Inicio » Lanzamientos y Novedades de Coches » Tecnología OLED de Audi: Un paso más allá del LED

Tecnología OLED de Audi: Un paso más allá del LED

Las luces diurnas y los faros LED son un hito; el siguiente paso será la tecnología OLED, los diodos orgánicos emisores de luz, que abrirán nuevas vías a los diseñadores de los futuros Audi. Stephan Berlitz, jefe de Innovaciones en Iluminación y Electrónica de Audi, es uno de los ingenieros que han contribuido a que la marca de los cuatro aros tenga un papel de liderazgo en la tecnología moderna de iluminación del automóvil.

OLED son las siglas en inglés de “diodo orgánico emisor de luz”, consistentes en cristales formados por polímeros orgánicos que presentan las propiedades de los semiconductores. Con apenas unos nanómetros de espesor, este material, que en su estado de partida es pastoso, ocupa el espacio entre un ánodo y un cátodo, ambos con un recubrimiento que conduce la electricidad. Debido a que el espesor es de sólo unas milésimas de milímetro, todos estos materiales pueden ser transparentes, si es necesario.

Dos placas de vidrio con una superficie plana pulida encierran el conjunto y lo hacen estanco al agua y al aire. El sándwich resultante, de poco más de un milímetro de espesor, se acopla en un marco de metal. Si se aplica un bajo voltaje, la superficie se ilumina debido a la emisión de fotones en el campo eléctrico. Cuanto más delgada sea la capa, mayor es su brillo. Y se pueden utilizar distintos polímeros para conseguir diferentes colores.

Los OLEDs pueden colocarse uno detrás del otro para conseguir efectos de colores mixtos, ya que son transparentes. La luz blanca se obtiene juntando distintos colores. Stephan Berlitz muestra la luz trasera que su equipo ha desarrollado para el Audi Q7. En su interior, la luz proviene de cuatro pequeñas placas OLED de color rojo alineadas. Ocho segmentos planos constituyen la franja curva de color amarillo para el intermitente.

Stephan Berlitz, jefe de Innovaciones en Iluminación y Electrónica de Audi, explica: “Este efecto visual homogéneo no sería posible con los LEDs actuales, que son puntos de luz individuales que necesitan dispositivos ópticos adicionales, ya sean reflectores, conductores ópticos o bien ópticas de dispersión. Las superficies OLED son en sí mismas fuentes de luz. Pesan poco, se encienden muy rápidamente, generan una cantidad de calor muy pequeña, tienen una duración de varias decenas de miles de horas y no consumen más energía que los diodos emisores de luz. La tecnología OLED encaja perfectamente con Audi porque combina alta tecnología, máxima precisión y un súper diseño”.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

La hoja de ruta de Audi para la introducción de la tecnología OLED en producción en serie tomará todavía varios años. En su nivel actual de desarrollo, los nuevos diodos únicamente soportan corrientes de baja intensidad y el rango de temperatura aceptable para su buen funcionamiento termina a unos 80 grados Celsius. Los grupos ópticos con tecnología OLED harán su aparición como luces traseras en un futuro relativamente cercano; para las luces de freno, que tienen que ser unas cinco veces más brillantes, tendrán que pasar unos cuantos años más. Pero Berlitz también anticipa la utilización de OLEDs como luz diurna y luces laterales.

El principal objetivo, especialmente para los diseñadores de Audi, son los OLED tridimensionales. Los primeros prototipos aparecen ahora como parte de un fascinante proyecto con soporte público. Se trata de delicadas y ligeras fuentes de luz en forma de anillo instaladas en varios niveles en los pilotos traseros de un Audi TT.

Con una solución intermedia sería posible conseguir formas libres, preparando las pequeñas placas en tres dimensiones. Las agrupaciones de este tipo podrían localizarse en cualquier parte de la carrocería, como puede verse en una maqueta del futuro Audi R8 OLED concept. Tiene bandas formadas por cientos de OLEDs triangulares en sus laterales, en la trasera y en el interior del vehículo. “¡Mis colegas del departamento de diseño han transformado el vehículo en una fuente de luz!”, dice Berlitz. “Esto permitirá identificar el vehículo con una serie de formas que pueden variar constantemente”.

La tecnología “swarm OLED”, la tercera que se exhibe en el “túnel de la luz” es otro escenario más de cara al futuro. La parte trasera del vehículo se transforma en una superficie iluminada con innumerables puntos de luz parpadeante que se mueven como lo haría un banco de peces, siguiendo los movimientos del vehículo. Si el conductor gira a la derecha, los puntos de luz se mueven en esa dirección. Cuando el conductor frena lo hacen hacia delante, y cuanto más rápido se conduce, más intensos son los movimientos de los puntos de luz. De esta manera, los faros OLED avisan de forma activa al conductor que circula detrás de lo que está haciendo el vehículo que le antecede.

Esta tecnología “swarm” utiliza OLEDs en forma de pantalla con una matriz formada por un gran número de píxeles que pueden activarse por separado, y también combina la faceta práctica con la atractiva, o como dice Berlitz: “su apariencia es sensacional, pero también son un elemento definitivo de seguridad”.

Fuente: Audi

Artículo ofrecido por Autonocion.com: Blog de coches y motor

¿Sabes cúanto vale tu coche?

Descúbrelo inmediatamente, sin registro y totalmente gratis:


Marca:

Modelo:

Primera matriculación:

Tasación GRATUITA inmediata

 

 

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com