Inicio » Noticias del Motor » ¿Crees que una Mercedes-Benz Clase V AMG tendría sentido? Pues ojo, que no sería la primera MPV AMG…

¿Crees que una Mercedes-Benz Clase V AMG tendría sentido? Pues ojo, que no sería la primera MPV AMG…

Seguramente alguna vez circulando por una autopista te ha pasado una furgoneta de reparto a toda velocidad. Sí, una de esas en las que el conductor se debe de creer piloto cuando realmente la velocidad de los vehículos comerciales no debería exceder los 90 kilómetros por hora (o 100 km/h dependiendo del vehículo). Y si esto ocurre con furgonetas de lo más normal, imagínate qué pasaría si al departamento de altas prestaciones de alguna marca le diera por sacar un vehículo comercial o un MPV con las siglas y el rendimiento de sus modelos más picantes.

Si en su día te llamó la atención aquella galería de renders de los vehículos comerciales más picantes de cada casa, el pedacito de historia que te traigo hoy no te va a decepcionar, porque mucha gente ni siquiera sabe que la antecesora de las actuales Mercedes-Benz Clase V y Vito en su día tuvo una variante AMG que se fabricaba en la factoría de Vitoria, aunque es cierto que esta era un tanto descafeinada…

Corría el año 1989 cuando Mercedes y AMG decidieron unir fuerzas para desarrollar un proyecto un tanto peculiar e inusual sobre la base de la MB100, bautizado finalmente como AMG MB 100 D. Era una propuesta única en el segmento y estéticamente lucía un kit de carrocería ligeramente más agresivo, con paragolpes deportivos, una parrilla remozada flanqueada por dos faros redondos e incluso unos faldones laterales más prominentes. Remataban el conjunto unas llantas de 15 pulgadas con diseño de cinco radios y un acabado bitono para la carrocería.

En el interior, las insignias AMG, las ventanas verdes, las alfombrillas específicas y un cuadro de instrumentos más deportivo le daban el toque final al habitáculo, todo ello envuelto en un tapizado de Alcántara poco frecuente de ver en aquella época. Lo cierto es que atrajo las miradas de todo el mundo, aunque su error llegó bajo el capó, donde se incorporó el bloque turbodiésel de 2.4 litros de los Mercedes 240D tipo W123 (1976-1985) y pasó de tener 72 CV (52 kW) a 95 CV (70 kW) a 4.400 rpm, lo que no la convertía en un modelo especialmente deportivo ni veloz.

En su día incluso BRABUS sorprendió al mundo con una variante más deportiva y lujosa de la Mercedes B 100, pero esta realmente nunca llegó a ver la luz…

Galería de imágenes

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Consigue financiación para tus proyectos

Tienes hasta 40.000€ para comprarte un coche, reformar la casa o lo que necesites:

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com