Inicio » Pruebas de Coches » Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV Zen 2WD: Acierto pleno
prueba-renault-kadjar-dci-ext3

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV Zen 2WD: Acierto pleno

El Renault Kadjar es el producto más acertado de la firma francesa en los últimos años junto al Captur. Ya sabes que los crossovers están de moda y sin uno en el segmento C se pierden un gran número de clientes en los principales mercados internacionales. Con el Koleos los franceses no tuvieron mucha suerte. Diseñado y producido en Corea del Sur para todo el mundo, no terminaba de encajar con los gustos de los europeos ni por proporciones ni por sus formas. Sí es justo reconocer que en más allá del viejo continente ha conseguido mejores resultados comerciales apoyado…
Diseño/Estética - 8
Calidad de acabado - 7
Equipamiento de serie - 8
Equipamiento opcional - 8
Habitabilidad - 7.2
Maletero - 7.5
Motor/Refinamiento - 8.2
Prestaciones - 7.8
Consumos - 8
Transmisión - 7.5
Dirección - 7
Frenos - 7.7
Comportamiento - 7.5
Calidad de rodadura - 7
Relación valor-precio - 8

7.6

Notable

El Kadjar es un candidato que debería estar siempre en tu lista si buscas un C-SUV. Buena planta, bien equipado y con un interior amplio para cuatro pasajeros, cuenta además con un motor brillante con 130 CV diésel que no gasta demasiado combustible. Los precios también son interesantes

El Renault Kadjar es el producto más acertado de la firma francesa en los últimos años junto al Captur. Ya sabes que los crossovers están de moda y sin uno en el segmento C se pierden un gran número de clientes en los principales mercados internacionales.

Con el Koleos los franceses no tuvieron mucha suerte. Diseñado y producido en Corea del Sur para todo el mundo, no terminaba de encajar con los gustos de los europeos ni por proporciones ni por sus formas. Sí es justo reconocer que en más allá del viejo continente ha conseguido mejores resultados comerciales apoyado por unos precios competitivos.

prueba-renault-kadjar-dci-ext36

Fabricado en España y desarrollado pensando en Europa, el Kadjar es otra cosa. Tiene todos los ingredientes necesarios para cautivar a los usuarios gracias a un diseño fresco con mucho estilo. Comparte muchos elementos con el Nissan Qashqai pero no los verás a simple vista. Aquí cada uno tiene su esencia e imagen de marca bien diferenciada.

Durante una semana he tenido la oportunidad de probar un Kadjar 1.6 dCi 130 CV Zen con tracción sencilla al eje delantero. Debo reconocer que me ha gustado mucho hasta el punto que me parece uno de los SUVS compactos más completos y equilibrados. ¿Las razones? Sigue leyendo y saldrás de dudas.

prueba-renault-kadjar-dci-ext26

DISEÑO

Estéticamente el Kadjar es un crossover atractivo. No sólo es una opinión personal dado que durante los días de la prueba he podido comprobar cómo muchos curiosos se acercaban para preguntar algunas de sus características. Me ha sorprendido que casi un año después de su lanzamiento haya muchos usuarios que no sepan de su existencia.

En relación al Nissan Qashqai es más grande. Juega con su longitud de 4,44 metros para transmitir mayor empaque. En el frontal el logo del rombo es enorme y junto con la iluminación diurna por LEDs consiguen que sea reconocible a lo lejos. Las ópticas rasgadas y los nervios del capó aumentan la sensación de dinamismo, algo necesario para captar la atención de los más jóvenes.

prueba-renault-kadjar-dci-ext21

Visto de perfil tiene un cierto aire al Mazda CX-7 por las formas de las ventanillas y la moldura cromada que recorre todo el contorno… pero aquí terminan las semejanzas. El Kadjar juega con los pasos de rueda para ganar musculatura y conseguir ese toque off-road que tanto gusta a los usuarios de SUVs.

La zaga es posiblemente la parte más sencilla del Kadjar. No es sosa ni aburrida pero sigue un patrón más común en la categoría. A pesar de esto la línea de cintura ancha y la gran cantidad de chapa de vista, elementos que generan robustez al primer impacto visual

La unidad testada con el nivel de acabado Zen es de las más completas, incluyendo de serie las llantas de aleación de 17 pulgadas, el paquete cromado exterior y los cristales sobretintados. De todos modos salvo el básico Life, todos los Kadjar tienen una presencia impecable.

prueba-renault-kadjar-dci-int1

INTERIOR

Si en su exterior el Kadjar ha evolucionado, en el habitáculo no se queda atrás. La primera sensación nada más abrir la puerta es de calidad. Los plásticos más a la vista tienen buen aspecto y al tacto son acolchados y agradables. Es cierto que si se hace un análisis más profundo encontrarás algunos materiales mejorables en las zonas inferiores pero es algo que ocurre en la mayoría de modelos de este segmento.

El salpicadero tiene un diseño sencillo que se apoya en pequeños detalles específicos para evitar que parezca excesivamente insulso. Un claro ejemplo es el asidero inferior forrado en piel que además de práctico pone el toque diferenciador.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b11

Debo aclarar que algunos compañeros de profesión me comentaron que los ajustes en sus Kadjar probados no eran buenos, con ruidos parásitos y crujidos, algo que yo no he vivido en esta unidad

Lo que no me ha gustado es que se compartan muchos mandos con el Nissan Qashqai. Por ejemplo los botones de elevalunas y espejos eléctricos son iguales a los que llevan varios modelos de la firma japonesa mientras que el climatizador es idéntico al de los Qashqai y Pulsar, dos detalles que no encajan con la firma francesa.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b15

Más acertada me ha parecido la instrumentación configurable. El conductor puede seleccionar tres fondos distintos y aunque al primer vistazo puede resultar algo confusa, en apenas unos minutos tendrás controlada toda la información. Para cambiar de menú sólo es necesario presionar un botón en el volante, haciendo sencilla esta operación.

Por el habitáculo hay muchos huecos porta-objetos repartidos, algunos de buena capacidad. Es una pena que no tengas suelo gomoso y estén forrados pero al menos son prácticos. En el cajón central entre los asientos hay mucho sitio para “esconder” la cartera, el móvil y alguna cosa adicional.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b8

EQUIPAMIENTO/PRECIO

La oferta actual del Kadjar está formada por los niveles de terminación Life, Intens, Zen y X-Mod. Salvo el más sencillo, el resto tienen una dotación más que correcta de serie y que no te obligarán a tirar de opciones salvo que seas muy exigente con el equipamiento.

Centrando la atención en Zen probado, de serie se incluyen el climatizador dual, sensor de lluvia, encendido automático de luces, cuatro elevalunas eléctricos, espejos plegables, sistema de navegación R-Link con bluetooth, doble puerto USB, SmartBeam, antinieblas, alerta de cambio de carril involuntario, lector de señales de tráfico, sistema de acceso y arranque sin llave, control de crucero, etc.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b29

La unidad probada además incluía el Pack Easy Parking Premium (detector de objetos en ángulo muerto + sensores de parking delanteros/traseros + medidor lateral de espacio + cámara posterior + parking manos libres), Pack Vision (techo panorámico + espejo fotosensible) y la pintura metalizada. La única opción que se echa de menos incluye los faros LEDs.

Con todo lo mencionado el Kadjar Zen 1.6 dCi tiene un precio recomendado de 27.000 € que se eleva hasta los 28.250 € con las opciones citadas. Este precio es sin descuentos ni promociones por lo que parece más que correcto. Un Nissan Qashqai 1.6 dCi 130 CV N-Connecta parte de los 28.100 € sin opciones, un Hyundai Tucson 2.0 CRDI 136 CV Tecno se va hasta los 31.188 € y un Kia Sportage 2.0 CRDI 136 CV GT-Line supera los 33.000 € aunque aquí la dotación es realmente completa.

prueba-renault-kadjar-dci-int6

Viendo cómo está el mercado está claro que el Kadjar es una alternativa muy interesante. Cierto que el nuevo SEAT Ateca podría complicarle las cosas. El 2.0 TDI 150 CV Style tiene un precio de 27.165 € y con las ofertas regalan los faros Full LED, situándolo muy bien en el mercado. Eso sí, si eres patriota no debes olvidar que el Kadjar se fabrica en Palencia y el Ateca llega desde la República Checa.

HABITABILIDAD

El interior del Kadjar no se puede decir que destaque por espacio frente a los rivales. A pesar de su mayor tamaño exterior es similar al Nissan Qasqai, cumpliendo en todas las cotas pero sin brillar en ninguna en particular.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

prueba-renault-kadjar-dci-int8

En las plazas delanteras la cota de anchura permite que dos pasajeros adultos viajen con sensación de desahogo. La altura libre al techo también es correcta aunque deberás tener cuidado con el parasol, muy intrusivo y que puede ser molesto (se soluciona bajando la banqueta pero si eres muy alto lo tienes más complicado).

En las posteriores hay suficiente espacio para dos adultos grandes o tres de talla media. La anchura es la medición más crítica y es algo justa a la altura de los hombros. Mejor queda por espacio para las piernas o altura libre incluso en esta unidad con techo solar panorámico (fijo)

prueba-renault-kadjar-dci-int4

El maletero tiene una capacidad de 472 litros mínimos, suficiente en términos generales pero que en comparación con otros rivales queda por detrás. Basta decir que el Ateca, 10 cms más corto, homologa 510 litros en su variante 4×2 mientras que el Hyundai Tucson tiene 513 litros.

Lo que no me ha gustado del maletero es el elevado borde de carga que no resulta cómodo para introducir objetos pesados. Sí cuenta con un falso suelo que permite organizar la carga y de paso deja una superficie plana cuando se abaten los respaldos posteriores.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b4

MECÁNICA

No se puede decir que la oferta mecánica del Kadjar sea especialmente amplia. En estos momentos se comercializa con el gasolina 1.2 TCe de 130 CV que puede pedirse con cambio manual o de doble embrague pero siempre con tracción delantera.

En diésel la familia arranca con el 1.5 dCi de 110 CV que igualmente está disponible con el cambio manual de seis velocidades o la caja de doble embrague EDC. Es una alternativa accesible por precio pero creo que por prestaciones no interesa salvo que seas un conductor tranquilo.

Por 1.500 € adicionales al 110 CV es posible adquirir el equilibrado y brillante 1.6 dCi de 130 CV. Es la única alternativa de la gama Kadjar que puede ir asociada a la tracción total a las cuatro ruedas, previo pago eso sí de 2.200 € adicionales. Lo que es obligatorio con este motor es el cambio manual de seis velocidades.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b9

Este motor siempre me ha parecido uno de los mejores de su potencia por refinamiento, entrega y agrado. Nada más arrancar resulta silencioso y apenas llegan vibraciones al interior. A destacar también que incluso en aceleraciones fuertes pasa desapercibido, algo que hace del Kadjar un coche muy agradable en cualquier circunstancia.

En combinación con la caja de cambios manual de seis velocidades se puede sacar mucho partido al motor, si bien la sexta velocidad es desahogo y no siempre tiene la respuesta contundente que se desea. Como en otros Renault hay un botón “ECO” que modifica la gestión electrónica y permite ahorrar algo el gasto de combustible pero tengo que reconocer que la sensación en la entrega de potencia queda excesivamente “capada”.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b14

El modo ECO me parece interesante para viajes largos en los que la velocidad de crucero es casi siempre la misma y no se requieren grandes aceleraciones. En otras circunstancias, por ejemplo en secundarias, es mejor llevarlo desconectado para contar con una respuesta más contundente que permita realizar adelantamientos en pocos metros.

Y hablando de recuperaciones, el Kadjar 1.6 dCi 130 CV ha necesitado 8,0 segundos para pasar de 80 a 120 km/h en cuarta, un dato correcto que garantiza maniobras seguras. La aceleración de 0 a 100 km/h la realizó en 10,3 segundos, otro dato también interesante y en la media con sus rivales.

Dónde sí destaca es en consumos. Con el modo ECO por autovía en un viaje largo la media obtenida fue de 5,2 L/100 mientras que por vías secundarias fue posible reducir la cifra hasta los 4,6 L/100, eso sí, realizando una conducción tranquila. Apurando las posibilidades del motor y en modo normal, el gasto en secundarias no superó los seis litros, siendo en ciudad el único ciclo en el que sube algo hasta rondar los 6,5 L/100.

prueba-renault-kadjar-dci-int-b2

Tengo que matizar que el sistema Stop&Start no me ha gustado por su funcionamiento. En la actualidad hay muchos dispositivos similares más rápidos y eficientes, parando el motor incluso a velocidades superiores a los 15 km/h (PSA por ejemplo). El Kadjar se para casi cuando está detenido y el encendido es algo lento.

COMPORTAMIENTO

En cuanto al comportamiento dinámico, Renault ha conseguido un buen compromiso entre eficacia y comodidad. No debes olvidar que es un vehículo con un centro de gravedad más elevado y por tanto no tendrás la agilidad de un Mégane a sus mandos.

Las suspensiones tienen un calibrado capaz de suavizar las irregularidades para que los pasajeros no reciban golpes secos o brusquedades. Esto es extensible al circular por caminos en buen estado. Quizás lo más negativo llega a la hora de enlazar curvas cerradas en las que a pesar de no haber un balanceo especialmente acusado, se recupera con lentitud.

prueba-renault-kadjar-dci-ext32

Entre sus rivales creo que un Ford Kuga tiene un comportamiento más acertado al transmitir mayor agilidad y permitir un paso por curva más rápido de forma sencilla. El Kadjar se siente algo torpe en cuanto quieres ir rápido, avisando que en carreteras de montaña prefiere tomarse las cosas con algo más de calma

Lo que no admite tacha es la sensación de control a elevadas velocidades, con una pisada muy sólida. Las curvas rápidas de autovía apenas se sienten en el interior, girando plano y haciendo que el viaje sea confortable. La única pega llega del ruido de rodadura cuando el asfalto no es bueno pero esto me ha ocurrido también en otros vehículos similares como el Citroën C4 Aircross o el Kia Sportage (de anterior generación). Un Hyundai Tucson en cambio filtra mejor y parece estar mejor aislado.

prueba-renault-kadjar-dci-ext10

En ciudad la conducción del Kadjar resulta sencilla. Cierto que resulta más aparatoso que otras alternativas desde el puesto de conducción por la dificultad existente para calcular las esquinas. Por esta razón los sensores de parking delanteros y traseros son de gran ayuda, facilitando mucho las maniobras en garajes o lugares estrechos.

La visibilidad es correcta incluso en el tres cuartos trasero gracias a la tercera ventanilla posterior. El detector de ángulo muerto opcional me parece interesante aunque en la unidad testada no funcionó “tan fino” como en otros modelos, avisando tarde (cuando ya veías el coche en el retrovisor).

prueba-renault-kadjar-dci-ext31

El tacto de la dirección sigue la estela de las últimas asistencias eléctricas, sin transmitir gran cosa pero facilitando el guiado a aquellos conductores que sólo quieren seguir la trayectoria marcada sin necesidad de constantes correcciones. En definitiva cumple pero no enamora por tacto.

El Kadjar cumple con todo lo que el cliente de un SUV compacto busca: diseño, motor solvente, consumos bajos, posibilidades de equipamiento amplias y suficiente espacio para los pasajeros y la carga. La relación precio-producto es interesante y que esté fabricado en España suma puntos
La calidad de rodadura por ciertos asfaltos no termina de convencer, algo extensible al tacto de la dirección que es demasiado artificial. No hay salidas de aire en las plazas traseras y algunos mandos carecen de iluminación. El borde de carga del maletero está alto. Renault debería añadir más mecánicas al Kadjar para sacarle el máximo partido
Motor1.6 Energy dCi
Cilindrada1.598 cc
Potencia130 CV a 4.000 rpm
Par320 Nm a 1.750 rpm
Peso1.490 kg
Dimensiones Lar/An/Al mm4449 / 1836 / 1607
Volumen Maletero472 / 1.478 litros
Aceleración 0 a 100 km/h9,9 seg (10,3 segundos en prueba)
Recuperación 80 a 120 km/h8,0 seg en IV
Velocidad máxima190 km/h
Consumo homologado4,3 L/100 (5,5 L/100 en prueba)
Emisiones CO2 por km113 g/km
Precio de partidaDesde 27.000 € (1.6 dCi 130 CV Zen 2WD)

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com