Inicio » Noticias del Motor » 9 deportivos de producción cuyos motores fueron originalmente diseñados para arrasar en el circuito
Jaguar XJ220 (1)

9 deportivos de producción cuyos motores fueron originalmente diseñados para arrasar en el circuito

Si hace unas semanas os hablábamos de 12 deportivos de ensueño que tomaron prestados sus motores de modelos generalistas, hoy nos vamos al polo opuesto para hablaros de 9 modelos de calle cuyos motores fueron originalmente diseñados para arrasar en los circuitos. Todos ellos son modelos conocidos, grandes deportivos que marcaron nuestra historia y que, por desgracia, rara vez vemos circular por nuestras carreteras.

Algunos de ellos incluso podríamos decir que son joyas de coleccionista, modelos que actualmente pasan más tiempo en el garaje de sus afortunados propietarios que rodando sobre la pista, con unos precios en el mercado de segunda mano que alcanzan cifras desorbitadas y cuyas unidades disponibles bien podríamos contar con cuentagotas.

BMW M3

Aquí os dejo un interesante listado, ¡pero se aceptan propuestas para ver si podemos ir completándolo!

Ferrari F50

Con motivo del 50 aniversario de la marca italiana, Ferrari fabricó entre 1995 y 1997 un superdeportivo al que llamó F50. De este impresionante modelo se fabricaron tan sólo 349 unidades y solamente podían adquirirlo las personas que anteriormente hubieran poseído otros dos modelos de la marca, así que os podéis imaginar la exclusividad de la que gozaba.

Este increíble vehículo estaba construido en fibra de carbono y aluminio y, junto al Ferrari F40, es uno de esos modelos que marcaron un antes y un después en la marca del Cavallino Rampante. Su estética rompedora vino acompañada de un poderoso bloque V12 derivado del mismísimo monoplaza de Fórmula 1 que llevó a la gloria a Alain Prost.

Ferrari F50

También utilizado para el prototipo 333 SP, este bloque se caracterizaba por contar con una cilindrada de 4.700 centímetros cúbicos y 520 CV, estando directamente atornillado a la estructura -como en un F1- y gozando de una caja de cambios manual que pasaba la fuerza únicamente a las ruedas traseras. Una auténtica obra de arte.

Porsche 918 Spyder

El 918 Spyder representa la esencia de la filosofía Porsche: combina un motor con tecnología de competición con una aptitud de uso diario excelente y unas máximas prestaciones unidas a un consumo mínimo. Es un auténtico superdeportivo que ha sido diseñado alrededor de su mecánica híbrida, pero nos sorprendió hace algún tiempo con tres llamadas a revisión. Aun así, este modelo demuestra el potencial de la tecnología híbrida hasta un punto nunca visto, mejorando al mismo tiempo la eficiencia y las prestaciones.

Bajo el capó cuenta con una mecánica que combina un motor V8 de gasolina situado entre los asientos y el eje trasero con una cilindrada de 4.593 cm³ y una potencia de 608 caballos, pero en realidad éste se diseñó originariamente para el Porsche RS Spyder, un vehículo de carreras de resistencia construido por el fabricante alemán en 2005 para competir en la categoría Le Mans Protoype 2 (LMP2).

Porsche 918 Spyder

A ese potente propulsor hay que añadirle otros dos eléctricos, capaces de entregar de 156 y 126 CV. Desde Stuttgart se señaló que utilizando todos los motores se consigue una potencia combinada de 887 CV y un par de 800 Nm con un consumo medio de tan solo 3 Litros/100km, siempre y cuando utilicemos toda la energía disponible en las baterías. Con toda esa potencia el modelo es capaz de alcanzar los 100 km/h saliendo desde parado en tan solo 3.2 segundos, aunque algunos se conforman con réplicas bastante menos potentes.

BMW M1, M5 (E28, E34), M6 (E24)

El BMW 3.0 CSL fue el primer producto que salió de la recién creada filial deportiva de la marca bávara BMW Motorsport en 1973, mostrando por primera vez al mundo los característicos colores rojo, azul y púrpura que se asocian a los BMW más deportivos. Considerado como el padre de todos los modelos “M” posteriores, su motor (conocido internamente como M49) sirvió como base para desarrollar la mecánica del primer coche de calle de la división deportiva bávara, el mítico BMW M1.

BMW M1-M5

Esta joya sobre ruedas fue el primer y único BMW de producción en disponer de motor central trasero, y bajo el capó empleaba un motor M88 de seis cilindros en línea con doble árbol de levas a la cabeza que desplazaba 3.5 litros, estando equipado con inyección de gasolina Kugelfischer. Una versión del mismo sería más tarde utilizada también en la versión sudafricana del BMW 745i, así como en los BMW M6/M635CSi y BMW M5.

Dicho motor tenía seis mariposas de admisión, cuatro válvulas por cilindro y una potencia de 204 kW (273 CV) en la versión de calle, alcanzando una velocidad máxima de 260 km/h.

Jaguar XJ220

Todos los modelos tienen su momento. Algunos llegan con más estruendo del que hacen cuando se van, otros, consiguen mantenerlo latente incluso después de cesar su fabricación. Pocos, los menos, consiguen mantener inalterable la personalidad que les dio valor, incluso en sucesivas generaciones del modelo, pero casi ninguno deja la huella de modelos como el Jaguar XJ220, un deportivo que comenzó algo que la marca nunca ha pretendido volver a materializar.

Jaguar XJ200

El prototipo del coche se presentó en el Salón del automóvil de Birmingham de 1988 con unas pretensiones brillantes. Contaba con tracción integral, suspensión activa, alerón móvil, puertas de apertura estilo tijera… Su éxito fue tal que en el mismo Salón se vendieron todas las unidades previstas, unas 350, y eso que aún quedaban 18 meses para que el coche saliese a la venta.

Aunque la imagen del coche hace pensar en un V12 casi sin reparar en otras posibilidades, la realidad es bien distinta, ya que ante la imposibilidad de incorporar bajo el capó el poderoso bloque V12 del Jaguar XJR-9 ganador en Le Mans, los ingenieros de la firma británica optaron por un propulsor V6 de “sólo” 3,5 litros y dos turbos -basado en el del coche de rally del grupo B Metro 6R4- que desarrollaba 550 CV a 7.200 rpm y rendía un par de 645 Nm a 4.500 rpm.

Porsche Carrera GT

En 2003, Porsche empezó a fabricar en Leipzig un modelo superdeportivo de tipo roadster con motor central trasero y tracción trasera limitado a 1.270 unidades. La idea era clara: crear un atleta de circuito ancho, bajo, ligero y potente, naciendo así el Porsche Carrera GT. Este modelo buscaba ofrecer una reinterpretación de las características existentes y el uso de elementos de diseño nunca antes vistos, manteniendo a su vez una semejanza convincente con el diseño de los coches de producción de Porsche.

   ¿Buscas coche NUEVO?
Descubre nuestras ofertas »

Porsche Carrera GT

Lo que no todo el mundo sabe es que la unidad de potencia de diez cilindros ubicada detrás de la cabina del Carrera GT se basaba en un motor de aspiración normal de 3.5 litros que tiene sus raíces en una unidad desarrollada en secreto por Porsche para el equipo de Fórmula 1 Footwork en 1990. Ante el fracaso del proyecto, los alemanes volvieron de nuevo a la carga desarrollando el motor con una cilindrada de 5.5 litros para un programa de LMP1 que, finalmente, también fue desestimado para financiar el desarrollo del tan polémico Cayenne.

Todo apuntaba al fin de este propulsor, pero el sorprendente éxito del Cayenne hizo que Porsche contará con suficiente liquidez como para desarrollar un modelo capaz de hacer historia. Así, los responsables del proyecto rescataron de nuevo el potente motor y gracias a un nuevo aumento de su capacidad, el Carrera GT llegó al mercado con un propulsor V10 de 5.7 litros en el que los ingenieros de Porsche en Stuttgart-Zuffenhausen alcanzaron una potencia máxima de 450 kW (612 CV) a 8.000 rpm y un par máximo de 590 Nm a 5.750 rpm.

BMW M3 (E30)

Creo que prácticamente todos estaremos de acuerdo en que el BMW M3 E30 es el mejor M3 que ha salido de la fábrica de BMW Motorsport GmbH. Su nacimiento se debió principalmente a la rivalidad con Mercedes-Benz, quien planeaba lanzar al mercado una versión más potente que el 190E. Fue entonces cuando Eberhard Von Kuemheim, presidente de BMW en aquella época, encargó a la división deportiva de la marca bávara el desarrollo de una variante mucho más prestacional de su vulnerable berlina, el BMW Serie 3.

BMW M3 E30

Lo curioso es que en vez de utilizar un bloque de seis cilindros, BMW M optó por desarrollar un nuevo propulsor de cuatro cilindros en línea basado en los motores M12 de la Fórmula 1 y M88 de los M1, M5 y M6. Dicho propulsor, bautizado como S14, contaba con una cilindrada de 2.3 litros, una arquitectura de doble árbol de levas en cabeza con 16 válvulas y cambio Getrag 265/5 Sport (la 1ª hacia atrás), desarrollando en su primera versión 195 CV.

Posteriormente vieron la luz numerosas ediciones especiales, siendo la más destacada de ellas el BMW M3 Sport Evolution que suponía el cierre de la generación. Este era el tope de gama de los BMW M3 y solo llegaron al mercado 600 unidades, todas ellas con el motor de cuatro cilindros en línea ampliado a 2.500 cc y una potencia de 175 kW/238 CV, lo que significa que era 22 por ciento más potente que el BMW M3 estándar.

Porsche 911 GT3 (996/997)

El Porsche 996 se fabricó entre 1997 y 2005 y supuso un punto de inflexión en la historia del 911. Mantenía todo el carácter de su herencia clásica, pero era un automóvil completamente nuevo. Algo similar ocurrió en julio de 2004, cuando Porsche desveló la nueva generación de los modelos 911, conocidos internamente como 997. Los faros ovalados transparentes, con los intermitentes separados en el faldón delantero, suponían un retorno visual a los antiguos 911, pero el 997 ofrecía mucho más que estilo.

Porsche 911 GT3

Con el 996 Porsche lanzó una ofensiva de producto sin precedentes, con toda una serie de nuevas variantes. Entre ellas estaba el 911 GT3, que se convirtió en una de las estrellas de la gama en 1999 y mantuvo viva la tradición del Carrera RS gracias a su motor bóxer refrigerado por agua -el primero en incorporar esta tecnología-.

Con sus culatas de cuatro válvulas por cilindro, este seis cilindros turboalimentado basado en el propulsor Mezger -conocido así por su diseñador, Hans Mezger- de los 911 GT1 y 962 de Le Mans lograba 300 caballos de potencia y abría nuevos caminos en términos de reducción de emisiones, ruidos y consumo de combustible. Por desgracia, este motor murió con el Porsche 911 GT3 RS 4.0.

Chevrolet Camaro ZL1

El Camaro ZL1 de 1969 es, probablemente, uno de los deportivos más legendarios dentro de la historia de muscle car fabricados por General Motors. Lejos de lo que muchos piensan, este modelo no era una edición limitada a 69 unidades, sino un opcional de 4.160 dólares que mejoraba la calidad técnica del Camaro de serie.

Chevrolet Camaro ZL1

Y es que la década de los sesenta trajo consigo la prohibición de usar cualquier motor de más de 6.555 centímetros cúbicos en modelos que no fueran los Corvette o coches de grandes dimensiones, tal y como estipulaba la Asociación de Fabricantes de Automóviles, pero Vince Piggins -un empleado de Chevrolet- encontró un vacío legal en la disposición y creó el ZL1 sobre la base del Camaro SS 396. Este contaba con suspensiones sincronizadas F41, discos delanteros, corrugados de admisión y un exclusivo bloque V8 de 6.977 cc de aluminio bajo el capó.

Este propulsor resultaba tan especial porque pesaba lo mismo que un motor pequeño, permitiendo un manejo sorprendente del Camaro ZL1 y desarrollando una potencia total de 500 CV a 5.200 vueltas y 610 Nm de par motor. Por desgracia, a día de hoy no existen más de una veintena de vehículos, ya que su éxito fue reducido. Además, más de 30 unidades del Camaro ZL1 fueron retiradas por Chevrolet ante la imposibilidad de venderlas, haciendo que en la actualidad las pocas que perviven alcancen precios de hasta 250.000 euros.

Porsche 356A Carrera

El Porsche 356 fue el primer automóvil fabricado en serie por Porsche entre 1948 y 1965. Este curioso deportivo obra de Ferry Porsche, hijo y heredero del gran Ferdinand Porsche, equipaba un motor trasero montado sobre un chasis derivado de Volkswagen, de ahí sus semejanzas con el ‘Escarabajo’. Hoy en día hablamos de la marca alemana como sinónimo de precisión, rendimiento, pureza y perfección, y lo cierto es que el 356 es el primer capítulo de esta historia.

Porsche 356A Carrera

El primitivo Porsche 356 contaba únicamente con una potencia de 40 caballos a 4.000 rpm y estaba disponible en carrocerías de coupé y roadster, pero en 1955 nacería una leyenda, el Porsche 356A Carrera 1500 Speedster, el más alto de la gama. Este modelo estaba pensado para el mercado americano y pronto despuntaría entre los favoritos por pilotos de todo el mundo gracias a la incorporación del motor Dr. Ernst Fuhrman 547/1 de cuatro cilindros y 1.498 centímetros cúbicos que desarrollaba nada menos que 100 CV, una cifra considerable para la época. A día de hoy, algunas unidades alcanzan incluso el millón de euros en subastas.

Fuentes: Roadandtrack, Wikipedia, BMWBlog

Noticias del motor y Ofertas de Coches Nuevos - Autonocion.com