Inicio » Noticias del Motor » Segundo asalto perdido para el diésel: París se posiciona y Londres apunta maneras

Segundo asalto perdido para el diésel: París se posiciona y Londres apunta maneras

Hace justo una semana os hablábamos sobre el inicio de la guerra contra el diésel en la que Francia ya había anunciado fuertes medidas que buscan disminuir el consumo de este combustible así como el uso de los vehículos que lo empleen. La razonable medida del etiquetado de vehículos en función de la contaminación y la discutible penalización en la compra o el consumo, pusieron a muchos en pie de guerra al ver que esta medida podía extenderse a otras capitales europeas.

Una semana más tarde del anuncio de las primeras medidas ya sabemos que la capital gala pretende prohibir dicho carburante con el fin de reducir la contaminación de su aire.

surtidor

Según informa The Guardian, la alcaldesa de París pretende prohibir la circulación de vehículos que empleen diésel en 2020. Anne Hidalgo pretende crear zonas semi-peatonales en el centro de la ciudad. Con lo de “semi”, se refieren a zonas restringidas al tráfico rodado, algo similar a lo que hace ya la capital de Bélgica en las zonas boscosas urbanas con fin de generar grandes zonas de esparcimiento libres de contaminantes y accesibles para peatones y para vehículos sin motor.

Tras el famoso etiquetado del que os hablamos hace una semana, esta sería la segunda medida que afectaría al tráfico rodado en Francia.

Es un hecho que las partículas resultantes de la combustión del diésel presentes en el humo de los vehículos que se mueven gracias a dicho combustible son una gran amenaza. Este humo y su composición se han relacionado con el asma, el cáncer y la muerte prematura en las principales ciudades del mundo.

Anne Hidalgo, además de su campaña en el centro de la ciudad, podría terminar prohibiendo  el tráfico de camiones por la circunvalación de la urbe a no ser que su lugar de destino sea la misma. Esta medida no afectaría a autobuses, taxis, vehículos de emergencias o vehículos particulares de propietarios que quedarían exentos de cumplir con las restricciones de circulación en el centro de la capital gala.

diesel mk1

Las autoridades francesas también confirman que una de las ideas que tienen en mente es la de prohibir el tráfico rodado en determinadas zonas durante los fines de semana. Esta buena idea dejaría más espacio para el ocio pero podría terminar extendiéndose al resto de los días de la semana o de forma aleatoria en función de parámetros como los números de la matrícula, tal y como ocurre en otras ciudades del mundo.

Pues bien, tal y con informa el citado medio, Londres seguirá a medio plazo la estrategia de París de  introducir una prohibición total de los vehículos diésel. Según el gobierno local y los activistas de la capital de la isla, estos humos están causando un “daño grave para la salud”.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Boris Johnson, el alcalde de Londres, también quiere hacer frente a la contaminación causada por los óxidos de nitrógeno de los que cada vez se sabe más y que según los científicos y los expertos, son nocivos para la salud.

Actualmente Boris Johnson planea elevar la tasa de circulación en el casco urbano en un intento inmediato de reducir la contaminación del aire lo antes posible. El cambio significaría que los conductores de vehículos diésel podrían tener que pagar un total de 20 libras (unos 25 euros al cambio) para llegar al centro de Londres. Ojo, que este plan no solo afecta a los diésel, sino a los vehículos con motorizaciones gasolina matriculados antes de 2006. En fin, mejor sobre esta medida no hablamos ya que limita el tráfico rodado a los bolsillos menos abultados.

Los activistas advierten que esta medida no será suficiente y que Londres debería seguir el ejemplo de Paris y su prohibición para 2020.

Personalmente creo que en la actualidad ni la industria, ni la población, ni el parque móvil están preparados en ningún país europeo para hacer frente a esta fuerte campaña en contra del diésel.

diesel

Pero, ¿Por qué ahora?

Estas medidas llegan en un momento en el que Londres está muy contaminado. Se estima que la contaminación derivada del transporte por vías urbanas genera entorno a las 30.000 muertes al año.

A diferencia de la capital gala, la contaminación en Londres está contribuyendo a una menor esperanza de vida y una menor calidad de la misma. En base a ciertos estudios, los londinenses tienen hasta cuatro veces más probabilidades de morir a causa de la contaminación del aire que las personas que viven fuera de la capital y casi el doble que un habitante de Paris.

Hay que subrayar que el Reino Unido tiene un menor número de coches diésel que Francia, pero la proporción va en aumento. En 2013, el 34,5% de los automóviles en las carreteras del Reino Unido eran diésel, frente a sólo el 7,4% en 1994. En los últimos tres años, los coches más nuevos han sido elegidos por los compradores en motorizaciones diésel en más de la mitad de los casos.

gasolina

¿Somos solo los particulares los culpables?

Pues no, los datos que manejan las autoridades londinenses revelan que  22.000 taxis de Londres son una gran fuente de contaminación debido a que funcionan gracias al diésel. Se estima que los mismos contribuyen en un 50% al total de partículas emitidas en la gran urbe.

Parece que los alcaldes de las principales ciudades europeas están un poco desesperados con el hecho de querer reducir drásticamente la polución.

¿Qué harías tú en su lugar?

 

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com