Inicio » Pruebas de Coches » Prueba Hyundai Veloster 1.6 TGDI 186 CV: Originalidad en estado puro
SONY DSC
SONY DSC

Prueba Hyundai Veloster 1.6 TGDI 186 CV: Originalidad en estado puro

No todos los interesados en un vehículo tienen las mismas necesidades. A la hora de adquirir un coche multitud de factores son los que terminan definiendo la compra, siendo el precio, la estética o la imagen de marca los que mayor peso suelen tener. Aunque en estos momentos la economía no da por regla general para muchos caprichos, la verdad es que hay una selecta parte de los usuarios que trata de buscar en su nuevo vehículo cierta diferenciación, no optando por lo que compra la mayoría de la población. Modelos como los Kia Soul, Hyundai Veloster, DS 4, Honda…
Diseño/Estética - 8
Calidad de acabados - 6.5
Equipamiento de serie - 8.5
Habitabilidad - 7
Maletero - 7.2
Motor/Refinamiento - 7
Prestaciones - 7.2
Consumos - 5.5
Comportamiento - 7.7
Dirección - 8.5
Frenos - 8.5
Calidad de rodadura - 8
Relación valor-precio - 6

7.4

Notable

Diferente, exótico y relativamente cómodo para ser un coupé, el Veloster es un rara-avis en nuestras carreteras. Mucho equipamiento y una presentación llamativa son sus señas de identidad. A pesar de su diseño deportivo, ni el motor ni el comportamiento transmiten lo mismo, siendo más GT que GTI

No todos los interesados en un vehículo tienen las mismas necesidades. A la hora de adquirir un coche multitud de factores son los que terminan definiendo la compra, siendo el precio, la estética o la imagen de marca los que mayor peso suelen tener.

Aunque en estos momentos la economía no da por regla general para muchos caprichos, la verdad es que hay una selecta parte de los usuarios que trata de buscar en su nuevo vehículo cierta diferenciación, no optando por lo que compra la mayoría de la población. Modelos como los Kia Soul, Hyundai Veloster, DS 4, Honda Civic y Nissan Juke son claros ejemplos de opciones que se salen de lo convencional en cuestiones de diseño.

prueba-hyundai-veloster-turbo-ext27

Cada uno en su especie tienen argumentos más que suficientes para captar la atención de los clientes más exóticos aunque el Nissan Juke, bien recibido por parte del público, al final sea un vehículo muy habitual en nuestras carreteras.

La oferta de Hyundai es por regla general muy convencional, ofreciendo turismos y crossovers de corte bastante clásico que cumplen con las necesidades de la gran mayoría de usuarios. Esto no quita que para esos clientes alternativos no haya una opción interesante dado que el Veloster trata de sorprender con sus formas a los más atrevidos.

prueba-hyundai-veloster-turbo-ext-b1

Durante algo más de una semana he tenido la oportunidad de compartir vivencias con un Veloster Turbo en un nada discreto color naranja mate y han sido muchos los curiosos que se han quedado mirándolo con interés, siendo unos pocos los que se acercaban sin vergüenza preguntando características. La conclusión más clara que he podido sacar es que es un auténtico desconocido, gusta y cuando conocen un poco más el producto convence.

DISEÑO

Lógicamente el éxito o fracaso del Veloster está sin duda alguna en su particular diseño. Es un coupé al uso pero no convencional. En Hyundai pensaron que el coupé “casi perfecto” sería aquel que luciendo una imagen dinámica no resultase incómodo en el día a día, algo que se ha logrado con su diseño asimétrico.

prueba-hyundai-veloster-turbo-ext22

Si por el lado izquierdo tiene una estampa muy deportiva, con una puerta que da acceso al conductor de generosas dimensiones, por el lado derecho añade una segunda puerta que facilita muchísimo las cosas a la hora de entrar en las plazas traseras, siendo de los pocos automóviles comercializados en Europa en presentar una solución parecida (junto con el Clubman de anterior generación y el Nissan Cube, ambos con diseños diferentes dependiendo del lado por el que se mire).

Hace algo más de un año Hyundai realizó un pequeño restyling para acercar el diseño del Veloster al resto de la gama. Estrenaba parrilla frontal algo más grande, pilotos posteriores con carcasas actualizadas y otros pequeños detalles, logrando un efecto más actual y moderno sin perder la esencia original.

prueba-hyundai-veloster-turbo-ext24

Que sea original tiene virtudes y lógicamente defectos. No a todo el mundo gusta. Sus proporciones no se asimilan al primer vistazo como en otras alternativas y esto ha frenado también su difusión en Europa. Y digo Europa ya que en Estados Unidos, Australia y Canadá es todo un éxito comercial.

INTERIOR

La evolución experimentada en toda la familia Hyundai también se aprecia en el Veloster. Los plásticos empleados transmiten sensación de calidad y los ajustes son buenos aunque siendo quisquilloso, se nota en pequeños detalles que no alcanza el nivel de un i30 quizás por aquello de tener en mente a un público norteamericano que es bastante menos exigente en este aspecto.

prueba-hyundai-veloster-turbo-int8

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

La postura al volante es cómoda. Todos los mandos están a mano aunque la consola central tiene muchos botones a los que hay que acostumbrarse. A pesar de esto, no me ha parecido que resulte más complicado que otras alternativas. La instrumentación tiene una lectura normal, con relojes claros y una pantalla LCD algo pequeña en la que se muestran los datos del ordenador de viaje.

En una posición protagonista está ubicada la pantalla del sistema de navegación y sonido, bien visible y que no requiere retirar demasiado la vista de la carretera. Táctil (pero algo imprecisa), me ha sorprendido que para poder visualizar la temperatura exterior sea necesario presionar una tecla dado que por espacio bien podría estar siempre visible.

prueba-hyundai-veloster-turbo-int5

El resto de funciones que incluye el dispositivo son las normales en coches de hace un par de años o tres, es decir, ofrece cámara de visión posterior, sistema de audio de altas prestaciones y ausencia total de acceso a aplicaciones, internet u otras “modernidades” muy de moda hoy día

En el reposabrazos del conductor quedan bien ubicados los mandos de los espejos eléctricos y los elevalunas, siendo curioso que haya tres botones. Es la primera vez que veo una solución similar y es que la tercera puerta lateral de lado derecho también cuenta con una ventanilla tradicional, algo que agradecerán mucho los pasajeros de la segunda fila. Quizás debería aprender DS con su “4”, un modelo también diferente a lo habitual y que lleva fijos los cristales de las puertas traseras.

prueba-hyundai-veloster-turbo-int10

Los huecos disponibles en el interior son suficientes y de correcta capacidad. Bajo el apoyabrazos central hay un cajón apto para guardar el móvil y la cartera mientras que las bolsas de las puertas y la guantera principal también son aprovechables.

EQUIPAMIENTO/PRECIO

La gama actual del Hyundai Veloster contempla dos motorizaciones. Si se opta por la más pequeña 1.6 GDI con 140 CV hay dos niveles de acabado disponibles para los usuarios (Klass y Tecno) mientras que si se elije el Turbo de 186 CV la terminación es única, siendo común en ambos la opción de la caja de doble embrague DCT.

Centrando la atención en la unidad testada, de serie incluyen elementos como el techo solar panorámico eléctrico, los faros de xenón, sistema de acceso y arranque sin llave, asientos tapizados en piel, cámara de visión posterior, sensores de aparcamiento traseros, sistema de navegación con pantalla táctil, asiento del conductor eléctrico, bluetooth, climatizador automático, sensor de lluvia, encendido automático de luces, luces diurnas por LEDs, asientos térmicos, etc.

prueba-hyundai-veloster-turbo-int9

Como puedes ver el equipamiento incluido es muy completo y salvo que quieras los últimos gadgets como la alerta de cambio de carril, detector de objetos en ángulo muerto o el control de crucero adaptativo, no echarás de menos nada. Esta completa dotación llega en parte para justificar una tarifa algo elevada

Sin contar con las promociones el Hyundai Veloster 1.6 TGDI 186 CV tiene un precio recomendado de 30.545 € cuando va asociado a la caja de cambios manual de seis velocidades y de 32.295 € cuando lleva el de doble embrague como la unidad testada. A esas tarifas hay que restar la promoción actual de 2.610 €, otros 1.200 € si se financia con la marca y 785 € si ya se es cliente de la firma. Todos son compatibles entre sí y en el mejor de los casos el coste arrancaría en los 27.700 € para el DCT, una cifra todavía algo elevada.

prueba-hyundai-veloster-turbo-int13

Rival directo como tal no tiene pero por ejemplo el Kia pro_cee’d GT con 204 CV y caja de cambios manual tiene una tarifa inferior a los 24.000 € con todos los descuentos. Un Volkswagen Scirocco 2.0 TSI 180 CV DSG By R-Line ronda los 27.000 € aunque no tiene una dotación parecida y ajustando el equipo se escapa hasta rozar los 30.000 €. Si se tienen en cuenta otros modelos como el Opel GTC 1.6 SIDI 200 CV manual con todo el equipo posible (algo más de 22.400 € con descuentos), el Veloster queda peor parado. Es el precio a pagar por un diseño diferente y el mejor acceso a las plazas traseras de los modelos mencionados.

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com