Inicio » Tutoriales de Automoción » ¿Cómo tiene que ser el neumático de un coche que pasa de los 300 km/h?: MICHELIN Pilot Super Sport

¿Cómo tiene que ser el neumático de un coche que pasa de los 300 km/h?: MICHELIN Pilot Super Sport

Un superdeportivo es un coche que puede exigir muchísimo al chasis, al motor, a las suspensiones, al conductor y por supuesto, a los neumáticos. Se trata de coches que reúnen lo máximo en prestaciones, junto a los acabados más exclusivos, y en algunos casos pueden ser series limitadas. Son coches que merecen ser introducidos en circuito para experimentar las sensaciones que nos tienen reservadas y poder desplegar los atributos que nos enamoran. Casi os diría que tener un superdeportivo en el garaje para uso normal, como haría cualquier hijo de vecino con su coche “terrenal”, es un crimen.

Los neumáticos de los superdeportivos son especiales. Se puede decir que el neumático que calzamos a nuestro coche está determinado por las prestaciones que el mismo puede desarrollar, así como otros parámetros como por ejemplo el peso máximo que soporta cada rueda. Para un superdeportivo, las exigencias (aunque sean puntuales) son tales que es necesario calzar neumáticos con prestaciones de competición, pero ideados para “la calle”. Digamos que si nuestro coche alcanza los 300 km/h, el neumático debe soportar esas velocidades, o más.

Vamos a introducirnos en el mundo de los neumáticos de superdeportivo de la mano de los MICHELIN Pilot Super Sport, un neumático de serie que es el más rápido en los circuitos y que hereda directamente la tecnología de las 24 Horas de Le Mans, con toda la experiencia del grupo Michelin a través de sus múltiples victorias en la mítica carrera, así como en otros campeonatos de la talla de las Le Mans Series y el campeonato FIA GT1. Parece exagerado decir que este neumático sea “un neumático de carreras para la calle”, pero como veremos ahora, nos quedamos incluso cortos.

Antes de nada, repasemos los códigos de velocidad

Michelin Pilot Super Sport

Una de las marcas que podemos leer en los neumáticos es el código de velocidad. Como sabemos, los neumáticos se marcan con mucha información en sus flancos: las medidas, la fecha de fabricación, el fabricante, el índice de carga, el índice de velocidad… Este último nos dice la velocidad máxima a la que ese neumático es seguro, y normalmente tiene una relación estrecha con el índice de carga (que nos dice la masa que soporta cada neumático como máximo).

Un neumático con un código de velocidad H soporta con seguridad la velocidad máxima de 210 km/h, mientras que un código V llega hasta 240 km/h. Luego están los códigos de velocidad de neumáticos como el Pilot Sport 3, que es el Y (hasta 300 km/h), y más allá nos encontramos con los códigos para neumáticos como el Pilot Super Sport, que solo montarán coches excepcionales. Estos códigos partirían del (Y), que permite velocidades superiores a los 300 km/h.

Códigos de velocidad superiores:

  • Y: permite circular hasta 300 km/h con una carga inferior al 85% de la capacidad de carga.
  • (Y): permite circular a más de 300 km/h con una carga inferior al 85% de la capacidad de carga.
  • OPEN ZR: permite circular a más de 300 km/h con una carga comprendida entre el 85% y el 100% de la capacidad de carga.

Pensemos en que, dadas las expectativas que ponemos en un superdeportivo y los niveles de prestaciones que desarrollan, el neumático debe mantenerse a la altura en cuanto a tecnología y prestaciones. Nos iría la vida en ello. Las fuerzas de aceleración, de frenada, las fuerzas laterales en curvas de alta velocidad, los requisitos de tracción a la salida de curvas de baja velocidad, las necesidades en lluvia y la exigencia brutal de rodar a 300 km/h nos tienen que dar pistas de lo que tenemos que calzar en ese coche.

Deben ser algo que de la talla, y por supuesto, quien espere precios económicos ya puede bajar de la nube: son neumáticos de altas prestaciones y de coste proporcional, dado que con ellos estamos sacando de la jaula a una bestia. Personalmente no concibo la contradicción de poseer un coche de altas prestaciones y calzarlo con neumáticos que no den la talla. Pero eso es otra historia y es mi percepción personal.

Cómo es el neumático por dentro

El MICHELIN Pilot Super Sport introdujo en su momento tres elementos que, combinados, dan lugar a un neumático tan laureado como impresionante: la cintura Twaron, la banda de rodadura Bi-Compound y el Variable Contact Patch 2.0. Con estas tres tecnologías como referencia, veremos que la fabricación de estas “gomas” no es moco de pavo. Pensemos, antes, que nosotros, los mortales, no solemos rodar a más de 200 km/h, y menos a 300 km/h, y por mucho que pretendamos creernos que sabemos cómo funciona un neumático a esas velocidades, debemos ser realistas.

Un neumático a esas velocidades tiene un comportamiento interesante. Quizás lo más llamativo es que el neumático tiende a “ahuevarse”, es decir, algo como esto:

velocidad

Lo que veis a la izquierda es lo que pasa de forma natural. Y claro, si a tu neumático de diario lo sometes a velocidades por encima de su código de velocidad, lo más probable es que reviente desintegrado. Pero los neumáticos para superdeportivos deben tener algo que permita que el neumático ofrezca la máxima superficie de contacto con el asfalto. Y en el caso de los Pilot Super Sport estamos hablando de la cintura Twaron, una fibra de alta densidad que se caracteriza por su gran resistencia a la tracción.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Es un material fuerte y ligero a la vez, y para un peso equivalente el Twaron es 5 veces más resistente que el acero. Lo que se consigue con esta cintura es “sujetar” más fuertemente la parte central de la banda de rodadura en comparación con los hombros, habida cuenta de que a altas velocidades la tendencia del neumático será la que hemos visto. Eso se consigue gracias a una tensión variable. El resultado es que la fuerza centrífuga se dirige mejor y las fuerzas se reparten homogéneamente.

La clave de estos neumáticos está en conseguir controlar las fuerzas que se dan a altas velocidades, de forma que se mantenga la forma, se mantenga la superficie de contacto y se “diluyan” los esfuerzos extraordinarios. Por eso mismo, la banda de rodadura también es especial y se denomina Bi-Compound, una denominación muy práctica que nos hace pensar en una doble composición.

banda rodadura 01

Podemos diferenciar dos partes principales en la banda de rodadura. La parte externa, más estrecha, es la que nos garantiza un agarre excepcional en curvas cerradas. Está fabricada con un compuesto reforzado con negro de carbono que asegura esa excepcional resistencia en las curvas cerradas. Digamos que en las curvas de ese tipo notaremos el soporte lateral del neumático cuando seamos exigentes (con la curva).

La parte izquierda, visto en el dibujo anterior, se corresponde a la zona más ancha y dispone de un compuesto especial que se adhiere todavía mejor a las irregularidades del firme y, sobre todo, tiene una composición especial y una escultura propia que hace que sobre suelo mojado sus prestaciones sean sobresalientes, rompiendo la película de agua más fácilmente y accediendo al asfalto con mucha eficacia.

Y ya que hablamos de superficie de contacto, decir que cuanta más dispongamos en cada momento, mejor agarre, prestaciones y seguridad vamos a tener en nuestros cuatro zapatos. Y eso nos sirve tanto para la huella del neumático en línea recta como en una curva. Lógicamente, la “geometría” de la huella en las dos situaciones será diferente, pero la tecnología Variable Contact Patch 2.0 logra que en ambas situaciones, la superficie de contacto sea la misma. Lo vemos en una serie de tres esquemas:

huella recta

huella curva

huella termica

La última también tiene su interés: con la tecnología Variable Patch, las temperaturas en la banda de rodadura se uniformizan y se reduce la misma en el borde, la parte que más sufre el calentamiento. Eso consigue darnos mejores prestaciones al límite y, por tanto, más seguridad.

Michelin y BMW M en cifras

  • El 100% BMW M5 equipan MICHELIN Pilot Super Sport.
  • El 100% BMW M6 equiparán MICHELIN Pilot Super Sport.
  • El 100% de BMW M3 con monta de 18’’ y un 30% de los que montan 19’’ equipan neumáticos Michelin.
  • 1.200 prototipos de neumáticos fabricados, evaluados y probados.
  • 1.000 neumáticos de pre-serie fabricados, evaluados y probados.

Los MICHELIN Pilot Super Sport en los superdeportivos

TG1_2059

Este es un neumático que ha sido desarrollado con los ingenieros de Porsche, BMW M y Ferrari. El MICHELIN Pilot Super Sport ha merecido incluso la distinción Ferrari Technology Award 2010, y ha sido aprobado por Ferrari (para sus modelos 458 Italia y 599 GTO) y por Alpina (para su modelo B5). Es la opción a elegir en coches de las siguientes categorías

  • Súper deportivos de serie (Porsche Carrera GT, Koenigsegg Agera, Ruf CT3) o modelos preparados.
  • Deportivos de lujo de serie (Porsche 997, Ferrari 458 Italia) o modelos preparados (Audi R8 MTM).
  • Deportivos de serie (BMW M3, Subaru WRX STi) o modelos preparados (Nissan GT-R Novidem).

Para probar y desarrollar estos neumáticos se invirtieron 1.000 horas de ensayos realizados a más de 300 km/h y más de 100.000 km recorridos en los circuitos más exigentes del mundo (Fiorano, Motegi, Estoril, Magny-Cours, Nardo, Charade, Nürbürgring). Los Pilot Super Sport se presentan en medidas de 18 a 22 pulgadas, de 225 a 315 y con perfiles desde 25 a 45. Como vemos, toda la tecnología invertida hace de estos neumáticos el calzado adecuado para los coches de más altas prestaciones, y sobre los terrenos más exigentes y la conducción más al límite.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com