Inicio » Noticias del Motor » ¿Sabías que los Sierra y Scorpio intentaron conquistar Estados Unidos? Fracasaron rápidamente
0merkurxr4

¿Sabías que los Sierra y Scorpio intentaron conquistar Estados Unidos? Fracasaron rápidamente

Corrían los años 80 cuando los clientes estadounidenses comenzaron la adquisición en masa de los vehículos importados desde Europa. Marcas como Renault, Peugeot, Fiat e incluso Yugo tenían grandes planes para la conquista de este país que finalmente terminaron en simples intentos y en algunos casos muy mala fama.

El caso es que las grandes firmas locales se vieron muy afectadas por la elevada demanda que estaban tomando los productos extranjeros y la constante amenaza de las firmas asiáticas. Es cierto que los vehículos fabricados en Europa no eran algo nuevo e incluso algunos fabricantes llevaban muchos años ya presentes pero hasta ese periodo las matriculaciones habían sido testimoniales, con excepción de Volkswagen y Volvo que ya jugaban en otra liga.

fiesta

Los gigantes de Detroit se pusieron en marcha casi al mismo tiempo aunque Chrysler llevaba algo de ventaja con su Horizon, desarrollado entre las filiales europea y estadounidense. Se vendió como Chrylser Horizon, Simca Horizon, Talbot Horizon, Dodge Ommi, Plymouth Horizon según mercados.

En Ford llevaban varios años intentando encajar el pequeño Fiesta en la rutina de los usuarios estadounidenses pero sin éxito. El Escort más global sí hizo bien las cosas pero en los segmentos superiores seguían perdiendo ventas frente a los productos desarrollados en el viejo continente.

ford-merkur-scorpio-USA1

Sabiendo esto, se pusieron manos a la obra y decidieron lanzar una nueva marca (sí, una más) para ofrecer vehículos europeos. Bajo el sello Merkur y tratando de darles mayor caché, se limitó su difusión a 800 concesionarios de las marcas Lincoln-Mercury, algo que en principio debería situarlos en un escalón superior a los Ford convencionales.

ford-merkur-scorpio-USA43

Los modelos elegidos para el asalto estadounidense fueron los Sierra y Scorpio. El primero se denominó XR4Ti y fue adaptado para cumplir con las estrictas normativas de seguridad del país, estrenando paragolpes, luces de posición laterales y todo lo relativo a la seguridad/emisiones.

ford-merkur-scorpio-USA47

Si en Europa la motorización empleada en los Sierra XR4 era un 2.8i V6, para Estados Unidos se tuvo que acoplar el bloque de 2,3 litros turbo que empleaban ya algunos modelos de la oferta nacional. No se pudo utilizar la denominación Sierra al ser propiedad de General Motors (concretamente la usaba GMC). Sólo llegó en versión con tres puertas y un enorme alerón doble que también recordarás de las unidades europeas.

Pasaron tres años sin pena ni gloria hasta que en 1988 llegó el Scorpio. La berlina de representación en Europa debía jugar un papel importante para restar ventas a los cada vez más populares Audis, BMWs y Mercedes, sin olvidar por supuesto al Volvo 740 que años antes ya se había ganado la fama de vehículo súper seguro.

ford-merkur-scorpio-USA41

La inversión necesaria para lanzar el Scorpio en Estados Unidos fue muy inferior, algo que permitía realizar la producción casi sin ninguna complicación en la cadena de montaje de Colonia, en Alemania. Eso sí, todas las unidades con destino “USA” incluían los paragolpes específicos, diseño interior de los faros modificado e instrumentación adaptada (algo que era sencillo).

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

ford-merkur-scorpio-USA36

La mecánica escogida para su lanzamiento fue la que en Europa hacía el papel de tope de gama, un 2,9 litros con seis cilindros y que podía solicitarse tanto con cambio manual de cinco velocidades como con una automática de sólo cuatro relaciones. La dotación era máxima para garantizar que los usuarios se convencieran de su mejor relación precio-calidad-producto pero las cosas no fueron como debían.

ford-merkur-scorpio-USA37

Si durante los primeros años nunca se alcanzó la pequeña cifra de 15.000 unidades anuales, durante los siguientes la cosa sólo fue a peor. El Merkur Scorpio tiene el feo título de ser el vehículo con menor vida comercial lanzado por Ford Motor Company en sus últimos 40 años.

Para que te hagas una idea de los esfuerzos que tenían que hacer los concesionarios, al mes cada uno vendía una media de 1 a 2 vehículos, haciendo insostenible su viabilidad. El elevado precio de tarifa, rondando los 30.000 dólares, complicaban mucho las cosas por más que el equipamiento fuese excelente, haciendo al Lincoln Town Car una mejor opción con mayor porte al mismo precio.

ford-merkur-scorpio-USA6

Como es habitual en los seres humanos, el tropiezo con el mercado estadounidense se repitió años después aunque aquí con menor riesgo al no invertir en una nueva marca. El Mondeo europeo intentó hacer las “américas” bajo la denominación Ford Contour y Mercury Mystique. Su éxito fue superior al de los Merkur y al estar fabricados en México los costes se redujeron bastante.

ford-merkur-scorpio-USA35

El mejor año para el Ford Contour fue 1999 cuando se vendieron 134.487 unidades más los 39.531 del Mystique. Estas últimas variantes ya con el restyling habían corregido ciertos problemas de fiabilidad, añadiendo además un interior mejor terminado y adaptado a los gustos locales.

ford-merkur-scorpio-USA12

En definitiva no todo lo europeo tiene que triunfar en todos los rincones del planeta y si hablamos del mundo del motor, las cosas se complican mucho debido a las muchas diferencias existentes entre las normativas de un lugar y otro, factor que eleva bastante los costes y puede convertir en inviable su comercialización (aunque algunos lo intenten).

En los últimos años la idea principal de los fabricantes es realizar productos globales capaces de superar las barreras gubernamentales existentes en distintas regiones con pequeñas modificaciones que no alteren demasiado los costes. De ahí que la propia Ford venda con éxito los Escape (Kuga), Focus, Fiesta y Edge en diferentes mercados internacionales con éxito.

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com