Inicio » Lo + Destacado » Estos son los 10 túneles de carretera más largos del mundo ¡En algunos incluso se han celebrado bodas!

Estos son los 10 túneles de carretera más largos del mundo ¡En algunos incluso se han celebrado bodas!

Siempre me han fascinado los túneles. Es cierto que a veces pueden ser un incordio por el cambio de luz o la obligación de reducir la velocidad en los mismos, pero estas auténticas joyas de la ingeniería que atraviesan montañas enteras o nos permiten circular durante varios kilómetros bajo tierra o mar desde luego son dignos de admirar. Es por ello que estos días he querido dedicar parte de mi tiempo a investigar acerca de los túneles de carretera más largos del mundo y me he encontrado con todo tipo de anécdotas curiosas, desde su iluminación que simula la luz diurna hasta la celebración de eventos en su interior.

No es ningún secreto que a lo largo de la historia las necesidades de transporte han llevado al hombre a tener que idear ingeniosas soluciones para hacer más cómodos y rápidos los desplazamientos, como cuando os hablé de las carreteras más peligrosas del planeta. Tan ingeniosas que incluso a veces nos asustamos y llegamos a pensar la típica frase de “pero qué bestia es el ser humano”, y lo cierto es que probablemente se os pase la idea por la cabeza cuando leáis este post.

Por suerte o por desgracia los túneles y los puentes son algunas de las asombrosas construcciones que nos ayudan a salvar los obstáculos físicos de la naturaleza, permitiéndonos atravesar lugares antes impensables. A modo de ejemplo y, para ir abriendo boca, debéis saber que Noruega es considerada líder mundial en túneles, alcanzando la espectacular cifra de 900 construidos hasta la fecha (al menos 33 de ellos submarinos), incluyendo el túnel de carretera más largo del mundo, así que si los túneles de la M-30 de Madrid se te hacen pesados… ¡Atento al listado!

1. Túnel de Laerdal (Noruega)

Con una longitud total de 24,5 kilómetros, este túnel de carretera es el más largo del mundo y permite a los automovilistas evitar deslizamientos de tierra y el cierre de carreteras en invierno. Conocido en el idioma natal como Lærdalstunnelen, forma parte de la ruta E16 entre Oslo y Bergen, conectando Lærdal y Aurland en la provincia de Sogn og Fjordane, al oeste de Noruega. El trayecto dura unos 20 minutos.

Su construcción comenzó en 1995 y, tras cinco años de colosales obras y una inversión de alrededor de 125 millones de euros, finalizó en el año 2000, inaugurándose el 27 de noviembre y quitándole el primer puesto en la lista al túnel de San Gotardo, en Suiza. Pero si hay algo que destacar de este desafío a la ingeniería y el diseño es la colaboración necesaria de un equipo de psicólogos en el proyecto, hecho que incluso ha convertido al túnel en toda una atracción turística.

Durante las obras de construcción del túnel se utilizaron avanzados sistemas de navegación por satélites y jumbos de perforación controlados por ordenador para finalmente extraer de la montaña más de 2,5 millones de metros cúbicos de roca.

Para el diseño del túnel se tuvo en cuenta el estrés mental de los conductores, por lo que en su interior se incluyeron tres grandes cuevas (cada 6 km) que dividen el recorrido en cuatro secciones y cuentan con un tamaño e iluminación que ofrece la sensación visual de que estamos conduciendo a la luz del día, permitiendo así descansar la vista y romper la monotonía. La luz blanca se emplea en el propio túnel, las paredes están equipadas con luz azul y amarilla y la luz dorada en el suelo imita un amanecer. De esta forma se mejora el viaje de los pasajeros, se reduce la aparición de angustia debido a la sensación de claustrofobia y, con ello, disminuyen los accidentes.

Las montañas por encima del túnel alcanzan alturas de hasta 1.809 metros, lo que hizo necesaria la construcción de un túnel de acceso de 2,1 km en el valle contiguo (Tynjadal). Ahora este sirve de túnel de ventilación.

Lo mejor de estas cuevas artificiales es que los visitantes no solo pueden detenerse en ellas para descansar y estirar las piernas, sino que incluso hay quien ha celebrado allí su boda y su “noche de chicas”. Respecto a la ventilación, la estructura cuenta con dos ventiladores de generosas dimensiones a la entrada y salida del túnel y un filtro electrostático para eliminar el polvo y dióxido de nitrógeno. Es más, es el primer túnel en tener su propia planta de tratamiento del aire.

El túnel tiene una pendiente de 2,5% y sube desde los 5 metros de altura sobre el nivel del mar hasta los 265 metros. Lo recorren unos 365.000 coches al año.

Por otra parte, para mejorar la seguridad, apoyar y reforzar el techo y las paredes del túnel, se utilizaron 200.000 tornillos de acero de hasta 5 metros de longitud y 35.000 metros cuadrados de hormigón. A su vez, cada carril se suministra con una banda de ruido fuerte hacia el centro para evitar choques frontales. Por supuesto, tampoco faltan la conexión a Internet, los teléfonos y áreas de emergencia cada 500 metros e incluso 15 zonas de cambio de sentido para camiones y autobuses.

2. Túnel de Yamate (Japón)

Es el túnel más largo de Japón y de Asia con una longitud de 18,20 kilómetros. Forma parte de la Shuto Expressway, la red de carreteras de pago del área metropolitana del Gran Tokio, une Takamatsu con Toshima y el peaje para turismos cuesta alrededor de 5 euros. Su ubicación se encuentra en el área metropolitana con mayor población del mundo, con más de 35 millones de habitantes, ostentando también el título de túnel urbano más largo del mundo.

Si bien es cierto que su construcción comenzó en 1992, no fue hasta el 22 de diciembre de 2007 cuando se inauguró el primer segmento del túnel, siendo el 7 de marzo de 2015 la fecha en la que se abrió el mismo por completo. La perforación se llevó a cabo con tuneladoras, a 30 metros bajo la superficie, y las instalaciones cuentan con elevada seguridad como teléfonos de emergencia y cámaras a intervalos de 100 metros.

3. Túnel de Zhongnanshan (China)

Este túnel que forma parte de la autopista Xi’an-Ankang une las localidades chinas de Baotou y Beihai atravesando la cadena montañosa de Qinling (la montaña Zhongnan). Con una longitud de 18,02 kilómetros, está formado por dos tubos de 6 metros de altura y 10,92 metros de ancho con dos carriles para la circulación cada uno. Tras cinco años de obras (comenzaron en marzo de 2002) y una inversión de más de 300 millones de euros, cuando fue inaugurado el 20 de enero de 2007 se convirtió en el túnel de carretera más largo de Asia.

Su construcción logró reducir el tiempo de viaje entre Xi’an y el condado de Zha Shui de 2 horas y 20 minutos a sólo 40 minutos y, al igual que el túnel de Laerdal, cuenta en su interior con plantas artificiales, luces de colores y nubes proyectadas en el techo, al tiempo que la ventilación se asegura a través de tres pozos.

La montaña que pesa sobre el túnel alcanza nada menos que 1.640 metros de altitud y para el proyecto se utilizaron métodos tradicionales de perforación y voladura en rocas compuestas de gneis y granito, utilizándose maquinaria de fabricación propia y camiones para la extracción de las piedras. En su interior la velocidad máxima está limitada a 80 kilómetros por hora.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

4. Túnel de Jinpingshan (China)

La información acerca de este túnel es bastante limitada, ya que no es un túnel abierto al tráfico civil ni lo encontrarás fácilmente en Google Maps. Cuenta con una longitud total de 17,504 kilómetros y se encuentra en China (Sichuan). Da acceso a la presa de Jinping, uniendo las dos ramas de la misma: Jinping Dam I y Jinping Dam II. Y ojo, que con 305 metros de altura, es la presa más alta del mundo.

El túnel está formado por dos tubos de 17.485 y 17.504 metros, respectivamente, y su construcción con tuneladora duró ocho años, desde 2003 hasta 2011, con un presupuesto de 165.835.637 euros. La montaña de Jinpingshan bajo la que pasa alcanza los 2.375 metros de altitud, lo que lo convierte en el segundo túnel más profundo del mundo. Adicionalmente, cuenta con otros cuatro tubos de agua de 16,7 kilómetros de longitud para el drenaje del depósito y la generación de energía.

5. Túnel de San Gotardo (Suiza)

Es uno de los túneles más antiguos del listado y forma parte de la autopista A2 de Suiza. Se construyó entre el 5 de mayo de 1970 y el 5 de septiembre de 1980 y presume de una longitud total de 16,94 kilómetros. Está formado por un solo tubo con dos carriles, uno para cada dirección, y actualmente maneja un volumen de tráfico de más de 17.000 vehículos al día a través del Macizo de San Gotardo, en los Alpes. Va de norte a sur, desde Göschenen hasta Airolo, y en 2016 fue aprobada la construcción de un segundo tubo cuyas obras empezarán en 2020 y se prevé que terminen en 2027. Posteriormente, se renovará por completo el actual tubo, con una duración estimada de tres años.

La renovación del actual tubo incluirá el revestimiento, la bóveda interior, la losa intermedia, la galería de seguridad y el sistema de ventilación. No será hasta 2030 cuando estén operativos los cuatro carriles de circulación.

Para su perforación se utilizó el método tradicional de excavación con explosivos y se abrieron dos bocas que posteriormente se unieron, una a cada lado de la montaña. Por desgracia, este túnel ha sido protagonista de numerosos siniestros, desde su apertura en los ‘80 y hasta finales de 2005 se produjeron nada menos que 885 accidentes con un total de 30 personas fallecidas.

Pero sin lugar a dudas el accidente más grave tuvo lugar el 24 de octubre de 2001, cuando dos camiones chocaron frontalmente y se produjo un incendio de grandes proporciones. En él fallecieron 11 personas y desaparecieron alrededor de 128 personas, por lo que el túnel estuvo cerrado durante dos meses hasta finalizar los trabajos de reparación. Lo más curioso es que, tras reabrirse el túnel, por motivos de seguridad solo se permitió circular a los vehículos de forma alterna (dos horas en cada sentido). Tiempo después, en 2002, se introdujo un sistema denominado “cuentagotas” que obliga a mantener una distancia de 150 metros entre cada coche.

Es importante no confundir este túnel con el conocido como túnel de base de San Gotardo, un túnel ferroviario que también transcurre bajo los Alpes suizos y cuenta con una impresionante longitud de 57,09 kilómetros y un total de 151,84 kilómetros de túneles y galerías. Como os podréis imaginar, es el túnel ferroviario más largo y profundo del mundo y su perforación concluyó el 15 de octubre de 2010, siendo oficialmente inaugurado el 1 de junio de 2016. Para los más curiosos os dejo el enlace a un artículo bastante completo de Magnet acerca del mismo.

Y completan el Top 10…

Existen otros muchos túneles que podrían sorprendernos por su longitud, pero no entrañan muchas curiosidades más allá de su longitud. Aun así, voy a mencionar cuales son los que completarían el Top 10 del listado, dando algunas pinceladas sobre los mismos.

Túnel de Arlberg (Austria)

Tiene una longitud de 13,97 kilómetros, es el segundo túnel más largo de Europa y fue construido entre 1974 y 1978 con un coste que rondó los 300 millones de euros. Forma parte de la carretera Arlberg (S16 Arlbergschnellstraße en el idioma nacional), conecta las provincias austriacas de Tirol y Vorarlberg y pasar por él tiene un coste de 9,50 euros.

A pesar de contar con 40 cámaras de videovigilancia y disponer de ocho salidas de emergencia, entre 2014 y 2017 será sometido a una importante renovación de 136 millones de euros en la que se construirán 37 nuevas rutas de escape, ya que por él pasan más de 8.000 vehículos al día y es la ruta más segura durante el invierno.

Túnel de Xishan (China)

Es el tercer túnel más largo de China con 13,65 kilómetros de longitud y forma parte de la autopista Taiyuan-Gujiao, estando localizado en la provincia de Shanxi. Terminó de construirse en 2012.

Túnel de Hongtiguan (China)

Como podéis ver, China se lleva la palma en lo que a túneles largos se refiere. Este último cuenta con una longitud de 13,12 kilómetros y también se encuentra en la provincia de Shanxi, como el anterior. Su construcción finalizó en el año 2013.

Túnel de Hsuehshan (Taiwan)

Es el primer túnel taiwanés de la lista y cuenta con una longitud de 12,94 kilómetros. Construirlo fue una odisea que duró nada menos que 15 años, desde 1991 hasta 2006, con un coste de 2.500 millones de euros debido a los casi cien derrumbes de tierra y las numerosas tuneladoras que quedaron atrapadas en el interior del túnel. Conocido popularmente como el ‘Túnel de la montaña nevada’, es también el segundo túnel de carretera más largo de la región Asia-Pacífico, conectando Taipéi con el condado de Yilan en apenas 40 minutos.

Además de sus modernos sistemas de vigilancia y seguridad con cámaras automatizadas de seguimiento continuo de la velocidad, iluminación, señales digitales o cambiadores de carril, destaca la existencia de dos emisoras de FM para amenizar el viaje.

Túnel de Fréjus (Francia-Italia)

El último túnel del Top 10 también es europeo y cuenta con una longitud de 12,89 kilómetros. Es de los más antiguos, pues su construcción se inició en 1973 y finalizó en 1979, abriéndose al público en 1980 y costando la friolera de dos mil millones de francos de la época. Conecta Francia e Italia a través del Norte de los Alpes y cuenta con dos carriles de circulación que controlan 220 cámaras Adicionalmente, existe un túnel de rescate paralelo para casos de emergencia.

Fuentes e imágenes: Destinoinfinito.com, Wikipedia, canalviajes.com, carreteraspeligrosas.com, structuralia, El País, ABC.

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com