Inicio » Noticias del Motor » Mercedes-Benz W123: ¿Sabías que el primer Clase E nació en 1976 y fue todo un éxito de ventas?
Mercedes_Benz 123 (2)

Mercedes-Benz W123: ¿Sabías que el primer Clase E nació en 1976 y fue todo un éxito de ventas?

El Mercedes-Benz Clase E 2016 es, sin duda, uno de los lanzamientos más sonados de este año. A pesar de que sus continuistas líneas le asemejan excesivamente a un Clase C o un Clase S, la marca germana le ha equipado con un amplísimo elenco de innovaciones tecnológicas que hacen de él una auténtica maravilla sobre ruedas.

Sin embargo, hay un hecho que probablemente muchos hayan pasado por alto, un hecho sin el cuál el Clase E que conocemos a día de hoy quizá no fuera el mismo. Que la marca haya elegido el mes de enero para su presentación y que su elevado equipamiento tecnológico no se haya reservado para el próximo Clase S no es fruto de la casualidad, sino una forma de rendir homenaje a los 40 años de éxito del modelo.

Mercedes_Benz 123 (1)

Tanto los medios de comunicación como los clientes dieron una calurosa acogida al modelo desde su lanzamiento, agotándose por completo la producción prevista para el primer año; incluso en el mercado de segunda mano estaba tan cotizado que su precio era similar al de un vehículo nuevo.

El actual Clase E recibió su denominación en 1993, pero entre el 22 y el 28 de enero de 1976 veía la luz en el Circuito francés Paul Ricard el Mercedes-Benz W123, un lujoso automóvil donde la elegancia y la innovación fueron las protagonistas. Su llegada al mercado fue inicialmente en variante berlina (W), pero tan solo un año más tarde la gama se amplió con la versión Coupé (C) y, por primera vez, con un modelo Estate (S). Poco a poco el 123 ganó atractivo en el mercado y en apenas 10 años se fabricaron 2,7 millones de vehículos, entre los que tampoco faltaron versiones con carrocería extendida en 63 centímetros (V) y vehículos blindados destinados a cuerpos especiales.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Estéticamente, el Mercedes-Benz W123 reproducía los principales rasgos de diseño de la Serie 116 y los modelos R/C 107 SL, con unos faros delanteros en posición horizontal en lugar de las tradicionales ópticas montadas verticalmente, una caída del techo notablemente inclinada y numerosos ángulos en su línea. Además, su habitáculo gozaba de una calidad elevada y ofrecía una amplia funcionalidad, mientras que la gama de motores era de las más extensas del mercado.

Mercedes_Benz 123 (5)

Aunque la mayoría de las motorizaciones fueron heredadas de los W114 y W115 (“Stroke/8”), el W123 250 recibió el nuevo propulsor de seis cilindros y 2.5 litros M123 con 129 CV (95 kW) y el bloque de cinco cilindros turboalimentado OM 617 con 125 CV (92kW) que se montaba en el 300 D Turbodiesel. En total, nueve variantes diferentes que se complementaban con un elevado nivel de seguridad, un confort ejemplar y una sorprendente facilidad de mantenimiento para un coche de aquella época.

Pero entre los datos más reseñables de su existencia está el hecho de que sirvió como banco de pruebas para la investigación de sistemas de propulsión alternativos: en 1981 nacía el Mercedes-Benz W123 200 movido por gasolina y gas licuado, seguido de una versión eléctrica sobre la base del modelo Estate en 1982 y el W123 280 TE de hidrógeno en 1983.

Ya en 1985 la producción llegó a su fin, prolongándose sus ventas hasta principios de 1986 a pesar de que su sucesor, el W124, llevaba 10 meses en el mercado. Desde 1975 hasta 1986, los 2,7 millones de vehículos producidos se correspondían con 2.375.440 unidades de la variante estándar, 199.517 unidades del Estate, 99.884 unidades del Coupé, 13.700 unidades con batalla extendida y 8.373 unidades destinadas a los cuerpos especiales.

Galería de imágenes

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com