circular a cierta velocidad con el pequeño forfour.

La suspensión, por su parte, se muestra firme, ayudando a contener notoriamente los balanceos de la carrocería, algo a lo que también contribuyen los 10 milímetros menos de altura de la carrocería con el paquete BRABUS. Sin embargo, al circular por firmes irregulares o pasar por badenes, el conjunto se muestra demasiado seco en combinación con el paquete deportivo, aunque es más cómodo que su hermano pequeño.

El asistente para viento lateral incorporado de serie puede minimizar las consecuencias de estas peligrosas situaciones iniciando un frenado selectivo al registrar el peligro de salida del carril: ello hace que el conductor no deba aplicar tanta fuerza para maniobrar en sentido contrario. El asistente para viento lateral está activo a partir de una velocidad de 80 km/h en línea recta y en curvas suaves. Si la intervención del asistente para viento lateral es apreciable, el indicador del ESP® se ilumina en el cuadro de instrumentos.

Por último y, a pesar de que al ralentí y en frío puedas sentir algunas vibraciones, el forfour está bastante bien insonorizado y avanza con suavidad, pues el aislamiento del ruido está realmente logrado y se consigue gracias a paneles de aislamiento en la carrocería y al sistema de suspensión. Es en carretera a partir de 100 km/h cuando el ruido exterior empieza a ser molesto en el habitáculo, especialmente en aquellas unidades equipadas con el techo de lona.

Equipamiento y precio

El precio de nuestra unidad de pruebas, un smart forfour 66 kW turbo con cambio de doble embrague, acabado passion, paquete exterior deportivo BRABUS y el extenso listado de opcionales que os he ido mencionando a lo largo de la prueba, está disponible por 19.886 euros (14.215 € de base, 2.038 € de equipamiento opcional y 3.633 € de opciones), a los que habremos de sumar el descuento de la marca y los posibles descuentos adicionales del concesionario.

Por este precio podrás disfrutar de un urbano al que no le falta detalle, con un equipamiento de serie que incluye volante multifunción, pomo de la palanca del cambio en cuero, fijación i-Size para silla infantil, consola central con cajón, toma de corriente de 12 voltios, elevalunas eléctricos, cuadro de instrumentos con pantalla en color TFT de 3,5″ y ordenador de a bordo, Tempomat con función de limitador de velocidad programable, cierre centralizado, Start/Stop, múltiples airbags, ayuda al arranque en pendientes, asistente para viento lateral, ESP o ABS, entre otros.

Opcionalmente, en este caso contamos con el cambio automático de doble embrague y 6 velocidades, el techo panorámico, el paquete deportivo BRABUS, la pintura para el tridion, el reposabrazos central, el depósito de combustible ampliado a 35 litros, el paquete LED & Sensor, el paquete de confort o el reloj y el cuentarrevoluciones.

Los precios del resto de la gama sin descuentos son los siguientes:

VersiónBásicoPassionPerfectPrime
forfour 71 CV12.890€13.32614.778€14.396€
forfour 90 CV14.215€14.215€16.103€15.395€
forfour electric drive23.966€
forfour BRABUS 109 CV19.725€
  • Cuenta con una estética innovadora y original que sin duda atraerá al público joven (y no tan joven).
  • El interior es ajustado en tamaño pero muy habitable para cuatro ocupantes, contando con diversos compartimentos y buenas soluciones de carga como la apertura del portón en dos secciones y el pequeño maletero en la sección inferior.
  • Insonorización y eliminación de vibraciones notable, aunque en carretera se percibe rápidamente el ruido del viento a partir de 100 km/h.
  • Seguridad avanzada para el tamaño.
  • Manejabilidad y dinamismo mejorado.
  • Cambio automático y motor de 90 CV muy recomendables.
  • Amplias posibilidades de personalización.
  • Carece de par a muchas vueltas en vez de hacer lo óptimo para la ciudad, que sería un par justo de 100 Nm desde las 1.500 rpm, aunque por lo general, el motor no va nada pero que nada mal.
  • Su consumo es algo elevado para lo que es el coche y el peso que tiene.
  • Algunos elementos deberían de ser específicamente diseñados para el modelo y no aprovechados de modelos más antiguos de Renault, igual que algunos materiales podrían estar más trabajados.
  • Precio elevado del conjunto, aunque las opciones tienen precios aceptables.

Galería de imágenes

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com