Inicio » Noticias del Motor » Koenigsegg y su convertidor catalítico: Una patente que permite ganar 300 CV a su V8…
koenigsegg engine

Koenigsegg y su convertidor catalítico: Una patente que permite ganar 300 CV a su V8…

Si a un servidor le preguntan cuál es la marca de hypercars más espectacular del planeta quizá saliera de mi boca el complicado nombre de Koenigsegg, un modesto fabricante que nos ha sorprendido con impresionantes máquinas para correr y disfrutar.

En el caso del Agera RS, Koenigsegg ha montado un motor V8 con bancadas a 90 grados y doble turbo que produce 1.160 CV a 7.800 rpm – la línea roja está en las 8.250 rpm- y 1.280 Nm de par a 4.100 rpm.

Si analizamos estas cifras tenemos nada menos que 232 CV por litro de cilindrada, lo que es una pasada, sin embargo, ¿sabes la de artilugios tecnológicos que ha patentado Koenigsegg para lograr estas cifras?.

Hoy te voy a hablar de un sistema patentado por la marca que ha hecho que el modelo gane 300 CV de potencia respecto al mismo modelo sin este sistema.

El colector de escape de Koenigsegg tiene salidas muy cortas y delgadas hechas de 0.8 mm de inconel – se trata de una superaleación austenítica de base níquel-cromo- que en este caso está recubierta de cerámica.

El inconel es adecuado para esta tarea ya que trabaja muy bien a temperaturas muy elevadas de hasta 1.100 grados. Tener tubos revestidos de fina cerámica nos permite obtener muchos beneficios.

Los colectores de escape son muy pequeños, lo que significa un menor volumen de aire para comprimir antes de llegar al turbo.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Cuando llegamos al convertidor catalítico nos encontramos con el invento de Koenigsegg. La instalación de este convertidor catalítico patentado incorporado al sistema de escape y ubicado antes del turbo (junto a la válvula de descarga) permite aumentar las prestaciones notablemente. De esta manera el fabricante puede tener un convertidor catalítico más pequeño que si lo tuviéramos que instalar después del turbo.

Este permite conseguir un extra de 300 caballos ya que no tenemos un pequeño convertidor catalítico bloqueando los gases de escape todo el tiempo.

Si te lo preguntas, por supuesto que hay un poco de ciencia detrás de todo esto. Todas las restricciones que los gases se encuentren después del turbo son en realidad tres veces peores de lo que te imaginas.

Es por esto que una gran cantidad de preparadores eliminan o modifican el catalizador en sus coches con turbo. Esto hace que el coche sea ilegal para circular por la vía pública pero lo cierto es que mejora enormemente el rendimiento.

En Koenigsegg no pueden hacer esto porque sus vehículos tienen que cumplir con todas las normas aplicables, sin embargo, logran resultados similares al poner el precatalizador junto a la válvula de descarga. De esta manera, sólo montan un catalizador principal en la parte inicial del escape. Este catalizador es muy corto para reducir la presión de retorno, pero tiene un gran diámetro por lo que tiene una superficie activa muy generosa.

Aunque tires de manuales de fabricación e historia del automóvil el motor de Koenigsegg es el único motor de producción de alta potencia, turboalimentado en el mundo que tiene la menor contrapresión en el colector de escape de la presión de sobrealimentación que en el colector de admisión.

Como puedes ver, los gases de escape en sí no tienen poder, pero su perfecta gestión permiten aprovechar al máximo el potencial del motor.

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com