Inicio » Noticias breves » Volkswagen en apuros: La rebelión de los proveedores también afecta gravemente al Golf
golf

Volkswagen en apuros: La rebelión de los proveedores también afecta gravemente al Golf

Sin duda alguna el Grupo Volkswagen ha vivido mejores épocas. Todavía en plena vorágine en lo que al escándalo de las emisiones se refiere, al gran grupo alemán se le ha abierto un nuevo frente con sus proveedores de suministros y partes.

Tras haberos anunciado hace unos días un parón en la producción del Volkswagen Passat, el Grupo Volkswagen acaba de anunciar que va a parar la producción del Golf en su planta de Wolfsburg debido a una disputa con dos proveedores clave que parece que se ha intensificado en los últimos meses. El fabricante de automóviles también está recortando horas de trabajo en otras tres plantas alemanas debido a este mismo problema.

Sin duda alguna es un duro golpe para la marca. El Golf es el modelo que más se vende en Europa y el Passat, pese a ocupar la decimotercera posición –en el Top 100 de modelos más vendidos- forma el tándem líder de ventas de Volkswagen en Europa. Sin duda alguna dos pilares clave para la sustentación de la marca que harán perder muchos millones de euros y cabreará a los compradores que sufran retrasos en sus entregas.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Entrando más en detalle en el problema, Automotive News Europe ha comentado que el  proveedor ES Automobilguss ha detenido la entrega de las piezas de hierro fundido necesarias para hacer las cajas de cambio. Por otro lado, otra empresa hermana llamada Car Trim ha detenido la entrega de las fundas de los asientos a principios de este mes. Ambas empresas son firmas de  Prevent DEV un holding con base en Wolfsburg.

Varios informes de prensa alemana dijeron que la disputa se debe a un desacuerdo sobre el pago y los recortes de precios exigidos por Volkswagen que está tratando de reducir costos en medio de su escándalo de las emisiones.

Actualmente Volkswagen está considerando la posibilidad de emplear todos los medios legales a su alcance para forzar a proveedores a que cumplan con sus compromisos de entrega.

Este problema va a obligar a Volkswagen a detener la producción de Golf durante cinco días y además reducirá las horas de trabajo de más de 10.000 de los 60.000 empleados de la fábrica.

Con esto ya son tres los proveedores que se han vuelto en contra de la nueva política de ajustes del grupo alemán.

La controversia puede reducir las ganancias en unos 40 millones de euros a la semana tal y como ha confirmado un analista de Bankhaus Lampe.

¿Cómo terminará el problema? ¿Quién tendrá la razón, la marca o los proveedores?

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com