[Vídeo] Esta competición de ‘burnouts’ a través de una cámara térmica es sencillamente fascinante

Los burnouts son una práctica muy habitual con los pony car y muscle car en las carreras de aceleración (drag races) estadounidenses, pero también hay competiciones dedicadas en exclusiva a ello. La única pena es que normalmente el humo que desprenden los neumáticos no nos permite ver como deberíamos el espectáculo, pero tranquilo, que hoy estamos de suerte.

Una cámara infrarroja montada en un dron nos proporciona una nueva perspectiva de la competición, permitiéndonos echar un vistazo detrás del humo de los neumáticos para mostrarnos cuánto calor desprende un automóvil durante un burnout. Incluso podemos ver detalles que normalmente se escapan a nuestra vista, como los trozos de goma calientes que explotan de los neumáticos traseros.

Recordemos que un burnout se consigue en los coches de tracción trasera al bloquear los frenos, introducir una marcha, acelerar fuertemente e desembragando hasta lograr que la rueda trasera comience a patinar, terminando girando a gran velocidad sin que el vehículo avance. Con ello se consigue que el neumático se desgaste brutalmente sobre el suelo, provocando una densa humareda y un ruido ensordecedor.

La mayoría de los burnouts son salvajes y duran bastante tiempo, por lo que esta cámara térmica es una buena forma de comprobar cuánto sufren las piezas mecánicas del vehículo con esta práctica. Recordad que en su día incluso os mostramos un vídeo en el que podíamos ver cómo un equipo de frenos alcanzaba tal temperatura que comenzaba a arder la rueda.

Cuéntanos qué piensas

Deja tu comentario

Queremos saber lo que piensas, ¡Comenta a continuación!

Autonoción® 2011-2021 Todos los derechos reservados