Inicio » Noticias del Motor » Amarás resaltos y baches gracias a los amortiguadores electromecánicos recuperadores de energía de Audi…
Audi RS 3

Amarás resaltos y baches gracias a los amortiguadores electromecánicos recuperadores de energía de Audi…

Llevamos tiempo comentando que ya hay varias marcas, entre ellas, Audi, que planean implementar el sistema eléctrico auxiliar de 48 voltios. La batería de iones de litio proporciona 10 amperios/hora de capacidad; sin embargo, el generador de arranque por correa produce 12 kW. Traducido en términos de ahorro de combustible, esto significa un ahorro de hasta 0,7 litros cada 100 kilómetros.

Con 48 voltios se pueden implementar las mismas funciones de hibridación ligera conseguidas con 12 voltios, pero en mucha mayor medida: por ejemplo, la fase de circulación por inercia con el motor de combustión apagado puede durar hasta 30 segundos.

Además de una mayor hibridación, el sistema eléctrico de 48 voltios abre las puertas a muchas otras ventajas. Su alto voltaje facilita el uso de secciones de cable más pequeñas, gracias a lo cual también se reduce el peso de los mazos de cable y evita la disipación de potencia.

Lo mejor de todo es que proporciona hasta cuatro veces más potencia que el sistema eléctrico de 12 voltios y, como aquel, amplía las perspectivas de innovación a interesantes tecnologías para la transmisión y la suspensión

Aunque se encuentra en fase de prototpipo, Audi nos ha hablado de eROT, un sistema de amortiguadores electromecánicos recuperadores de energía.

El sistema consiste en un amortiguador giratorio electromecánico que reemplaza al actual amortiguador hidráulico, y es capaz de recuperar energía durante el funcionamiento de la suspensión.

Un robusto brazo de palanca conectado a la rueda absorbe las fuerzas que son inducidas en la misma durante el movimiento de la suspensión. Mediante una serie de engranajes, se transmite la fuerza un motor eléctrico, el cual la transforma en electricidad.

Para que os hagáis una idea, se recuperan unos 150 vatios de media en carretera; desde 3 vatios circulando sobre una autopista bien asfaltada a 613 vatios sobre una carretera secundaria bacheada, así que imagínate lo que se recupera en cada resalto…

El sistema se emplea para recuperar energía y actúa a la vez como un amortiguador controlable activamente, eliminando la independencia que existe entre las fases de compresión y extensión que limita la eficacia de los actuales amortiguadores hidráulicos.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

La posición horizontal del sistema constituye una ventaja adicional: la eliminación de los amortiguadores verticales libera espacio adicional para su instalación.

También cuando hablamos de la suspensión, la alta tensión abrirá las puertas a nuevas tecnologías. Próximamente, Audi lanzará la primera de estas como parte de su producción en serie: el sistema electromecánico de estabilizadoras activas EAWS para el control del balanceo de la carrocería.

Aquí, un compacto motor eléctrico dotado de un engranaje planetario de tres etapas se interpone entre las dos mitades de la barra estabilizadora. Con un estilo de conducción orientado al confort, las dos partes en las que se encuentra dividida la barra estabilizadora están desconectadas, lo que se traduce en un excelente confort de marcha.

Si se elige un modo de conducción deportivo, el motor eléctrico de 1,5 kW de potencia, que es capaz de generar un par de torsión de hasta 1.200 Nm, hace que la barra estabilizadora comience a ejercer su función para controlar el balanceo de la carrocería.

El efecto es un comportamiento más deportivo: la carrocería se inclina menos en las curvas, la tendencia al subviraje se reduce y la aceleración lateral se incrementa. La estabilizadora delantera y la trasera pueden ser ajustadas independientemente la una de la otra.

Otra de las posibilidades del sistema es la recuperación de energía. Cuando por efecto de los baches de la carretera las ruedas de un mismo eje del vehículo siguen recorridos diferentes cada una de las partes de la barra estabilizadora conectadas al motor eléctrico transmiten el movimiento haciendo que funcione como un generador, lo que transforma la energía cinética en energía eléctrica.

Comparado con los sistemas actuales de estabilizadoras activas con funcionamiento hidráulico, el sistema de Audi basado en la tecnología de 48 voltios ofrece mayores ventajas. Puede desarrollar más potencia, trabaja más rápido y más eficientemente, y está activado incluso a bajas velocidades. La ausencia de un circuito hidráulico con su correspondiente fluido significa que el sistema también está libre de mantenimiento y es respetuoso con el medioambiente.

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com