Inicio » Competición » Competición de Automovilismo » La bestia de las dunas: Este “Evoque” esconde el bloque V8 de 535 CV del Corvette en sus entrañas
Range Rover Evoque off-road (2)

La bestia de las dunas: Este “Evoque” esconde el bloque V8 de 535 CV del Corvette en sus entrañas

El Range Rover Evoque es uno de los SUV más vendidos en muchos mercados y gran parte de la culpa la tiene su atractiva estética. Sin embargo, hay algo que mucha gente desconoce, y es que bajo esa bonita línea también se esconde un 4×4 muy capaz para el segmento al que pertenece. Pero, ¿qué pasaría si para rematar la jugada además lo convirtiéramos en toda una bestia digna del Dakar con el motor de un Corvette en sus entrañas?

Pues eso es precisamente lo que han pensado desde Milner Racing, el conocido preparador de vehículos off-road y de competición, quien ha decidido utilizar el diseño exterior del SUV británico para dar a luz a su última creación. Eso sí, a pesar de su aspecto exterior, no os confundáis, en realidad poco o nada hereda del Evoque.

Sí, así es, el LRM-1 es un todoterreno 100% personalizado pero en realidad no está basado en el Range Rover Evoque. Para su desarrollo se han utilizado diversos paneles -tal y como podéis ver en la galería de imágenes- de un material compuesto a escala 4/5, lo que supone un tamaño algo menor que el original, al tiempo que las llantas tintadas en color naranja son ligeramente más grandes que las que se ofrecen en el modelo de serie.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Como la mayoría de coches del Dakar, estéticamente es similar a un vehículo de producción, pero en el frontal nos encontramos con múltiples tomas de aire sobre el capó para refrigerar las entrañas de este 4×4, mientras que los pasos de rueda han sido notablemente ensanchados y una imponente entrada de aire preside la parte superior. Bajo la carrocería, tampoco falta todo lo indispensable para trotar por las dunas, con elementos como un chasis de estructura espacial completa con una suspensión totalmente independiente con doble brazo oscilante.

Pero la guinda del pastel se encuentra bajo el capó. Bueno, para ser exactos en la parte posterior, donde se esconde nada menos que el poderoso bloque V8 LS3 de 6.2 litros que equipa el Corvette, capaz de producir 535 caballos de potencia. Este se complementa con un escape personalizado y una transmisión manual de cinco velocidades Tremec TK600 con rotación inversa, ejes de transmisión de alta resistencia y un diferencial de deslizamiento limitado.

Lógicamente, rematan el conjunto un sistema de suspensiones de largo recorrido con amortiguadores de tipo coilover, frenos de competición con discos de 380 milímetros y pinzas de seis pistones y un interior aderezado con todos los componentes necesarios para competir, sin comodidades. Si te gusta y estás pensando en hacerte con un juguete para subir al campo los fines de semana, por 125.000 libras -unos 147.368 euros al cambio– puede ser tuyo. Eso sí, yo casi que prefiero un Mercedes-Benz Clase G por ese precio…

Galería de imágenes

Fuente: Autoevolution

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com