Inicio » Lo + Destacado » Audi A5 Cabrio: Un 3.0 TDI con la melena al viento (Parte II)

Audi A5 Cabrio: Un 3.0 TDI con la melena al viento (Parte II)

Su mecánica:

Los motores de la familia A5 marcan una nueva pauta en cuanto a deportividad y eficiencia. Todos ellos se rigen por la filosofía de downsizing de Audi.

Las emisiones de CO 2 se han reducido de media en toda la serie un 11%, y eso teniendo en cuenta que en muchos motores se ha incrementado la potencia.

En el 1.8 TFSI, el motor de menor cilindrada, los ingenieros han modificado profundamente este cuatro cilindros y han aplicado nuevas soluciones en muchos ámbitos técnicos. Como recompensa a todo este trabajo se han conseguido unas extraordinarias prestaciones con un consumo reducido..

El cuatro cilindros de alta tecnología alcanza su par motor máximo de 320 Nm a 1.400 rpm y lo mantiene constante hasta las 3.700 rpm. Ya a 3.800 rpm desarrolla toda su potencia de 170 CV (125 KW). El 1.8 TFSI acelera al Audi A5 Coupé en 7,9 segundos de los 0 a los 100 km/h y más allá, hasta alcanzar una velocidad punta de 230 km/h. El consumo medio, sin embargo, es de sólo 5,7 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO 2 de 134 g/km y supone un nuevo récord en el segmento.

El motor de gasolina de potencia intermedia en la familia A5 es el 2.0 TFSI, que entre 2005 y 2009 fue elegido cinco veces consecutivas Motor del año. Entre sus principales características destacan el árbol de levas de admisión regulable, el Audi valvelift system en el lado de escape, los dos árboles de equilibrado, la fricción interna minimizada, el nuevo turbocompresor y la bomba de aceite regulada.

El 2.0 TFSI rinde una potencia de 211 CV (155 KW) y genera un par motor de 350 Nm entre 1.500 y 4.200 rpm. En 6,5 segundos acelera al A5 Coupé equipado con S tronic y tracción quattro hasta los 100 km/h, con salida parada, y le permite alcanzar una velocidad máxima de 245 km/h. En combinación con el multitronic opcional que estará disponible más adelante, el consumo medio asciende a 6,4 litros a los 100 km (148 gramos de CO 2 por km).

Por último tenemos el poderoso 3.0 TFSI. El impetuoso, refinado y sonoro 3.0 TFSI genera 272 CV (200 KW) de potencia y 400 Nm de par, disponibles entre las 2.250 y las 4.750 rpm. El A5 Coupé 3.0 TFSI resuelve la aceleración estándar en 5,8 segundos, y su velocidad máxima está limitada a 250 km/h. El consumo normalizado se limita a 8,1 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO 2 de 190 g/km. El 3.0 TFSI está disponible en una segunda versión de 333 CV (245 KW) que se monta en los modelos S.

Los motores TDI de Audi son sinónimo de impactantes potencias, sus elevados pares, el reducido consumo y la refinada marcha dan como resultado un conjunto global de gran armonía.

Ya el 2.0 TDI es un motor increíblemente potente, y Audi lo ofrece en dos versiones. La primera versión rinde 143 CV (105 KW) de potencia y 320 Nm de par, disponibles entre las 1.750 y las 2.500 rpm. La versión más potente, que ha experimentado una serie de mejoras, entrega 177 CV (130 KW) y un par motor de 380 Nm a un régimen de entre 2.500 rpm.

El 2.0 TDI de 177 CV (130 KW) acelera con cambio manual en 8,2 segundos hasta los 100 km/h, con salida parada, y le permite alcanzar los 230 km/h.

Su consumo medio asciende a sólo 4,7 litros a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO 2 de 120 g/km.

La oferta se completa con tres diésel V6 más potentes, cada uno de ellos con una cilindrada de 3,0 litros. Sus principales características son el reducido peso, inferior a los 190 kg, la distribución de cadena, diseñada para consumir menos energía, la reducida fricción, la bomba de aceite regulada y la gestión térmica, especialmente compleja. Tanto el cárter del cigüeñal como las culatas disponen de su propio circuito de refrigeración de agua, y ambos están conectados entre sí a través de válvulas.

El 3.0 TDI de 204 CV (150 KW) es el diésel V6 más eficiente de su clase. Audi lo ha optimizado con miras a reducir el consumo al mínimo, y las modificaciones han afectado a los tiempos de mando de los árboles de levas, al turbocompresor y al sistema common rail, con una presión de inyección de 2.000 bares. Entre las 1.250 y las 3.500 rpm, el 3.0 TDI genera 400 Nm de par motor. Acelera al A5 equipado con multitronic en 7,1 segundos de los 0 a los 100 km/h y más allá, hasta alcanzar una velocidad punta de 235 km/h. De media sólo consume 4,9 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO 2 de 129 g/km.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

En su versión más potente el 3.0 TDI desarrolla 245 CV (180 KW) de potencia y 500 Nm de par motor, disponibles entre las 1.400 y las 3.250 rpm. Con este motor, el A5 Coupé equipado con S tronic acelera hasta los 100 km/h, con salida parada, en 5,8 segundos, y la velocidad punta regulada electrónicamente de 250 km/h es sólo una cuestión formal. El consumo se limita a 5,7 litros a los 100 km, lo que equivale a 149 gramos de CO 2 por kilómetro.

Audi ofrece la transmisión ideal para cada una de las motorizaciones de la familia A5: el cambio manual de seis marchas, el multitronic de variación continua o el deportivo cambio S tronic de siete velocidades. En todas las motorizaciones el diferencial se encuentra delante del embrague. Debido a esta inusual medida, el eje delantero se encuentra considerablemente desplazado hacia delante, lo que se traduce en una larga batalla y en un reparto equilibrado de las cargas del eje.

El suave multitronic está disponible para el 3.0 TDI de 204 CV (150 KW).

El cambio de variación continua permite al motor funcionar casi siempre en el ámbito de su rendimiento más óptimo. Los conductores dinámicos disponen de un programa deportivo y de un modo manual con ocho relaciones fijas, que si desean pueden cambiar a través de las levas del volante.

El corazón del multitronic es el variador. Una cadena de mallas transfiere la fuerza entre dos pares de discos cónicos variables; uno de ellos se encuentra en el árbol primario, el otro en el secundario. Sus superficies cónicas se pueden separar y contraer. De este modo la cadena gira a diferentes radios y la relación de transmisión varía de forma continua. El embrague multidisco hidráulico con su control electrónico aumenta la eficiencia del multitronic, ya que al estar detenido el coche desacopla el cambio del motor.

La caja de cambio más deportiva de la familia A5 es el S tronic de siete velocidades, que se combina exclusivamente con la tracción integral permanente quattro. Para el inicio de las ventas Audi la monta en el 2.0 TFSI quattro: de serie en el Coupé y en el Sportback y con carácter opcional en el Cabrio. En el caso del 3.0 TDI de 245 CV (180 KW) se monta de serie, al igual que en el 3.0 TFSI, que llegará al mercado más adelante.

El S tronic de siete velocidades se compone de dos engranajes parciales que son accionados por dos embragues. Los procesos de cambio de una marcha a otra se llevan a cabo mediante el cambio de los dos embragues; apenas duran unas centésimas de segundo y se producen de forma extremadamente cómoda. El control electrónico ofrece un modo completamente automático con los programas D (Drive) y S (Sport). Sin embargo, el conductor podrá cambiar las marchas personalmente en todo momento, también con las levas del volante, disponibles como opcional.

Su seguridad

Al igual que el apartado en el que os hablaba del equipamiento, aquí os voy a comentar solo lo nuevo es decir presuponemos que este coche tiene elementos de seguridad para parar una tren. En el A5 Cabrio, una serie de elementos de refuerzo adicionales compensa la falta de un techo de chapa. Entre ellos cabe destacar una nueva cápsula frontal fabricada en aluminio que mejora aún más el comportamiento vibratorio.

En caso de producirse un accidente, un sistema de chapas adaptadas entre sí con unas determinadas características de deformación protege a los ocupantes del vehículo. Los dos airbags frontales, por su parte, tienen en cuenta para su activación la posición del asiento del conductor y del acompañante, y ofrecen una excelente protección a personas de cualquier estatura.

El A5 Cabrio monta airbags laterales para cabeza y tórax en la parte delantera, que complementa con un sistema especial: en el caso de que el vehículo amenace con volcar, detrás de los reposacabezas traseros emergen unas placas de aluminio de gran resistencia.

Los anclajes Isofix para sillas infantiles se incluyen de serie en los asientos traseros y con carácter opcional en el asiento del acompañante.

Ventajas: Increibles consumos, insonorización, diseño , deportividad y confort.

Desventajas: Precio, ancho para los hombre de los ocupantes traseros y no se oferta otro tipo de capota.


¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com