Inicio » Preparaciones de vehículos » ¿Un Toyota GT-86 con el motor modificado de un Nissan GT-R?: Sí, atento al trabajo de StreetFX
TOYOTA gt86 NISSAN gtR ENGINE 1

¿Un Toyota GT-86 con el motor modificado de un Nissan GT-R?: Sí, atento al trabajo de StreetFX

El Subaru BRZ y el Toyota GT-86 son bases perfectas para muchos preparadores, algo que os hemos demostrado en diversas ocasiones con interesantes resultados.

Hoy, gracias  Motor Authority os mostramos el trabajo de los preparadores australianos de StreetFX, a los que se las ha ocurrido la brillante idea de construir un Toyota GT-86 y reemplazar su mecánica 2.0 tetracilíndrica Bóxer atmosférica por el imponente motor del Nissan GT-R.

3.8 litros, V6, 550 cv, 632 Nm de par de serie… ¿Se puede tener más?. La respuesta es fácil, sí, se puede tener más, pero quizá, no mejor.

TOYOTA gt86 NISSAN gtR ENGINE 7

En este punto, podemos decir que Nissan desafió la tradición. En vez de montar un gran motor pesado y de gran consumo, el GT-R equipa un motor de tamaño perfecto, biturbo de seis cilindros y 3,8 l que genera unos prodigiosos 550 cv (404 kW a 6.400 rpm)  y unos asombrosos 632 Nm de par motor (disponibles entre 3.200 y 5.800 rpm).

El VR38DETT es un motor de altas prestaciones, aunque de bajo consumo para lo que nos ofrece a cambio.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

El bloque de cilindros presenta una plataforma cerrada para ofrecer una rigidez mayor. Para añadir aún más firmeza, también se adoptó una estructura de los largueros del chasis para dar mayor soporte al cigüeñal, lo cual era necesario por el enorme par generado por el motor. Las cubiertas del cárter y del balancín son de aleación de magnesio por su peso reducido y su resistencia.

TOYOTA gt86 NISSAN gtR ENGINE 6

Cada lado del VR38 tiene su propio turbocompresor, intercooler y catalizador para obtener más potencia y una respuesta mejor que con un motor de admisión atmosférica. Al emplear un sistema de admisión y de escape independientes para cada lado del V6, aumenta el flujo de aire entrante y disminuye la contrapresión de escape.

Como puedes ver, la mecánica tomada como base ya es una pasada, sin embargo, StreetFX tenía como objetivo producir más de 1000 CV y trasmitirlos a las ruedas traseras. Para llegar al millar de caballos se ha instalado un kit de turbos HKS, se ha aumentado la cilindrada a 4.1 litros y se han instalado otras mejoras. La trasmisión de serie no podía soportar las nuevas cifras de par y potencia y por eso se ha reemplazado por la misma caja secuencial que emplean los V8 Supercars australianos.

El motor tiene un aspecto fantástico tal y como puedes ver en la galería que te dejo tras el vídeo que por cierto, os recomiendo ver…

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com