Inicio » Vídeos de Coches » [Vídeo] Esto es lo que pasa al exprimir un Lamborghini Aventador en un banco de potencia

[Vídeo] Esto es lo que pasa al exprimir un Lamborghini Aventador en un banco de potencia

El actual motor V12 es el corazón del Lamborghini Aventador LP 700-4, un motor creado para intentar revivir la esencia de modelos como el Miura, el Espada, el Countach, el Diablo y, por último, el Murciélago, pero también para tratar de potenciar toda esta esencia y enfocarla a un nuevo modelo y a una nueva época.

Según dicen los ingenieros de la marca, la única opción real para un Lamborghini es un motor atmosférico de altas revoluciones que dé como resultado una reacción reflexiva y excepcionalmente poderosa a los movimientos del pie derecho del conductor.

Un menor número de cilindros se traduciría en unos pistones y unas bielas más grandes y pesadas ​​que tendrían un impacto negativo sobre el enfoque de altas revoluciones del motor.

Este motor conocido internamente como L539 partió de una hoja en blanco. Naturalmente tenía que entregar más potencia y par que su predecesor, el corazón del Murciélago, pero ojo, porque también tenía que ser más pequeño y ligero con la finalidad de aligerar peso y reducir el centro de gravedad.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

El resultado es un V12 con dos bancadas a 60º con una composición muy clásica. Para que os hagáis una idea de lo compacto del motor, el mismo tiene las siguientes dimensiones: Para empezar hablamos de una altura de sólo 665 mm (incluyendo el sistema de admisión), 848 mm de ancho (incluyendo los colectores de escape) y 784 mm de longitud. El peso del motor es impresionante: 235 kg, lo que equivale a alrededor de 1 kg por 3 CV de potencia máxima.

El bloque motor se compone de una aleación de aluminio-silicio y la cilindrada asciende a 6.498 cm3. La distancia entre los cilindros es de 103,5 mm y el diseño de los mismos ha sido muy estudiado para llegar a contar con un diámetro de 95 mm y una carrera de 76,4 mm.

La velocidad máxima del pistón a 8.250 rpm es de sólo 21 metros por segundo, una velocidad considerablemente inferior a la de un Murciélago. Las cámaras de combustión fueron diseñadas cuidadosamente para lograr una óptima mezcla de combustible y aire. La relación de compresión 11,8:1 es muy alta.

Todas estas características técnicas se unen para crear una unidad de potencia de alto rendimiento. La potencia máxima de 515 kW (700 CV) a 8.250 rpm es impresionante. El par máximo es de 690 Nm y está disponible a 5.500 rpm. La curva de par del L539 es muy generosa, muy en la línea de un superdeportivo de primer orden.

El V12 es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos los 1.575 kg –distribución 43% – 57%- y también hace que el modelo pueda llegar a los 350 km/h.

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com