Inicio » Pruebas de Coches » Prueba Citroën C-Elysée 1.6 BlueHDI 100 CV Exclusive: Espacio asequible
0prueba-citroen-c-elysee20

Prueba Citroën C-Elysée 1.6 BlueHDI 100 CV Exclusive: Espacio asequible

El Citroën C-Elysée es uno de esos vehículos que se compra con la razón. Desarrollado para países emergentes que suelen reclamar una carrocería de tres cuerpos con buen maletero y suficiente amplitud a precio ajustado, en España se ha convertido en la opción lógica de aquellos clientes de la firma francesa que buscan el siempre deseado “bueno, bonito y barato”. Para aquellos que no lo sepan les gustará saber que tanto el C-Elysée de Citroën como el Peugeot 301 se fabrican en la planta de Vigo para los principales mercados internacionales salvo China, que tiene su propia versión adaptada a…
Diseño/Estética - 7.5
Calidad de acabados - 5.5
Equipamiento - 6
Habitabilidad - 8
Maletero - 8
Motor - 7.5
Prestaciones - 7.5
Consumos - 7.5
Transmisión - 7
Dirección - 7
Frenos - 7
Comportamiento - 6
Calidad de rodadura - 5.5
Relación valor-precio - 6

6.9

Bien

Una berlina pequeña correcta en muchos aspectos que puede cubrir las necesidades de aquellos que tienen un presupuesto ajustado. Por amplitud es muy interesante pero algunas soluciones baratas afean un conjunto bien pensado

El Citroën C-Elysée es uno de esos vehículos que se compra con la razón. Desarrollado para países emergentes que suelen reclamar una carrocería de tres cuerpos con buen maletero y suficiente amplitud a precio ajustado, en España se ha convertido en la opción lógica de aquellos clientes de la firma francesa que buscan el siempre deseado “bueno, bonito y barato”.

Para aquellos que no lo sepan les gustará saber que tanto el C-Elysée de Citroën como el Peugeot 301 se fabrican en la planta de Vigo para los principales mercados internacionales salvo China, que tiene su propia versión adaptada a los gustos locales. A pesar de ser un producto europeo no llega a todos los países del viejo continente y curiosamente en Francia es todo un desconocido.

prueba-citroen-c-elysee-c1

Durante una semana he tenido la oportunidad de compartir aventuras con una unidad del C-Elysée equipada con el estupendo motor 1.6 BlueHDI 100 CV. Y digo aventuras dada la mala suerte que tuve realizando uno de los viajes y que terminó con el coche en una grúa y un servidor con sus maletas en un taxi.

Diseño

Exteriormente el C-Elysée es un automóvil muy clásico, con tres volúmenes bien diferenciados y un toque muy elegante que le sienta muy bien. El frontal sigue las líneas fluidas ya conocidas en el C4, con unas ópticas rasgadas de bonito diseño.

Si echamos un vistazo al perfil se puede ver cómo los ingenieros de Citroën han realizado un buen trabajo, jugando con la estampación de las puertas y la línea de cintura para conseguir dinamismo. Esto es algo que en coches de coste contenido no suele hacerse al resultar mucho más caro de producir y por tanto, se agradece el esfuerzo.

prueba-citroen-c-elysee5

En la zaga sí se percibe mayor sencillez, utilizando unos pilotos de tamaño compacto que dejan todo el protagonismo a la superficie de chapa, algo que los diseñadores suelen hacer cuando tratan de transmitir “solidez y robustez”. Si lo han conseguido o no va en los gustos de cada uno pero aquí, en mi opinión, peca de una excesiva sencillez.

Interior

Si en su exterior el C-Elysée es un automóvil de que da muy bien “el pego”, en el habitáculo el ahorro de costes resulta mucho más evidente. Todos los plásticos son duros y de peor aspecto que por ejemplo en un Citroën C3 y aunque los ajustes no están mal, no alcanza el buen nivel obtenido en su gama pensada para el viejo continente.

En el acabado Exclusive la presentación es más vistosa que en los niveles más sencillos. Se incluye una moldura decorativa en la plancha central en color metalizado, volante y pomo del cambio en piel y un tapizado más aparente. En conjunto es algo más atractivo que los normales pero sin brillar o tratar de parecer algo que no es.

citroen_c-elysee_4

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »
Las soluciones de ahorro se notan en muchos elementos. La instrumentación es un claro ejemplo de ello, usando relojes de aspecto datado con una iluminación algo justa y poca información. Todos los C-Elysée tienen ordenador de viaje pero se muestra en la misma pantalla del sistema de audio, lo que obliga a retirar la vista de la carretera para consultar la autonomía o los consumos

El sistema de climatización sí trata de pasar por algo que no es. Incluye una pantalla digital como muchos climatizadores automáticos pero sin embargo es un aire acondicionado convencional con un reglaje algo complicado para ajustar la temperatura deseada. Aquí no habría estado mal incluir una climatización automática que no cuesta mucho.

prueba-citroen-c-elysee-b3

Tampoco me ha gustado la ubicación de los mandos de elevalunas. En la zona delantera se pueden accionar los cuatro eléctricos pero tienen los botones en la consola inferior justo delante del cambio, no resultando cómodos. Tampoco podrás manejar dos a la vez (salvo que tengas unas manos enormes). Si viajas en las plazas posteriores, para bajar o subir la ventanilla tendrás que incorporarte hasta llegar al túnel entre los asientos. Desde luego cómodo no es.

El apoyabrazos central delantero es el mismo que usaban coches del Grupo PSA hace unos años. No transmite solidez y de vez en cuando suelta algún crujido que otro. Los mandos de intermitentes y limpias también son de otra época, reflejando en estos detalles el ahorro.

prueba-citroen-c-elysee-b8

Habitabilidad

Como buen producto pensado para cumplir con las necesidades de muchas familias de países emergentes, el C-Elysée disfruta de un habitáculo suficientemente amplio. En las plazas delanteras la altura es correcta y el ancho suficiente para no discutir con el acompañante aunque sí se siente más estrecho que otros modelos similares, léase SEAT Toledo o Fiat Tipo.

En las plazas posteriores hay que destacar la generosa cota longitudinal que permitirá a los más altos viajar con holgura. La altura tampoco está mal y es la cota de anchura la que no termina de convencer para acomodar a un tercer pasajero. Mejorable es la ausencia de apoyacabezas central y, en el caso de los laterales, que sean fijos integrados en la banqueta.

prueba-citroen-c-elysee-b7

La capacidad del maletero es buena en términos generales con sus 506 litros mínimos pero aquí los Skoda Rapid y SEAT Toledo le sacan los colores al partir de los 550. Además cuentan con un amplio portón posterior frente a la tapa de tipo tradicional del C-Elysée que con su boca estrecha no termina de resulta práctica. Otro detalle feo es que no cuenta con apertura desde la propia tapa, debiendo hacerlo a través del mando a distancia o desde un botón en el interior.

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com