Inicio » Pruebas de Coches » Prueba Kia Optima 1.7 CRDi DCT Drive 141 CV: Una berlina generalista para ‘papis’ exigentes
Kia Óptima.9

Prueba Kia Optima 1.7 CRDi DCT Drive 141 CV: Una berlina generalista para ‘papis’ exigentes

A pesar de que la fiebre SUV sigue en pleno auge, el segmento de las berlinas medias parece estar ganando cierta importancia en nuestro país gracias a la llegada de nuevos modelos como el que nos atañe hoy. Por supuesto no alcanzan las cifras de ventas de hace unos años, pero al menos se ha limitado el retroceso provocado por los crossovers y MPVs compactos. En mi caso tengo que reconocer que siempre he sido un amante de las grandes berlinas (bueno, realmente de todo vehículo de grandes dimensiones) y tenía ganas de probar la renovada apuesta de Kia -por…
Diseño/Estética - 9
Calidad de acabado - 8.5
Equipamiento de serie - 9.5
Equipamiento opcional - 7
Habitabilidad - 7.5
Maletero - 7
Motor/Refinamiento - 8.5
Prestaciones - 7.5
Consumos - 8
Transmisión - 8.5
Dirección - 8
Frenos y neumáticos - 7.5
Comportamiento - 8
Calidad de rodadura - 8
Relación valor-precio - 9.5

8.1

Notable

El nuevo Kia Optima se distingue por tener un moderno exterior, un audaz diseño interior con más espacio para todos los ocupantes y una completa dotación de serie, un despliegue de nuevas tecnologías y un eficiente sistema de propulsión que en combinación con el cambio DCT hará que desees devorar kilómetros. Es un serio rival dentro del segmento.

A pesar de que la fiebre SUV sigue en pleno auge, el segmento de las berlinas medias parece estar ganando cierta importancia en nuestro país gracias a la llegada de nuevos modelos como el que nos atañe hoy. Por supuesto no alcanzan las cifras de ventas de hace unos años, pero al menos se ha limitado el retroceso provocado por los crossovers y MPVs compactos.

En mi caso tengo que reconocer que siempre he sido un amante de las grandes berlinas (bueno, realmente de todo vehículo de grandes dimensiones) y tenía ganas de probar la renovada apuesta de Kia -por muy “coche de papi” que digan algunos que es-, pues aunque guarda muchas similitudes con su antecesor, se trata de una nueva generación completamente renovada.

Kia Óptima.45

Las primeras unidades del modelo circulan por nuestras carreteras desde la segunda mitad de enero, y en su primera etapa comercial la marca solo lo ofrece con un motor diésel de 1.7 litros y 141 CV, pudiéndose optar por tres niveles de acabado realmente completos cuyo precio es más que aceptable. Respecto a la transmisión, se puede pedir con cambio manual de seis velocidades o bien con la caja secuencial de doble embrague con siete velocidades como el de nuestra unidad de pruebas.

Como podréis leer a lo largo de la prueba, la cuarta generación del Optima se distingue por un moderno exterior, un audaz diseño interior con más espacio para todos los ocupantes y un despliegue de nuevas tecnologías. Al fin y al cabo, el segmento D es importante para la casa coreana -al igual que para todas las marcas-, ya que no deja de ser un segmento que representa aproximadamente 1.500.000 –sólo en Europa- de vehículos anuales, de los que el 45% son berlinas de tres volúmenes y el 55% familiares.

¿Nos vamos a conocerlo a fondo?

Diseño exterior

Exteriormente el nuevo Kia Optima ofrece más presencia que nunca en la carretera, con detalles modernos en la superficie, unas líneas y curvas en la carrocería más afiladas y una silueta de berlina alargada. Es un coche discreto, pero incorpora algunos detalles que le dan ese toque deportivo que a todos nos gusta ver en los modelos del segmento D. Por desgracia, aquellos que quieran un extra de deportividad tendrán que esperar al lanzamiento de las versiones GT.

La evolución en la imagen del nuevo Optima ha sido concebida para ser funcional y deportiva, mientras que las dimensiones exteriores aumentan ligeramente en longitud, anchura y altura.

Es en el frontal donde quizá encontremos su mayor atractivo, donde los protagonistas son los rasgados faros delanteros que se extienden hasta las aletas y la característica parrilla en color negro con detalles y contorno en contraste cromado que refleja el actual ADN de la marca. Ésta además se extiende desde un faro hasta el otro, dando sensación de uniformidad a la parte delantera de la berlina.

Kia Óptima.15

Es preciso señalar que las ópticas delanteras cuentan con un sistema de proyectores para la iluminación principal y una ceja en color blanco que delimita el faro por la parte superior, reservándose la mitad inferior a la tira de luces diurnas LED. La iluminación más extendida en los acabados es la de xenón (con su correspondiente lavafaros), que en el caso del acabado superior es bi-xenón y adaptativa. En nuestro caso nos conformamos con las ópticas de iluminación fija automática en giro.

La parte inferior del paragolpes es otro de los elementos que definen la personalidad del Kia Optima, encontrándonos en este caso ante un nuevo diseño con toma de aire de tipo rejilla que se extiende horizontalmente hasta unir otras dos tomas de aire laterales, incorporando a su vez unas llamativas luces antiniebla con tecnología LED y diseño de tipo ‘cubito de hielo’ que son de serie en toda la gama.

Kia Óptima.2

La distancia entre ejes se ha extendido 10 mm, hasta 2.805 mm, con un aumento de la longitud total del vehículo de 10 mm, hasta 4.855 mm. El nuevo modelo también es 25 mm más ancho (1.860 mm) y 10 mm más alto (1.465 mm).

La línea lateral del modelo posee un aspecto dinámico gracias a las grandes dimensiones de las puertas, los pasos de rueda ligeramente abultados, la caída del pilar C y el diseño descendente de las ventanillas traseras y ascendente de la línea de cintura. En su conjunto y, combinado con los detalles cromados y las llantas de 17 pulgadas con neumáticos 215/55 –de serie con el acabado Drive-, la forma lateral del modelo hace que el Optima parezca abalanzarse sobre la carretera deseando devorar kilómetros.

En la parte trasera nos topamos en esta ocasión con un diseño muy acertado. Los grandes faros traseros con tecnología parcial LED que parten del lateral y se extienden por encima de la denominación del modelo aportan al diseño ese toque de personalidad que tanto echamos en falta en algunos de sus rivales. Si a esto le sumamos que el interior del faro cuenta con una firma lumínica muy característica y el resto de la zaga está dominada por unas superficies angulosas de líneas nítidas, la berlina se asienta de forma natural sobre el asfalto.

Sobre la luneta trasera encontramos una antena con diseño de aleta de tiburón, lo cual me parece realmente acertado; mientras que en el extremo inferior del paragolpes encontramos dos pequeños faros secundarios ubicados en los extremos y un discreto difusor que acoge la salida de escape. Por su parte, la zona central de la zaga contaba en nuestra unidad de pruebas con el logo de la marca en posición privilegiada y la cámara de marcha atrás entre éste y la matrícula.

Su nuevo diseño hace que esta generación sea la más aerodinámica hasta la fecha, con un coeficiente Cx reducido de 0,30 a 0,29.

En nuestro mercado el modelo está disponible en 7 colores exteriores. Concretamente nuestra unidad se encontraba pintada con un elegante tono metalizado gris oscuro denominado Graphite, el cual supone un sobrecoste de 450 euros.

Diseño interior

Una vez montados en el nuevo Kia Optima, descubrimos que es un modelo realmente cómodo. El puesto de conducción es muy confortable, tal y como cabría esperar de una berlina de sus dimensiones, y todo está en buena posición, al alcance de la mano del conductor. Es más, el diseño del salpicadero está claramente orientado hacia el conductor en un ángulo de 8,5 grados, buscando que éste tenga que desviar lo mínimo posible su atención de la carretera (basta con echar un vistazo rápido a la foto del interior para percatarse de ello).

La prueba la hemos realizado en un acabado Drive, en el que encontramos un marcado carácter dinámico para seguir atrayendo la atención de los consumidores, aumentando a su vez la sensación de calidad, refinamiento y empaque. No hay un solo elemento al que no se haya prestado atención y que podamos calificar de “malo”.

Kia Óptima.28

Nuestra unidad montaba un interesante volante forrado en piel con pespuntes en color contraste en el que se incorporaban ocho botones de acceso y cuatro selectores similares al scroll, contando adicionalmente con dos levas tras el volante para un uso manual del cambio automático.

La calidad de los materiales usados en el interior del nuevo Optima se ha mejorado significativamente respecto al modelo anterior, con una proporción de superficies blandas mucho mayor, tejido y piel de tonos naturales y costuras reales en el salpicadero y las puertas.

Tras el volante nos encontramos con uno de los puntos fuertes de nuestro acabado y uno de los puntos interiores que destaca respecto a los competidores, lo que viene siendo un panel de instrumentos digital central acompañado de dos diales analógicos. He de confesar que el panel de instrumentos digital es muy completo, y a diferencia de otros modelos de la gama este indica con total detalle numerosos elementos informativos como un velocímetro digital y otras funciones.

Kia Óptima.41

El diseño simple de su salpicadero se combina con diversos elementos metálicos rematados con materiales de tacto suave, calidad y líneas horizontales claramente definidas que albergan toda la botonería dividida en dos zonas diferenciadas: la de monitorización y la de control.

La primera de ellas está centrada exclusivamente en proporcionar la información a los ocupantes de la forma más clara posible, a través de la instrumentación para el conductor y el interfaz HMI con una pantalla de 7 u 8 pulgadas (en función del acabado elegido, en este caso 7 pulgadas) en el centro del salpicadero, cuyo manejo resulta fácil, rápido e intuitivo. Bajo una clara línea que recorre a lo ancho el salpicadero está la zona de control, con una consola central que se extiende hacia abajo y está orientada hacia el conductor.

Entre el módulo de climatización bizona y el sistema de infoentretenimiento el modelo cuenta con las salidas del aire acondicionado y el botón de la señalización de emergencia, seguido por debajo de los mandos para controlar el nuevo sistema de audio, vídeo y navegación (AVN) de Kia, de apariencia más moderna que su predecesor.

Kia Óptima.42

En la parte inferior de la consola central tenemos un hueco porta objetos y las tomas Aux in, USB y 12V que se encuentran justo enfrente de la palanca de cambios automática de 7 velocidades (con el pomo tapizado en piel) y dos posa vasos. Tras la palanca de cambios encontramos el selector de modos de conducción, el botón para desactivar el Start/Stop, el freno de mano eléctrico, el Auto Hold y el botón para desactivar los sensores de aparcamiento.

Uno de los elementos que más han llamado mi atención son los controles situados en la puerta, es decir, los de manejo de los espejos retrovisores y los elevalunas eléctricos. Normalmente es un detalle al que pocas marcas prestan atención, encontrándonos con botones bastante desagradables a la vista y al tacto en modelos que podrían considerarse incluso premium. En Kia, sin embargo, se han preocupado de este detalle, con una botonería tan agradable al tacto como a la vista.

Kia Óptima.26

Por su parte, los asientos son confortables y sujetan bastante bien, contando con ajuste eléctrico y memoria en el del conductor; mientras que el acceso a las plazas traseras es cómodo y el espacio en la parte posterior es correcto para 3 personas, aunque el túnel de transmisión y las salidas del aire acondicionado resultan algo molestas en la plaza central.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Kia Óptima.43

Con los cambios, el Kia Optima ahora posee un habitáculo más espacioso y confortable, que proporciona mayor espacio para la cabeza, los hombros y las piernas en las plazas traseras, así como un maletero mayor que alcanza los 510 litros.

Motorización

Como ya os he comentado, para nuestra prueba elegimos el Kia Optima 1.7 CRDi con 141 CV asociado a la nueva transmisión automática DCT de doble embrague y siete velocidades, una mecánica derivada de la versión existente que ha sido objeto de una serie de modificaciones para su aplicación en el nuevo Optima, aumentando la potencia y el par al tiempo que se reducen las emisiones.

Este propulsor, el cual se consagra como la única alternativa del modelo, ahora genera 141 CV y 340 Nm de par a pesar de aumentar su eficiencia y reducir el nivel de NVH. Además, un nuevo turbocompresor de geometría variable controlado electrónicamente proporciona una sobrealimentación más eficaz para la respuesta al acelerador y el par a bajo régimen. El par máximo está disponible ahora entre 1.750 y 2.500 rpm, lo que facilita la conducción en un margen muy amplio de velocidad.

Con todas las mejoras, este bloque es ahora más refinado, más prestacional y lo que es más importante, menos ‘tragón’, homologando un consumo combinado de tan sólo 4,4 litros a los 100 kilómetros (aunque la realidad es ligeramente superior, como os cuento a continuación). También las emisiones de CO2 son mucho menores, reducidas hasta 116 g/km (con la caja de cambios DCT y el sistema de reducción de consumo Intelligent Stop/Go de Kia).

Kia Óptima.22

Durante nuestra prueba, el consumo real combinado fue de 6,2 litros, todo ello teniendo en cuenta que circulamos por ciudad, carreteras de montaña y autopista. El consumo en carretera baja hasta los 5,6 litros, resultando más elevado en ciudad pero sin llegar a ser excesivo (en torno a los 6,6 litros).

Al girar la llave (sí, no lleva arranque por botón, algo que me ha sorprendido teniendo en cuenta el notable salto de calidad y tecnología de los últimos Kia) la mecánica diésel se muestra bastante silenciosa y las vibraciones no se hacen de rogar, haciéndose palpable el gran trabajo de los ingenieros de la marca al incorporar material absorbente del ruido en el bloque de cilindros y los filtros de aceite y partículas. Es más, en carretera te molestará más el ruido de rodadura y del viento que el del propio motor, aunque en cualquier caso ninguno de ellos llega a ser molesto.

Independientemente de la opción elegida, el Optima siempre incluye de serie el Pack Eco-Dynamics con el sistema Stop&Start. 

Su respuesta es más que aceptable gracias a los 340 Nm de par motor disponibles desde las 1.750 rpm y, a pesar de que no ofrece unas prestaciones extraordinarias, acelera de forma progresiva y contundente hasta los 100 km/h en 11 segundos, además de mover con soltura los 1.645 kilos que presenta sobre la báscula el modelo.

Kia Óptima.33

Del funcionamiento del nuevo cambio DCT hay que destacar su rápida y eficiente gestión en función de los requerimientos de nuestro pie derecho, incorporando adicionalmente dos modos de conducción: Normal y Sport.

Otro de los elementos clave en el confort de marcha es la transmisión automática DCT de doble embrague y siete velocidades que, si ya me convenció en el Kia Cee’d, en esta ocasión la veo imprescindible. Desarrollada por el propio grupo Hyundai-Kia, también tuvimos la ocasión de probarla al ponernos al volante del Kia Sportage 2016, y al igual que ocurría en este modelo, ofrece unos cambios suaves, rápidos y prácticamente imperceptibles incluso cuando decidimos circular algo más ligeros.

Hay que ser realista, no es el cambio DSG de Volkswagen (por ejemplo), pero su relación calidad precio es bastante buena –supone un sobrecoste de 2.000 euros- y sin duda alguna no te defraudará en un modelo como el Kia Optima. Además, ofrece la posibilidad de usarse en modo secuencial a través de la propia palanca o las levas que giran solidariamente con el volante, reteniendo extremadamente bien a la hora de descender por pendientes empinadas. Si quieres un coche con cambio automático su elección es, sin duda alguna, un acierto.

Motor1.7 CRDi
Cilindrada1.685 cm3
Potencia141 CV (104 kW) a 4.000 rpm
Par340 Nm entre las 1750~2500 rpm
Peso1530-1645 kg
Dimensiones Lar/An/Al mm4.855 / 1.860 / 1.465 mm
Volumen Maletero510 litros
Aceleración 0 a 100 km/h11 segundos
Recuperación 80 a 120 km/h6,5 segundos
Velocidad máxima203 km/h
Consumo homologado5,1 / 4,1 / 4,4 l/100 km (urb. / extraurb. / comb.)
Emisiones CO2 por km116 g/km de CO2 (combinado)
Precio de partida21.074 euros

Comportamiento

Como os comentaba al hablar de los consumos, hemos puesto nuestra unidad del Kia Optima a prueba en diversos entornos, desde autopista hasta carreteras de montaña, y ya os adelanto que se trata de un modelo que aúna habitabilidad, confort y estabilidad.

Es cierto que la conducción de esta berlina te resultará placentera desde los primeros kilómetros con ella, y si eres de los que les gusta viajar, será tu aliada perfecta. Es confortable porque el interior es amplio, está bien resuelto y sus asientos presentan un mullido firme y un agarre aceptable. Además, el bastidor del nuevo Optima es más resistente que en versiones anteriores gracias a una mayor proporción de acero reforzado de alta tensión (UHTS), lo que te permite circular a mayor velocidad incluso en tramos revirados.

Kia Óptima.5

El 50% del bastidor está ahora hecho con UHTS, lo que significa un incremento de un 150% sobre el modelo anterior (que tenía un 20%). También se distingue por un aumento de un 450% en la cantidad de adhesivo estructural que se utiliza en su ensamblaje, cuyo resultado es una rigidez torsional incrementada en un 50% con relación al modelo al que sustituye, aunque el peso del bastidor es también 8,6 kg más ligero. El acero de mayor resistencia se ha utilizado para reforzar los pilares A y B, los estribos, el techo, al suelo, los pasos de rueda delanteros y la mampara trasera, lo que aumenta radicalmente la rigidez torsional en toda la carrocería.

La buena puesta a punto del chasis y la lograda suspensión se combinan con una mecánica y una transmisión automática de siete velocidades que actúan con total naturalidad, con suavidad. Es una mecánica que recupera con soltura desde muy bajas revoluciones y que ofrece unas prestaciones progresivas, mostrando un conjunto aplomado especialmente en autopista.

Kia Óptima.40

La dirección, por su parte, en ciudad resulta realmente cómoda, permitiéndote girar el volante incluso con un dedo -algo que se agradece a la hora de maniobrar con una berlina de estas dimensiones-, pero a pesar de que su dureza varía a medida que aumentamos la velocidad, no llega a ser tan firme como desearíamos en otras circunstancias. Cuando nos aventuramos por carreteras reviradas, resulta algo lenta y echamos en falta más información, pero hemos de partir de la base de que es un coche pensado para viajes largos, no para irnos ‘de tramo’, y en ese aspecto cumple a la perfección con su cometido.

El sistema VSM de Kia (Vehicle Stability Management) está presente de serie, lo que asegura la estabilidad en frenada y en curva mediante la gestión del control de estabilidad (Electronic Stability Control) y la asistencia eléctrica de la dirección si detecta una pérdida de tracción.

Concretamente hablamos de una servodireción de asistencia eléctrica en la cremallera (R-MDPS). Al estar montada directamente en la cremallera, en lugar de en la columna de dirección, la nueva dirección R-MDPS proporciona un mejor tacto y una respuesta más rápida y lineal al volante, particularmente alrededor del centro.

Kia Óptima.24

Hay que destacar el funcionamiento del sistema de reconocimiento de límites de velocidad que detecta las señales en la carretera y las muestra en la pantalla del navegador; y el del Sistema de Asistencia de mantenimiento en carril que detecta la posición del Optima en relación a las líneas de la carretera y automáticamente toma medidas correctivas si el coche va a abandonar el carril sin conectar el intermitente.

Respecto al confort de marcha, ya os he hablado de la escasa rumorosidad del propulsor diésel y la excelente elección que supone optar por la transmisión automática DCT. Ambos contribuyen a que tanto un viaje largo como un atasco sean más cómodos de lo habitual gracias a la ausencia de vibraciones o cambios de marcha bruscos, pues el funcionamiento del motor es lineal y progresivo y el cambio suave, rápido y con desarrollos largos que ayudan a contener los consumos.

Precio

El precio de nuestra unidad de pruebas, un Kia Optima 1.7 CRDi 141 CV DCT con acabado Drive y pintura metalizada, está disponible por 34.030 euros, a los que habremos de sumar un descuento de 8.405,67 euros (según la web oficial de Kia, precio final de 26.074 euros) y los posibles descuentos adicionales del concesionario.

Kia Óptima.19

Además, es importante no olvidar los siete años o 150.000 km de garantía que ofrece la marca coreana en toda su gama.

Por este precio podrás disfrutar de una berlina media realmente equilibrada a la que no le falta detalle, con un equipamiento de serie que incluye navegador, ABS, EBD, BAS, ESC, VSM, control de arranque en pendiente, bluetooth, entrada AUX, retrovisores exteriores eléctricos, sensores de lluvia y luces, sensores de aparcamiento traseros con cámara, alerta de cambio de carril involuntario, lector de señales de tráfico, asiento del conductor eléctrico y con memoria, control de crucero o climatizador automático bizona, entre otros.

Si queréis consultar todos los detalles y novedades de la gama Kia Optima 2016, podéis visitar nuestro artículo en este enlace.

Destacan su imponente presencia exterior, su amplio habitáculo con materiales de calidad, una extensa dotación de serie y tecnología para tratarse del acabado medio de la gama, el funcionamiento del cambio DCT de siete velocidades y su calidad de rodadura. Por su precio, bien podríamos decir que es de las mejores opciones del mercado.

Su maletero no es de los más amplios del segmento. No ofrece muchos opcionales para cada acabado (aunque para muchos puede ser un alivio). Solo hay una motorización disponible. El sistema de arranque no es de botón.

Galería de imágenes

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com